Sin categoría

16 agosto, 2016

Prohibición del uso del burkini, ataques islamófobos y justificaciones gubernamentales

Por lo menos en tres ciudades balnearias francesas se han aprobado ordenanzas que prohíben el uso del «burkini», un traje de bajo para mujeres musulmanas que cubre todo el cuerpo. Ya se están aplicando multas y en la isla de Córcega hubo enfrentamientos que terminaron con varios heridos.

El sábado 13 de agosto la Justicia francesa confirmó el veto al uso del burkini en la playa de la localidad balnearia de Cannes, un traje de baño especial para mujeres musulmanas que sólo deja a la vista manos, pies y rostro. Otras dos ciudades francesas ya reprodujeron la medida y se han comenzado a aplicar multas a las bañistas. Simultáneamente, en la isla de Córcega, hubo enfrentamientos y ataques a la comunidad musulmana por un incidente playero que comenzó por el acoso a un grupo de mujeres que usaban la prenda de baño.

El tribunal administrativo de Niza, al que habían recurrido el Colectivo Contra la Islamofobia (CCIF) en Francias y tres mujeres individualmente, confirmó la prohibición del uso del burkini en la playa definido a inicios del verano, el 28 de julio, por el alcalde de Cannes, David Lisnar, quien señaló que se trata de “un uniforme símbolo del extremismo islamista”. El CCIF ya anticipó que recurrirá el veto en el Consejo de Estado.

El juez del tribunal intermedio consideró que el veto se encuadra dentro de los principios de Francia como República laica, que ya en la Constitución definen: “Se prohíbe a cualquier persona hacer prevalecer sus creencias religiosas sobre el respeto de las reglas comunes que rigen las relaciones entre colectividades públicas y particulares”. Esta interpretación se hace, además, en un contexto nacional signado por los recientes atentados terroristas y por el estado de excepción derivado de ellos. La burka, vestimenta tradicional que cubre todo el cuerpo se encuentra prohibida para el uso callejero, hace ya varios años en Francia.

En esta semana, las autoridades de Cannes ya aplicaron una multa que ronda los 40 euros a tres mujeres que fueron descubiertas in fraganti delito de baño en las aguas del balneario más famoso de la Costa Azul francesa usando el prohibido burkini. La localidad vecina de Villeneuve-Loubet incorporó la prohibición el pasado 5 de agosto, mientras que la pequeña ciudad de Le Tourquet, al norte del país, anunció que pondrá en vigencia una prohibición similar durante esta semana.

El alcalde socialista del poblado de Sisco, en la isla de Córcega, Ange-Pierre Vivoni, ya confirmó su adhesión al veto después de los incidentes registrados este fin de semana en la isla, que culminaron con varios heridos, intento de linchamiento de habitantes musulmanes y la quema de varios vehículos. Los incidentes comenzaron cuando algunos turistas intentaron fotografiar a varias mujeres musulmanas bañándose con el polémico burkini y sus acompañantes salieran a intentar impedírselo. Algunos jóvenes corsos comenzaron a agredir a los musulmanes con armas blancas y el conflicto se extendió rápidamente, para culminar en un ataque masivo contra uno de los barrios musulmanes, que dejó varios heridos y durante el que se quemaron por lo menos tres autos.

La isla de Córcega tiene poco más de 300 mil habitantes, de los que aproximadamente un 10% son de origen magrebí, en su mayoría instalados desde los años 60, cuando De Gaulle les entregó tierras en la isla a miles de argelinos expulsados de su país. Si bien los choques entre esta población y los muy activos nacionalistas corsos son habituales, han recrudecido fuertemente en los últimos meses.

A fines de julio el Frente de Liberación Nacional Corso (FLNC) emitió un comunicado en el que advertía a los musulmanes locales acerca de un posible ataque extremista en la isla: “Sepan que todo ataque contra nuestro pueblo tendrá una respuesta determinada y sin contemplaciones”. El FLNC, histórico grupo corso nacionalista partidario de la acción directa, hoy se encuentra “desmilitarizado”, pero de todos modos tiende a atribuirse la aplicación e interpretación de la ley a nivel local.

“Vuestra filosofía medieval no nos asusta. El pueblo corso es fuerte. Fuerte, gracias a siglos de lucha y de decisiones politicas difíciles que no nos han hecho caer jamás, como vosotros, en la barbarie”, concluye el comunicado.

En los últimos meses se han registrado diversos ataques islamófobos en la isla, incluyendo el ametrallamiento de una carnicería “halal” y el ataque incendiario contra una mezquita.

A nivel nacional, la prohibición islamófoba contra el burkini se justifica desde un discurso supuestamente progresista en defensa de los derechos de la mujer. Hace algunos días, en una entrevista con el periódico Le Parisien, la ministra de los Derechos de las Mujeres, Laurence Rossignol, consideró que el burkini reproduce “una visión profundamente arcaica del lugar de la mujer en la sociedad” y que su uso apunta a “disimular el cuerpo de la mujer para controlarla mejor”.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas