Derechos Humanos

6 julio, 2016

Argentina recibirá a tres mil refugiados sirios

Lo confirmó Mauricio Macri durante su gira por Europa. Las negociaciones se desarrollan entre Susan Rice, del Departamento de Estado de los Estados Unidos y el jefe de Gabinete, Marcos Peña. Aún no hay acuerdo sobre quién y cómo se financiará la ayuda.

Lo confirmó Mauricio Macri durante su gira por Europa. Las negociaciones se desarrollan entre Susan Rice, del Departamento de Estado de los Estados Unidos y el jefe de Gabinete, Marcos Peña. Aún no hay acuerdo sobre quién y cómo se financiará la ayuda.

La temática se explicitó en todas las reuniones con altos funcionarios que mantuvo el presidente durante su gira en Europa, siendo uno de los temas de principal interés de los mandatarios europeos. Tanto con los jefes de Estado, François Hollande (Francia) y Angela Merkel (Alemania), fue uno de los tema centrales de conversación e intercambio.

El anuncio se hizo público luego de la reunión en Bruselas entre Macri y Federica Mogherini, representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad. Un comunicado oficial detalló que “Argentina está dispuesta a recibir nuevos refugiados desde zonas de conflicto, teniendo en cuenta las capacidades locales de recepción, la necesidad de integración efectiva de los refugiados y las consideraciones de seguridad pertinentes. La Comisión Europea está preparada para ofrecer apoyo técnico y para considerar proyectos conjuntos específicos en este ámbito”.

La intención de los europeos de incluir este punto en la agenda de intercambio se vincula a que el gobierno argentino sea el primero en «negociar» sobre esta materia, aperturando la maniobra hacia otros países que mantienen negociaciones con la UE, como el caso de Canadá.

Europa dispara y cierra su puerta

La situación de los refugiados sirios en Europa es uno de los temas de mayor preocupación para los mandatarios de la Unión Europea (UE), quien se encuentra en una «crisis migratoria». Más de un millón de desplazados sirios han llegado a Europa durante el 2015 y, si bien se habían comprometido a recibir a 160 mil refugiados, solamente acogieron a 2800 personas según informó la Comisión Europea.

Es que más allá de los discursos, la UE se ha empeñado en generar «tapones» por los pasos terrestres desde Medio Oriente al oeste europeo, como en Austria, Turquía y Grecia. A la par, se promueven políticas xenófobas y comienzan a tomar fuerza partidos de ultraderecha que promueven la expulsión de los inmigrantes del territorio europeo, como en España, Francia, Italia y Alemania.

Más de 11 millones de sirios se han ido del país a causa de la guerra, según informó el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en 2015. La mayoría de ellos se han instalado en los países vecinos y otros países árabes de la región. Más de 300 mil arriesgaron su vida atravesando el mar Mediterráneo, donde fallecieron 2500 desplazados en el trayecto. La situación entre Europa y Medio Oriente está creciendo en tensión, a partir de las guerras que los países europeos promueven y sustentan en la región, en maniobras conjuntas con la OTAN, en el afán de controlar el territorio petrolero y gasífero.

Y por casa, ¿cómo andamos?

Si bien los medios de comunicación afines al gobierno se apresuraron en manifestar esta acción como «la primera y única en el mundo», Argentina ya recibió a mil refugiados sirios a través del «Programa Siria». Este programa le otorga visas de residencia a familias sirias siempre y cuando exista un pedido de refugio explícito a Cancillería, a partir de familiares o allegados que residen en la Argentina.

No obstante, la política migratoria en Argentina tienen muchas deudas y precisa ser revisada antes de apresurarse en catalogar esta acción como un logro del gobierno argentino. Aunque no existen cifras oficiales, se estima que en Argentina residen más de dos millones de inmigrantes sin documentación legal, y no existen en la actualidad políticas activas para regularizar la situación de estas personas. La falta de protección legal del Estado habilita la propagación de trabajos esclavos, como en los talleres clandestinos textiles o el trabajo rural estacionario.

La negociación es con Washington

Marcos Peña, jefe de Gabinete del gobierno de Cambiemos, ya había adelantado la posición de Argentina. Peña viajó el pasado 9 de junio a Estados Unidos donde se reunió con Susan Rice, asesora de Seguridad Nacional del gobierno norteamericano, y le manifestó la intención que tiene el gobierno argentino de “ser parte de la solución a un problema global”.

Rice, por su parte, se encargó de hacer pública lo conversado a través de su cuenta Twitter, @AmbassadorRice, en la que publicó su agradecimiento a Marcos Peña y el gobierno argentino por «demostrar liderazgo» y aceptar a tres mil refugiados sirios.

Sin embargo, desde ese momento hasta ahora poco ha sido lo que se pudo consolidar ya que la discusión actual que no se resuelve es quién y cómo solventará el costo económico de recibir a los refugiados. Esto implica que quiénes lleguen a la Argentina puedan aprender el idioma y homologar sus títulos profesionales para que puedan ejercer en Argentina. Es de resaltar que, en base a la línea sarmientina del PRO, el gobierno apunta a que los sirios que lleguen a la Argentina sean de clase media con una alta formación intelectual y cultural. Inmigrantes, sí, pero no de cualquier clase social.

Más allá de las repercusiones mediáticas, el anuncio realizado aún no tiene fecha ni forma de concreción. Desde el gobierno afirmaron que se trata de un «plan a largo plazo».

Vale aclarar que Estados Unidos, principal gestor de estas negociaciones, sólo ha recibido a 1500 refugiados sirios, aunque es el mayor responsable de la crisis provocada por su intervención militar en Medio Oriente.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas