América Latina

25 agosto, 2016

Fuego cruzado en la etapa final del impeachment

El proceso final del impeachment contra Dilma Rousseff inició bajo un clima de tensión y agresividad que agrava el cuestionado proceso contra la presidenta de Brasil. El lunes 29 será el turno para defensa de Rousseff. Entre el martes 30 y el miércoles 31 se conocerá el veredicto.

El proceso final del impeachment contra Dilma Rousseff inició bajo un clima de tensión y agresividad que agrava el cuestionado proceso contra la presidenta de Brasil. El lunes 29 será el turno para defensa de Rousseff. Entre el martes 30 y el miércoles 31 se conocerá el veredicto.

La destitución definitiva de Dilma Rousseff de la Presidencia de la República puede llevarse adelante con el voto afirmativo dos tercios del Senado, es decir, 54 votos afirmativos sobre el total de 81 senadores. Michel Temer, presidente interino y principal interesado en destituir a Rousseff, se mantiene en silencio mientras negocia día y noche para asegurarse los votos necesarios para ocupar la presidencia de Brasil hasta 2018. La presión ejercida por Temer hacia los senadores se intensifica por su deseo de participar de la Cumbre del G-20 el 4 y 5 de septiembre, por lo que precisa ser ratificado como presidente con anterioridad a esa fecha.

Denuncias del PT por irregularidades en el juicio

La sesión inicial comenzó a las 9.30hs en el recinto de la Cámara de Senadores encabezada por el presidente del Supremo Tribunal Federal (STF), Ricardo Lewandowski.  Los parlamentarios del Partido de los Trabajadores (PT), formación política a la que pertenece Rousseff, presentaron diversas denuncias por irregularidades en el proceso judicial.

Varios elementos indican un proceso irregular en el juicio político contra Dilma Rousseff. Uno de ellos se vincula con el período que este proceso debe abarcar. La Constitución establece 180 días como plazo para llevar adelante el impeachment, pero en este casi Dilma Rousseff es llevada a juicio a poco más de 90 días de iniciado el proceso.

“En diversas ocasiones, los derechos de la defensa fueron sustraídos sin considerar que es una presidenta de la República la que está siendo juzgada”, afirmó Gleisi Hoffmann, senadora del PT. “Este Senado no tiene la moral para juzgar a la presidenta Dilma”, agregó.

Como respuesta, los partidarios de Michel Temer repitieron sus prácticas de insultos, injurias y ataques a sus oponentes, tal como sucedió en la votación del 12 de mayo. Los enfrentamientos entre ambos bloques se cristalizaron en el intercambio entre Lindbergh Farias (PT) y Ronaldo Caiado del partido DEM, aliado de Temer. Caiado acusó al PT de querer “enturbiar el proceso”.

Farias respondió que “ellos están con miedo de una eventual delación del diputado suspendido Eduardo Cunha, que es quien tiende a conducir a los golpistas”.

José Eduardo Cardozo, abogado de la defensa, y Janaína Paschoal, abogada de la acusación, también tuvieron fuertes entrecruces de palabras y acusaciones mutuas.

Primeros testimonios

En horas de la tarde formuló su declaración Júlio de Oliveira, Fiscal del Tribunal de Cuentas de la Unión (TCU), que respondió preguntas vinculadas a los asuntos fiscales del gobierno de Rousseff. Durante esta declaración, Lewandowski decidió cambiar la condición de Oliveira de “testigo de la acusación” a “informante”. Esto responde a un pedido de la defensa, debido a que Oliveira participó activamente en el análisis de las cuentas de Rousseff y formuló las tesis presentadas por los denunciantes.

Durante los próximos tres días se esperan largas sesiones donde se escucharán testimonios. Sin embargo, el día D puede ser el lunes 29, cuando Rousseff se exprese ante el mundo en un momento crucial en el país.

El 29, un día decisivo

En declaraciones con el periódico Brasil de Fato, el senador Lindberh Farias expresó, en relación a la exposición de Dilma del próximo lunes 29 de agosto, que “el movimiento que ella realice es decisivo. No tengo dudas que será un momento que va a marcar la historia del país”.

Por su parte, el ex presidente Luiz Inácio “Lula” Da Silva participó de un acto en apoyo a Rousseff junto a los trabajadores de PDVSA en Rio de Janeiro. «Comenzó la semana de la vergüenza nacional”, manifestó. Desde el PT anunciaron que Lula estará presente en el Senado durante el testimonio de Dilma.

Numerosas organizaciones sociales y populares que denuncian el golpe de Estado y la ilegitimidad del gobierno de Temer se mantienen movilizados en las cercanías del Senado, donde permanecerán en vigilia hasta el próximo lunes 29, cuando Dilma se presente para hacer uso de los 30 minutos que se estipulan para su defensa.

La población brasileña se mueve entre la alerta, la indignación y el hastío. Aunque con opiniones divididas, el pueblo brasileño se mantiene expectante sobre este proceso que puede virar la historia de la democracia brasileña y continental por los próximos años.

Mientras tanto, Dilma se mantiene atenta al proceso desde el Palacio de la Alvorada, donde prepara el discurso más importante de su mandato.

Micaela Ryan – @LaMicaRyan

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas