Nacionales

3 agosto, 2016

Ricardo Trotti, de la SIP: «El gobierno anterior adjudicó a los medios un rol político opositor»

Este miércoles, la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) y la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (Adepa), firmaron con el presidente Mauricio Macri el “Pacto de Chapultepec” en el que se define a la libertad de prensa y de expresión como “un derecho inalienable” del pueblo. Radio Sur entrevistó a Ricardo Trotti, director ejecutivo de la SIP quien analizó el estado actual de la comunicación en la Argentina y saludó el cambio de gestión.

Este miércoles, la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) y la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (Adepa), firmaron con el presidente Mauricio Macri el “Pacto de Chapultepec” en el que se define a la libertad de prensa y de expresión como “un derecho inalienable” del pueblo. Radio Sur entrevistó a Ricardo Trotti, director ejecutivo de la SIP quien analizó el estado actual de la comunicación en la Argentina y saludó el cambio de gestión. Además, criticó el modo en el que el gobierno anterior «propagandizó» los medios públicos.

Trotti, residente en Miami en la actualidad, es argentino de nacimiento. Fue editor en jefe de El Liberal de Santiago del Estero, Argentina, asistente del director del diario El Nuevo Herald (Miami), y periodista y fotógrafo de El Pregonero y The Catholic Standard en Washington. Es autor además del libro «La dolorosa libertad de prensa, en busca de la ética perdida».

– ¿Cuál es el significado de la firma del Pacto de Chapultepec con Mauricio Macri?

SIp-Macri– Este acto tiene para nosotros un significado muy especial. En las últimas etapas gubernamentales no tuvimos la suerte de poder estar con los presidentes para buscar algunos puntos de acuerdo y señalar algunos temas importantes en materia de libertad de expresión que deben regir en cualquier país para que se vaya solidificando la democracia.

Estamos muy complacidos de que nos reciba el presidente de la Nación, a una delegación muy importante de la SIP -vienen miembros de Honduras, Panamá, Uruguay, Argentina- y también con la participación especial de Adepa, con socios que vienen de varios puntos del país. Así que creemos que es un dato muy significativo porque da un excelente mensaje a nivel interno, pero también internacional, de que la libertad de expresión es un derecho humano que debe respetarse, resguardarse, protegerse y, sobre todo, promoverse en cualquier democracia.

– ¿Aportó la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, sancionada en el gobierno anterior y recortada en este, para avanzar en la libertad de expresión? ¿Qué faltó?

– Diría que no faltó sino que sobró. Demasiada polarización. Demasiados problemas con los medios de comunicación a los cuales se les adjudicó un papel político opositor. Eso fue parte de una campaña organizada, sistemática y periódica de convertir a los medios de comunicación en actores políticos, para poder luchar en el terreno político que al gobierno le favorece.

Generalmente cuando un gobierno tiende a hacer más propaganda que información trata de llevar todo a ese terreno para poder discutir plano a plano con los medios. A veces los medios también en este problema de la polarización se meten en problemas bastante graves y agudos, que a veces van más allá de la libertad de expresión y van por los espacios que cada uno cubre.

Al gobierno anterior desde el exterior se lo vio como muy propagandístico y eso deterioró el tema de la comunicación y la transparencia en el país. Se veía a toda esta propaganda intentando manipular información, ocultarla u omitirla directamente. Eso está visto con un sinnúmero de ejemplos que los argentinos han debatido muchísimo en estos años: datos estadísticos del INDEC, reparto publicidad oficial para favorecer a unos medios y castigar a otros, etc. Todo eso fue ensuciando la cancha y ahí en el barro creo que el gobierno fue sacando sus propias ganancias y los medios otros.

Creemos que se contexto va a cambiar un poco ahora. Estamos complacidos de que el gobierno actual mire el tema de la información de una forma diferente. El hecho de que quiera comprometerse en la firma de una declaración que conlleva bastantes compromisos respecto al acceso a la información pública, al periodismo y no entrar en esa lucha partidaria con los medios, es una buena señal.

Ahora, como siempre decimos nosotros en la SIP, una cosa es la firma… En muchos casos nos ha pasado que hubo compromisos bastante demagógicos, que después no se cumplen por parte de los gobiernos pero estamos esperanzados con que este es un cambio positivo en materia de libertad de expresión y de prensa. Y como dije al principio no creo que sea simplemente un acto significativo para Argentina, sino para todo Latinoamérica y el continente.

Es una buena señal de querer tener un contexto diferente y un compromiso por reflejar valores que no solamente están descriptos y explícitos en la Constitución Argentina, sino en el sistema interamericano de respeto a los derechos humanos.

– El ministro de comunicaciones, Oscar Aguad, dijo que la comunicación va a estar regulada por el mercado. Y aquellos medios que no tengan fines de lucro se les va a intentar “dar una mano”. ¿Creés que la comunicación puede estar regulada por el mercado y a la vez haber libertad de expresión?

– Lo más importante dentro de un sistema de libertades es que haya respeto a la diversificación y pluralidad de voces. De ahí a qué tipo de regulación se quiere implementar, no estoy seguro lo que está pasando en este momento, o lo que habrá dicho el ministro o en qué contexto. Hemos visto como hubo algunos cambios en materia de medios públicos en toda Latinoamérica que han sido utilizados simplemente como medios propagandísticos a favor de algunos gobiernos.

Lo que siempre nosotros decimos  con la implementación de los medios públicos o de los medios comunitarios, por otro lado, tengan las garantías especiales para poder operar en el mercado. Esto es, tengan los recursos necesarios. Es mentira que un medio comunitario puede valerse por sí mismo si no tiene la posibilidad de buscar y encontrar los recursos para hacerlo. Tiene que haber todo un campo amplio de garantías y de respeto a la libertad de expresión. Y no puede haber solamente, en un ecosistema de libertad de expresión, medios públicos o privados, sino que tienen que coexistir los medios comunitarios. Esa es la posición general. Ahora, las particularidades de cómo se está manejando el tema medios comunitarios en Argentina, las desconozco.

– ¿Decís que el Estado tiene que garantizar la sostenibilidad de los medios comunitarios?

– Sí, por lo menos que haya también una distribución de licencias operativas, un porcentaje como se estila en cualquier sociedad democrática. Y después tiene que haber una discusión sobre cómo se garantizan los recursos para estos medios comunitarios. En muchos países dependen de asociaciones sin fines de lucro, sindicatos, ONGs, etc. Eso ya depende de cada Estado.

Foto: Crónica

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas