Mundo Gremial

12 agosto, 2016

“Cachorro” Godoy: “Este paro va a crecer y va a ser más contundente”

El centro de Buenos Aires fue testigo este jueves de una jornada de lucha que abarcó casi todo el día en las calles. Antes de que llegaran las Madres a la Plaza con su ronda número 2 mil, los sindicatos nucleados en la CTA Autónoma y miembros de distintas organizaciones sociales realizaron una jornada de protesta que confluyó en un acto en Plaza de Mayo con más de 25 mil asistentes.

El centro de Buenos Aires fue testigo este jueves de una jornada de lucha que abarcó casi todo el día en las calles. Es que antes de que llegaran las Madres a la Plaza con su ronda número 2 mil, los sindicatos nucleados en la CTA Autónoma y miembros de distintas organizaciones sociales como Barrios de Pie, la Corriente Clasista y Combativa y la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) realizaron una jornada de protesta que confluyó en un acto en Plaza de Mayo con más de 25 mil asistentes.

Las consignas de la movilización se centraron en el ajuste sobre los trabajadores. Según denuncia el último informe del Observatorio de Derecho Social de la CTA Autónoma, en el primer semestre se perdieron más de 128 mil fuentes de empleo. Si bien la primera oleada los despidos fueron centralmente en el sector público, esta tendencia se está revirtiendo a tal punto que en los últimos dos meses el 93% de los despidos se dieron en el ámbito privado.

Esas estadísticas quizás explican el color que adoptó esta movilización que, a diferencia de otras jornadas de protesta de este año como la del 24 de febrero, contó con mayor presencia de trabajadores del sector privado. Además de los verdes de ATE, en la nutrida columna que avanzó por Av. de Mayo también se encontraban los trabajadores aceiteros, de prensa, visitadores médicos, telefónicos, empleados del cuero, de seguridad privada y gastronómicos. Completaban la participación del sector público en la movilización los docentes de CONADUH, trabajadores de la Salud ligados a FESPROSA y judiciales de la Federación Judicial Argentina (FJA).

La “unidad en la lucha” fue un concepto que se repitió entre varios de los dirigentes que dieron su discurso en el palco montado en la Plaza de Mayo. Apareció también la importancia de dar continuidad al espacio unitario que se generó con la movilización del pasado domingo por “Paz, Pan, Tierra, Techo y Trabajo”, que mostró la potencia y la fortaleza de las organizaciones sociales peleando en las calles.

Abrió el acto Hugo “Cachorro” Godoy, secretario general de ATE Nacional, quien sostuvo que “si el Gobierno no cambia el rumbo de privilegiar a unos pocos afectando a la mayoría del pueblo argentino, este paro va a crecer y será más contundente». Godoy señaló que había 25 mil personas movilizándose en Buenos Aires y más de 150 mil a nivel nacional.

Un poco de color aportaron las solidaridades internacionales traídas en inglés con traductor por la australiana Sharan Brurrow (Secretaria General de la Central Sindical Internacional) y el ecuatoriano Víctor Báez Mosqueira (Secretario General de Central Sindical de las Américas).

A ellos, siguieron las palabras de otros dirigentes sindicales que se encontraban presentes en la manifestación: Yofra por aceiteros, Corsiglia por la CICOP (trabajadores de la salud), Torres y Tiscornia por docentes y Blasco por judiciales. Todos los discursos fueron fuertemente críticos al gobierno, exigieron la reapertura de paritarias y el cese de los despidos.

Ricardo Peidro, secretario adjunto de la CTA-A, llamó a la unidad en todo el mundo ante el poder de las corporaciones mundiales. “Frente al avance de las patronales, no queda otra que dar una respuesta a nivel global de que no vamos a permitir que avancen sobre nuestros derechos”, expresó. Y denunció: “Nos quieren hacer elegir entre derechos o salario, y nosotros no sólo no vamos a elegir, sino que también queremos salud y educación”.

La caliente interna de la CTA

Ante la ausencia de Pablo Micheli, el acto fue cerrado por Peidro, secretario adjunto de la CTA. “Esta conducción demuestra que no se queda sentada esperando que otras organizaciones declaren un paro, sino que llama a construirlo”, criticó solapadamente el dirigente a su compañero.

Los convocantes a la movilización de este 11 de agosto son los mismos que internamente están realizando críticas al secretario general de la Central, Pablo Micheli. La acusación, en este caso en particular, se centra en los intentos de Micheli de generar una acción más amplia con otras centrales sindicales.

La presencia de los judiciales fue muy importante en la disputa interna de la CTA-A. Si bien forman parte del sector que adhiere a los planteos de Pablo Micheli, participaron de la jornada de lucha poniendo por encima de las diferencias internas la importancia de la pelea contra el ajuste, tal como expresó en su discurso Hugo Blasco, secretario general de la Federación.

Karina Said

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas