Europa

6 junio, 2016

España: el «sorpasso» da lugar a la campaña del miedo

El 26 de junio en España se repetirá por primera vez una elección general. Según las encuestas Unidos Podemos superaría al PSOE y la campaña del miedo ante la posibilidad de un gobierno encabezado por esta confluencia no cesa. 

El 26 de junio en España se repetirá por primera vez una elección general. Según las encuestas, Unidos Podemos superaría al PSOE y la campaña del miedo ante la posibilidad de un gobierno encabezado por esta confluencia no cesa.

El «sorpasso» de Unidos Podemos al PSOE

La lista conformada por Podemos e Izquierda Unida, que también incluye a otras confluencias regionales, es la principal novedad en la política española de cara a la elección del 26 de junio. Según la consultora Mestroscopia, el Partido Popular (PP) puede volver a salir en primer lugar con el 28,5% pero el decisivo segundo lugar no será el mismo que arrojaron los resultados de la elección del último 20 de diciembre.

En aquella oportunidad, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) había alcanzado el 22% de los votos logrando el segundo lugar. Podemos y sus aliados habían obtenido el 20,6%, mientras que Izquierda Unida solo el 3,6%. De acuerdo con la última encuesta de Metroscopia, ahora Unidos Podemos alcanzaría el 25,6% de los votos y el PSOE el 20,2%. Mientras que Ciudadanos apenas llegaría al 16,6%.

Esta encuesta muestra el fortalecimiento de la tendencia de Unidos Podemos a superar al PSOE que ya mostraban los primeros sondeos luego de que se diera a conocer la candidatura unitaria. El «sorpasso» -en italiano significa adelantamiento, superación- también lo indican encuestas de las consultoras El Mundo-Sigma y NC Report. La única encuesta que no marca este cambio es un estudio de opinión elaborado para el PSOE.

Con la expectativa del «sorpasso», Podemos ha recobrado el centro de la escena política. De esta manera, se encuentra en mejores condiciones para mostrar que su principal objetivo es derrotar al Partido Popular.

La campaña del miedo

Mientras en la campaña electoral de 2015 el presidente Mariano Rajoy del PP era el blanco de los ataques de los demás candidatos, en esta nueva campaña electoral Pablo Iglesias y Unidos Podemos ocupan el centro de los ataques.

La situación de Venezuela es uno de los temas que se presenta como prioritario en la campaña electoral. Albert Rivera es quien más ha hecho por instalar la agenda venezolana buscando atacar a Unidos Podemos. El líder de Ciudadanos ha llegado a viajar semanas atrás al país latinoamericano a solidarizarse con la oposición al chavismo. En un reciente debate con Iglesias hasta le llegó a pedir que interceda con Maduro para liberar a los «presos políticos» que los líderes de Podemos consideran golpistas o terroristas.

En estas semanas, «comunismo» ha sido otra palabra que se ha colocado en la boca de los candidatos. El Partido Comunista Español es parte de Izquierda Unida y su principal referente, Alberto Garzón, ha reafirmado su identidad ideológica luego de la conformación de Unidos Podemos cuando ha publicado artículo «Algunos somos comunistas». Este lunes el portavoz del PP en el Congreso de los Diputados ha insistido con la campaña del miedo al sostener: «Nosotros el miedo realmente lo tenemos en muchas ocasiones a las políticas del Partido Comunista que hoy es Podemos, sumando al Partido Comunista que es Unidos Podemos, porque esas políticas nos llevan al recorte del 40% de las pensiones, por ejemplo, en Grecia».

Susana Díaz, que es dirigente del PSOE y presidenta de la Junta de Andalucía, ya había calificado como «el reencuentro de las juventudes comunistas» el anuncio de la nueva confluencia.

El ministro de finanzas español, Luis de  Guindos, se ha lamentado este lunes por las encuestas que anuncian el «sorpasso» de Unidos Podemos al PSOE.  «Siempre nos hemos apoyado en ellos para avanzar» -haciendo referencia al PSOE- declaró.

El jueves 2 de junio, en el VI Foro Económica España-EEUU en Madrid, Guindos defendió el avance en la negociación del Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y la Unión Europa (TTIP, por sus siglas en ingles). En esa ocasión señaló que «el principal enemigo de este tipo de alianzas es el populismo», en clara referencia a Unidos Podemos.

Además de Venezuela, Grecia y el comunismo, el independentismo es otro de los «miedos» que se intenta instalar en la campaña. La propuesta de reconocer a las distintas naciones que habitan el Estado español y permitirles decidir sobre su independencia muestra otro de los puntos de ruptura entre  Unidos Podemos y el resto de las fuerzas políticas. Esta propuesta, que cosecha simpatías principalmente en lugares como el País Vasco o Cataluña, genera terror entre los partidos conservadores.

Luego del fracaso de los intentos de acuerdo para  formar gobierno, la identidad y la orientación estratégica de cada fuerza se muestran como decisivas al momento de la confrontación. El PP, el PSOE y Ciudadanos, al intentar derrotar a Unidos Podemos como izquierdista con su campaña del miedo, están demostrando el carácter conservador que comparten sus partidos.

¿Qué pasaría luego del 26J?

El domingo 4 de junio, en el programa Salvados, ante la pregunta sobre con quién va a intentar pactar Unidos Podemos luego de la elección, Pablo Iglesias respondió de manera clara: «Nosotros pensamos que tiene que haber un Gobierno de coalición progresista con el Partido Socialista y vamos a seguir tendiendo la mano, exactamente igual que hemos hecho todos estos meses al PSOE».

El acuerdo entre Unidos Podemos y el PSOE para formar gobierno es el que más apoyo cuenta entre los electores de ambas fuerzas. Así lo marca la última encuesta de El Mundo-Sigma.

Pablo Iglesias, en un reciente artículo en el diario El País, anticipa la crisis a la cual tendría que dar respuesta el PSOE en caso de que el «sorpasso» se efectivice el 26 de junio. «El PSOE puede sumarse al cambio y renovarse o anclarse al pasado y convertirse en una fuerza con mucho menos peso histórico», afirmó.

Luego del 26 de junio, el PSOE puede dejar de ser la fuerza hegemónica del progresismo de izquierda en España. Además, el bipartidismo puede ser derrotado. Quedará definir, en su interior, si habilitará el triunfo de la estrategia de Rajoy, que apunta a resistir a la crisis con un núcleo sólido de votantes conservadores, o apoyará un proceso de cambio en el país.

Lucas Villasenin – @villaseninl

Foto: EFE

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas