Nacionales

24 mayo, 2016

Vecinos se organizan contra ampliación del CEAMSE en San Miguel

Hace una semana el ministro de Ambiente porteño, Eduardo Machiavelli confirmó la decisión del gobierno nacional de ampliar en 161 hectáreas el Complejo Ambiental Norte 3 de la Coordinadora Ecológica del Área Metropolitana Sociedad del Estado (CEAMSE) sobre terrenos que pertenecen al partido de San Miguel, ubicados en Campo de Mayo.

Hace una semana el ministro de Ambiente porteño, Eduardo Machiavelli confirmó  la decisión del gobierno nacional de ampliar en 161 hectáreas el Complejo Ambiental Norte 3 de la Coordinadora Ecológica del Área Metropolitana Sociedad del Estado (CEAMSE) sobre terrenos que pertenecen al partido de San Miguel, ubicados en Campo de Mayo. Este complejo ambiental recibe actualmente un total de 14 mil toneladas diarias de residuos urbanos sonidos provenientes de 28 municipios del conurbano bonaerense y de la ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Esta decisión del gobierno nacional convertiría al Complejo Ambiental Norte 3 en el mayor basurero de América Latina.  Las consecuencias de impacto ambiental y en materia de salud ya son evidentes: se registran casos de lupus, leucemia y asma en los barrios lindantes, así como también la contaminación del suelo del agua y del aire, según registran las organizaciones de la zona.  Los casos son similares a los de otros basurales como el de Ensenada, cuyo funcionamiento está puesto en cuestión por un amparo en el que se establece, mediante un análisis de impacto ambiental, el impacto directo en la salud de la población por la contaminación de las napas de agua, entre otras cosas.

En respuesta a esta situación, la semana pasada en el partido de San Miguel se lanzó una Multisectorial para frenar el Avance del CEAMSE donde confluyen partidos políticos, movimientos sociales, sindicatos, trabajadores de la educación, vecinos y vecinas del partido que no están dispuestos a que se produzca dicha ampliación.

Esta multisectorial presentó la campaña “El mal olor es contaminación” con un documento en el que afirman: «No queremos ser el basurero ni de Macri, ni de Vidal,  ni de Larreta.  La disposición final de la basura tiene que ser una política de Estado y no un negocio oscuro que vulnera nuestro derecho a vivir en un ambiente sano y libre de contaminación». Exigen el freno de la ampliación, un posicionamiento público del intendente Joaquín de la Torre, la creación de un Observatorio Ambiental y una política de generación de puestos de trabajo mediante el armado de cooperativas de promotores y promotoras ambientales.

La disposición final de la basura o de los técnicamente denominados “residuos sólidos urbanos (RSU)” es un problema histórico y complejo en nuestro país.  En enero de 1977, el entonces intendente porteño de facto, Osvaldo Cacciatore, determinó que la basura  no sería más incinerada en las antiguas quemas a cielo abierto, sino que se iba a crear para tal fin lo que hoy se conoce como el CEAMSE, ente que depende del gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y del de la provincia de Buenos Aires y que actualmente cuenta con tres complejos ambientales donde se deposita la basura: González Catán, Ensenada y Norte 3, en el Camino del Buen Ayre.

Mariano Preo – @MarianoPreo

Foto: El Sanmiguelino

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas