Nacionales

11 septiembre, 2016

Eduardo Barcesat: «Han logrado reunir a todo el imbecilismo en una sola solicitada»

Entrevista al constitucionalista Eduardo Barcesat sobre las tensiones en la Justicia luego de la solicitada que pedía la destitución del juez Daniel Rafecas, con la firma de empresarios, periodistas y diversas personalidades. Según el prestigioso abogado, esto constituye una «presión externa a la vía institucional para ver si logran que el juez renuncie por violencia moral», ubicada en el contexto de la «topadora institucional» que es el gobierno de Cambiemos.

El abogado constitucionalista Eduardo Barcesat dialogó con el programa «Quemar las Naves», de Radio Sur, acerca de la situación de la Justicia argentina, especialmente luego de la publicación de la solicitada pidiendo la renuncia del juez Daniel Rafecas y de los diversos pronunciamientos en su defensa.

– ¿Qué lectura se puede hacer de la solicitada que salió esta semana contra el juez Daniel Rafecas?

– Hay una embestida que fue anunciada por Jorge Lanata, el comunicador oficial del Gobierno -es decir, también de Héctor Magnetto-, el 24 de julio del corriente año en su programa Periodismo Para Todos. Dijo que el Gobierno ya tenía los votos suficientes en el Consejo de la Magistratura para remover a tres jueces. Uno es Rafecas, el otro es Eduardo Feiler y el tercero es Carlos Rosansky.

La embestida, quizás más silenciosa pero no por ello menos deletérea, comenzó por el doctor Rosansky ante el Consejo de la Magistratura haciendo un ejercicio de resurrección de denuncias hechas por Julio Piumato, sobre supuesto acoso laboral, que estaban archivadas desde el 2006 y el 2013. De otra forma, pero no menos intensa, ha sido la embestida que ahora se pretende contra el juez Daniel Rafecas.

Debemos reconocer que han elegido a los mejores jueces. Si por algo se quieren desprender de ellos es porque son los jueces más valiosos, más independientes y de mejor trayectoria académica. Si ustedes comparan los antecedentes curriculares de cualquiera de ellos tres con los de jueces como Bonadío o Ercolini se van a encontrar con una diferencia abismal a favor de los que hoy son perseguidos. A los cuales habría que sumar, aunque todavía la embestida no sea abierta, al doctor Casanello.

Contra esto ha reaccionado, afortunadamente y con mucha fuerza, la opinión jurídica calificada. Basta con chequear las firmas de quienes pretenden destituir a Rafecas con las de quienes lo apoyan para darse cuenta de la inmensa diferencia de calidad institucional a favor de quienes lo apoyan y no de los que se han embanderado en esta estúpida caza de brujas que pretende alentar este Gobierno, que es una topadora institucional.

– ¿De quién estás hablando cuando decís “se quieren desprender”?

– Del partido del poder. El partido del poder son las grandes corporaciones transnacionales, los medios comunicacionales hegemónicos y la pata podrida del Poder Judicial. Y es ese partido el que se encuentra ahora comprometido a buscar, a través de alguna iniciativa institucional, hacerle la vida imposible o remover a estos jueces.

Bueno, este es el cuadro institucional que tenemos en relación con Rafecas. Y se corresponde con el avasallamiento que ha operado respecto del Congreso de la Nación a través del mecanismo extorsivo de negarle remesas a los gobiernos provinciales si es que no apoyan las leyes que impulsa el macrismo. Entonces creo que es tiempo de alertar a la opinión pública que no solamente hay un cretinismo en materia de tarifas, costo de vida y despidos, que por supuesto es lo que se ve y se siente primero, sino que también hay un cretinismo institucional contra el que hay que convocar a las fuerzas más progresistas y democráticas de la Argentina para impedir que esto siga avanzando. Y en lo posible hacer que este gobierno Macri pierda su hegemonía lo antes posible.

– El tema con la Justicia es que tiene mucho de protocolar en sus formas pero evidentemente hay un fondo que se relaciona con qué tipo de democracia se ejercita, porque muchos temas de densidad política muy relevantes para el país se definen detrás del telón de la Justicia, en un espacio oculto…

– Yo creo que de protocolar al momento tienen muy poco. Están actuando de una manera groseramente antijurídica e invasiva de la independencia de los poderes. De manera que esa campaña que hablaba de mejorar la calidad republicana y las instituciones, así como de la independencia de las instituciones judiciales se acreditó como una farsa. Y los que está en marcha es evidentemente un poder hegemónico que no admite la menor resistencia u oposición.

El Consejo de Magistratura está hecho una inmundicia, el Congreso está inoperante y apenas hay algunos atisbos ahora de recuperar un poco la presencia, que realmente fue pulverizada en los primeros meses de la gestión Macri. Ahora me parece que hay ya una situación en que los dirigentes comprenden que si siguen dándole la aprobación y la tolerancia a este Gobierno lo que viene es que van a perder totalmente prestigio, apoyo popular y en definitiva se van a convertir en algo difícil de diferencia respecto del proyecto neoliberal, entreguista y dependentista que está en marcha.

– En la solicitada se pide remover a Rafecas de su cargo por “parcialidad”, pero en las firmas se puede percibir otro tipo de parcialidad respecto de los firmantes…

– Han logrado reunir a todo el imbecilismo en una sola solicitada.

– ¿Pero cuáles son los pasos institucionales que habría que seguir para una destitución como la que pide en esa solicitada?

– La única forma es mediante acusación ante la Comisión de Disciplina y de Acusaciones del Consejo de la Magistratura para el Poder Judicial de la Nación. Y eso requiere también una mayoría de votos que no creo se den tan automáticamente ni tan rápido. Por eso hacen una presión externa a la vía institucional para ver si logran que el juez renuncie por violencia moral.

Lo que sí debo decir es que el Consejo de la Magistratura, particularmente su Comisión de Disciplina y Acusación -y digo esto con mucho conocimiento de causa porque intervengo como defensor del doctor Carlos Rosansky- avasalla en cosas que parecen inimaginables, aún para una opinión pública no especializada. Han hecho las cosas más groseras que puedan imaginarse. El afán de poder y de cumplir con la manda del presidente los lleva a estos atropellos e incluso a sentirse orgullosos de pasar por encima de las instituciones y de los reglamentos. Y, por supuesto, quebrantan, sepultan la supremacía de la Constitución Nacional.

Esta es la lucha. Frente a esto hay que tener movilización en el sector popular y hay que tener gente con iniciativas institucionales para frenar esta topadora institucional que se nos instaló el 9 de diciembre de 2015. No hay otro camino.

– ¿Qué posibilidades tiene el oficialismo de avanzar en contra de la procuradora Alejandra Gils Carbó?

– Ya han hecho todo lo impensable para ver si renunciaba o si le hacían ingrata la presencia, hasta que fracasaron porque la postura de integridad moral e intelectual de la doctora Gils Carbó los ha desalentado de momento, por lo menos, de embestir contra la jefatura del Ministerio Público Fiscal. Pero eso no significa que debamos descuidarnos y pensar que ya no van a volver o que no va a haber otros intentos.

Los avances contra Rafecas y Rosansky demuestran que están en la cumbre de la rispidez para uniformar y disciplinar a los jueces independientes. De manera que la tarea es muy importante, es ardua, lo digo desde adentro y cumpliendo roles fuertes de oposición. Yo ya he anticipado en la defensa de Rosansky que si no dan marcha atrás vamos a denunciar a todos los integrantes de la Comisión de Disciplina y Acusación por prevaricato, que significa fallar contra derecho a sabiendas, y por violación de los deberes de funcionario público. Rodarán cabezas, pero no vamos a permitir que este atropello institucional avance en la forma en que lo viene haciendo.

Tengo un moderado optimismo porque veo que jueces federales han frenado los tarifazos. Está bien que después la Corte resuelve de la manera que resuelve y es deplorable que lo haya hecho así. Pero cuando la maquinaria de los jueces independientes se pone en marcha, que tiemblen los dictadores.

Foto: Luciano Thieberger / Clarín

 

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas