América Latina

10 agosto, 2016

Consejo Electoral de Venezuela estableció plazos para el referéndum revocatorio

El Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela anunció los lapsos para la realización del referéndum revocatorio que impulsa la oposición. De efectivizarse, el referéndum no tendrá lugar hasta 2017.

Tibisay Lucena, máxima autoridad del Poder Electoral venezolano, dio a conocer el cronograma de plazos para llevar adelante la próxima etapa del referéndum revocatorio, según lo establece la Constitución. Si se cumplen los requisitos establecidos, el referéndum revocatorio puede llevarse adelante a principios de 2017.

Al realizar este anuncio el martes 9 de agosto, Lucena enfatizó sobre la necesidad de respetar los lapsos establecidos para garantizar que los procesos sean seguros y transparentes. “Los lapsos no se pueden atropellar por más que yo quiera, por más que yo lo desee, yo no puedo poner una máquina al día siguiente en un determinado sitio. Eso lleva un proceso de producción, de software, de análisis, de auditoría” afirmó Lucena. “Los procesos son la garantía de la elección”, resaltó.

El procedimiento para llevar adelante un referéndum revocatorio, según lo establecido en el artículo 72 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, indica que “un número no menor del veinte por ciento de los electores o electoras inscritos en la correspondiente circunscripción podrá solicitar la convocatoria de un referendo para revocar su mandato”.

Posteriormente, “igual o mayor número de electores y electoras que eligieron al funcionario o funcionaria hubieren votado a favor de la revocatoria, siempre que haya concurrido al referendo un número de electores y electoras igual o superior al veinticinco por ciento de los electores y electoras inscritos, se considerará revocado su mandato”. Si el revocatorio no es aprobado, no puede volver a convocarse a un referéndum de estas características hasta la finalización del periodo presidencial en curso.

Lucena indicó que la recolección del 20% de las firmas se llevará a cabo a finales del mes de octubre. Para ello, la Junta Nacional Electoral tiene 15 días hábiles para presentar un cronograma de firmas.

El proceso para impulsar un referéndum revocatorio es sustentado por los partidos de oposición nucleados en la Mesa de Unidad Democrática (MUD), conducido por partidos de derecha como Primero Justicia, Acción Democrática y Voluntad Popular.

Al conocerse la noticia, el enojo de los dirigentes opositores no tardó en manifestarse. «¿Por qué el CNE tiene que esperar si ya cumplimos todos los requisitos que nos han planteado hasta ahora?», cuestionó Henrique Capriles, ex candidato presidencial y gobernador del estado de Miranda.

Los miembros de estos partidos impulsaron y perdieron un proceso de estas características contra el presidente Hugo Chávez en el año 2004, luego del golpe de Estado que llevaron adelante en el 2002 y que apenas duró dos días.

Por otro lado, el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) solicitó al CNE el pasado 26 de julio que inicie el proceso establecido en el artículo 32 de la Ley de Partidos Políticos, mediante el cual se inhabilitaría a la MUD y se anularía el proceso. Socorro Hernández, una de las rectoras del CNE manifestó que la definición sobre la inhabilitación de la MUD como solicitante del referendo revocatorio está en manos del Poder Judicial, Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), y dijo que desde el ente comicial se acatarán las sentencias que se emitan.

Las autoridades del CNE anunciaron que la denuncia del PSUV se evaluará de manera simultánea al desarrollo del proceso de referéndum.

El referéndum revocatorio

La incorporación de esta figura fue promovida por la Asamblea Constituyente de 1999, primera medida de Hugo Chávez al asumir como presidente ese mismo año. La nueva Constitución, que incorpora activamente la figura de la consulta popular, también fue convocada y aprobada mediante referéndum.

Desde que asumió Chávez en 1999 hasta la actualidad, se realizaron 16 procesos electorales en Venezuela, de los cuales cinco fueron procesos de consulta popular. Del total de los procesos, el chavismo perdió dos, y de las consultas populares perdió una: la reforma constitucional promovida por Chávez en el años 2008.

Esa reforma proponía, entre otras cosas, la modificación del artículo 72, mediante la elevación del número de firmas para la convocatoria al 30% del padrón y la participación de al menos el 40% de los votantes en el referéndum para que sea válido.

Todos contra Venezuela

El proceso revocatorio contra Nicolás Maduro es impulsado en un momento difícil, tanto en el país como en el continente. La fuerte retracción económica, combinada con el desgaste de los gobiernos progresistas en la región, afecta aún más al proceso revolucionario venezolano, que se encuentra atravesado por fuertes tensiones.

La guerra internacional declarada contra Venezuela es manifiesta en medios de comunicación, discursos presidenciales y burós de organismos regionales, como la OEA y el Mercosur.

La difícil situación económica que atraviesa Venezuela se agudizó a partir de la caída estrepitosa del precio del petróleo –que pasó de valer 107 dólares por barril en 2013, a 44 en la actualidad- y del boicot constante hacia la economía de consumo interno. A esto se suma la instalación de un circuito de desabastecimiento corrupto –que incluye empresarios y funcionarios nacionales y extranjeros-, en el que influye activamente el contrabando en la frontera con Colombia y las mafias internas venezolanas que controlan el mercado del bolívar y de la importación.

Muchos de estos grupos son promovidos por personas vinculadas a los partidos políticos que impulsan el proceso revocatorio, como se ha evidenciado con mayor vehemencia a partir de los ataques violentos contra el chavismo en el año 2014. Antonio Ledezma y Leopoldo López han sido hallados culpables por cargos penales derivados de estas acciones y ambos se encuentran cumpliendo condena.

Esta aguda situación, sin embargo, lejos está de la catástrofe permanente que muestran los medios de comunicación, que intencionalmente apuntan a construir la idea de una “emergencia humanitaria” en Venezuela. Según Marcelo Resendez, representante de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en Venezuela, “el país no requiere ayuda humanitaria”.

La campaña de “emergencia humanitaria” es promovida por una red en la que se entrecruzan medios de comunicación, figuras mediáticas de la derecha–como Lilian Tintori y María Corina Machado-, embajadas alineadas con Estados Unidos, artistas y celebridades.

La cantidad de factores que hoy operan contra la soberanía venezolana no tiene precedentes. Los efectos de este ataque programado, cuya finalidad es la eliminación de procesos soberanos en el continente, ya están a la vista.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas