Cultura

15 junio, 2016

El miércoles se queda corto: Mundillo

En Notas – Periodismo Popular entendemos que, en los tiempos que corren, no siempre se dispone de dos horas para ver una buena obra cinematográfica. Por eso te acercamos, semana a semana, los mejores cortometrajes al alcance de un click. Esta vez, versión series. Hoy: Mundillo.

En Notas , Periodismo Popular entendemos que, en los tiempos que corren, no siempre se dispone de dos horas para ver una buena película. La realidad es que no hace falta tanto tiempo para ver qué historias tienen para contar realizadores de todo el mundo y por eso te acercamos, semana a semana, los mejores cortometrajes al alcance de un click. Esta vez, versión series. Hoy volvemos a las micro-series con: Mundillo.

Mucha agua pasó bajo el puente desde que Malena Pichot era (solamente) conocida por ser La loca de mierda. Desde aquel 2008 en el que se hizo un lugar en la videósfera online por contar sus desventuras amorosas en YouTube hasta nuestros días, tuvo la oportunidad de desfilar por las más variadas plataformas para desplegar su humor: stand-up, series web e incluso programas radiales fueron algunos de los ámbitos en los cuales pudimos aprovechar a una personalidad única y, sobre todo, crítica del humor en la sociedad. No fue suficiente.

Los límites son flexibles en cada capítulo de Mundillo. Contar que esta producción de la U3F estrenada en octubre de 2015 trata sobre tres pos-adolescentes que atienden un vivero (El vivero de Viviana) sería faltarle el respeto a la infinidad de vértices argumentales que toca cada episodio de menos de 10 minutos. Con decir que esta mini-serie protagonizada por Malena Pichot, Julián Lucero y Charo López tiene, a su vez, una mini-serie en su interior (La familia de la planta baja) estaríamos explicando bastante bien el panorama.

Sin embargo, sí podemos decir que Mundillo cuenta sobre las desventuras que viven estos tres compañeros de trabajo intentando sortear a la mujer que sólo se comunica a través de números musicales, las cumpleañeras de 15 que acechan el negocio con sus books fotográficos o la televisión que amenaza con convertirlos en zombies.

Esta comediante que es Pichot ya nos tiene acostumbrados a sus productos de buen nivel. Desde Cualca hasta Por Ahora siempre intentó reflejar el modo de vida de una generación: inestable laboralmente pero firme en convicciones y, siempre, esquivando los lugares comunes y construyendo un arquetipo de mujer independiente y sobre todo feminista. Mundillo, sin embargo, despunta en un aspecto fundamental: se atreve al absurdo. Si bien muchos pasajes de Cualca exacerban algunas cuestiones formales, en Mundillo nada tiene sentido y eso funciona.

Ivan Soler – @vansoler

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas