América del Norte

26 agosto, 2016

EEUU detuvo a 26 mil menores de edad en la frontera en el primer semestre

Según denunció el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en el primer semestre del año miles de niños, niñas y adolescentes no acompañados fueron detenidos intentando cruzar la frontera desde México hacia los EEUU. Maltratos, falta de derechos y deportaciones.

Según denunció el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en el primer semestre del año miles de niños, niñas y adolescentes no acompañados fueron detenidos intentando cruzar la frontera desde México hacia los EEUU.

El organismo señaló que en total se trató de 26 mil menores interceptados por las fuerzas de seguridad y recluidos en centros de detención. Un número considerablemente mayor a los 18.500 capturados en la primera mitad de 2015.

Otros 16 mil procedentes principalmente de El Salvador, Guatemala y Honduras fueron detenidos en México cuando intentaban llegar a territorio estadounidense. Además, alrededor de 200 han muerto o desaparecido durante la peligrosa travesía de acuerdo a la Organización Internacional de Migraciones (OIM).

Justin Forsyth, director ejecutivo adjunto de Unicef declaró: «Es desgarrador pensar en estos niños -la mayoría de ellos adolescentes, pero algunos aún más jóvenes- haciendo este viaje agotador y extremadamente peligroso en busca de seguridad y una vida mejor».

El funcionario añadió que estos datos dan cuenta de «la crucial importancia de lidiar con la violencia y las condiciones socioeconómicas en sus países de origen».

Cabe destacar que actualmente la pobreza alcanza valores muy altos en Honduras (63%), Guatemala (60%) y El Salvador (32%). Esto constituye una causa directa de las migraciones. A esto se suman los altos niveles de violencia: El Salvador tiene el mayor índice de asesinatos del mundo con una tasa de 103 por 100 mil habitantes, seguido de Honduras con 57 y Guatemala con 30.

Por todo esto Unicef anunció que el flujo de migrantes no se detendrá y sostuvo que es necesario dar respuestas acordes para garantizar las condiciones de vida de los mismos.

Detención y deportación

Unicef señaló que solo el 40% de los niños, niñas y adolescentes que arriban a EEUU logran acceder a un abogado. El 60% restante, sin asesoramiento legal, tiene muchas más chances de ser deportado nuevamente a su país de origen.

El organismo dependiente de Naciones Unidas advirtió también que los casos ante los tribunales de inmigración pueden durar años. Durante ese período las y los menores no tienen estatus legal en EEUU y, por ende, no tienen acceso a la sanidad y otros servicios públicos.

Incluso, aunque formalmente tienen garantizada la escolarización, «se han dado episodios en los que se ha impedido que acudan a las clases», denunció Unicef.

Forsyth convocó a «recordar que los niños, sea cual sea su estatus, son antes que nada niños». «Tenemos el deber de protegerlos en un ambiente saludable», concluyó.

Una crisis con historia que se sostiene y agrava

Centro Detención EEUU
Centro de Detención de Menores en EEUU (2014)

En 2014 por primera vez cobró relevancia mundial el problema de los niños migrantes hacia los EEUU. Hasta el presidente Barack Obama tuvo que dar cuenta del hecho y calificarlo como una “crisis humanitaria”.

Los datos eran contundentes: en 2011 la cifra fue de entre de seis mil a ocho mil, en 2012 de 13.625 y se incrementó a 24.668 en el 2013. Desde octubre de ese año hasta junio de 2014 el número se elevó a 50 mil.

El gobierno habilitó entonces bases militares en Oklahoma, Texas, Arizona y California donde los menores permanecieron recluidos. Pronto los medios de prensa denunciaron que miles permanecían hacinados en celdas de concreto insalubres de la Policía Fronteriza y dormían en el piso.

“En nuestro país, asesinos, narcos y pandilleros tienen garantizada asistencia legal bajo la Constitución. Nuestra propuesta de ley simplemente le da estos mismos derechos de asistencia legal a niños pequeños y vulnerables que se enfrentan a una posible deportación”, dijo en su momento la congresista por California, Lucille Roybal-Allard. Ese proyecto nunca logró pasar por el Congreso.

Por su parte Megan McKenna, responsable de la organización no gubernamental Niños en Necesidad de Defensa (KIND, por sus siglas en inglés), explicó que «el 40% o más de estos niños” podrían recibir algún tipo de alivio migratorio que les permitiera quedarse en Estados Unidos, aunque sea temporalmente.

Según McKenna, más allá de la deportación, existen otras tres salidas legales para las y los menores: solicitar asilo en caso de que teman ser perseguidos si regresan a sus países de origen, solicitar el Estatus de Inmigrante Juvenil Especial (SIJS) si han sido abandonados o abusados por sus padres o solicitar un visado U si han sido víctimas de un crimen grave.

“La clave está en si tienen o no abogado. Si no tienen abogado no pueden acceder a estas formas de alivio. Con un abogado tiene más éxito”, concluyó la representante de la ONG.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas