América del Norte

7 junio, 2016

Jornada definitoria en la interna demócrata estadounidense

Aunque ya parece estar el camino allanado para que Hillary Clinton se haga con la nominación del Partido Demócrata, la jornada del 7 de junio es la que va a decidirlo con seguridad. Hay internas en seis estados incluyendo California, que otorga alrededor de 500 delegados.

Aunque ya parece estar el camino allanado para que Hillary Clinton se haga con la nominación del Partido Demócrata, la jornada del 7 de junio es la que va a decidirlo con seguridad. Hay internas en seis estados incluyendo California, que otorga alrededor de 500 delegados.

Con Donald Trump ya definido como candidato republicano en la elección interna, los demócratas se disponen a encarar una jornada clave. Hillary Clinton llega en posición de ventaja, especialmente por la cantidad de “superdelegados” que tiene de su lado, pero Bernie Sanders -que de forma impensada hace un año le pisa los talones en cantidad de delegados electos por voto- prometió no bajarse de la carrera a la nominación y llegar a la Convención de julio de pie.

Con 1812 delegados electos en su haber, Clinton podría asegurar la nominación aún si perdiera por escaso margen, ya que en el Estado de la costa oeste la división es proporcional a los resultados. Sanders, por su parte tiene 1521, sin contar los «superdelegados», miembros del establishment del partido que tienen voto y se representan sólo a sí mismos y sus intereses.

Además de California, este 7 de junio electores de Dakota del Norte, Montana, Dakota del Sur, Nuevo México y Nueva Jersey irán también a las urnas para votar a los precandidatos. Este último es -sin contar el Estado de San Francisco, Sacramento y Los Ángeles- el que tiene mayor peso, distribuyendo casi 130 delegados y, según las encuestas, sería un triunfo seguro para Clinton por alrededor de 20 puntos de distancia.

Desde que Trump se aseguró la nominación republicana –incluso sumó en el último tiempo algunos apoyos importantes como el de líder del Congreso, Paul Ryan-, desde el establishment demócrata se encuentran preocupados por no salir a contrarrestar su figura con mayor contundencia y tener que “perder tiempo” en una interna que parece tener final cantado.

En ese sentido es que la campaña de Hillary las últimas semanas se volcó ya a la campaña presidencial y también en menor medida la de Sanders. Hasta el presidente Barack Obama salió públicamente a cuestionar al multimillonario. Los demócratas saben que, aún con todas las diferencias entre Clinton y Bernie, un triunfo de Trump sería un retroceso en algunos pilares de la política demócrata de los últimos años y un giro ultraconservador en términos sociales y culturales.

El gran conflicto hacia el que se encaminan los demócratas es que, según todas las encuestas, Bernie Sanders podría ganarle a Trump la elección presidencial de forma mucho más holgada que la ex secretaria de Estado (por diez puntos contra dos). Esto ocurre principalmente por el entusiasmo, sobre todo en los sectores juveniles, que ha despertado la figura del ex senador por Vermont, en un país donde el voto no es obligatorio.

Si Hillary Clinton, como es lo más probable, se alza con la nominación, deberá atender especialmente a convocar a la juventud norteamericana, descontenta con los partidos tradicionales y conmovida con el discurso de Sanders de la necesidad de romper el estrecho vínculo que une a las empresas con el Estado y el sistema político en Estados Unidos, promoviendo una mayor distribución del ingreso y políticas sociales universales.

Luego de las primarias de este miércoles, solo queda el round final en Washington DC. La Convención Republicana será el 18 de julio y la demócrata el 25 del mismo mes. Después de eso, el país del norte se sumergirá en la campaña presidencial propiamente dicha hasta el 8 de noviembre cuando la población elegirá a sus representantes al colegio electoral que definirán al sucesor de Barack Obama.

Julia de Titto – @julitadt

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas