Nacionales

23 mayo, 2016

“El que falta en este juicio es De la Rúa”

El lunes 23 se conoció la sentencia por los asesinatos perpetrados por las fuerzas policiales contra los manifestantes movilizados en las protestas del 19 y 20 de diciembre de 2001. Enrique Mathov, secretario de Seguridad del gobierno de De la Rúa, fue condenado a cuatro años y nueve meses de prisión, mientras que Rubén Santos, quien era jefe de la Policía Federal, recibió cuatro años.

El lunes 23 de mayo se conoció la sentencia por los asesinatos perpetrados por las fuerzas policiales contra los manifestantes movilizados en las protestas del 19 y 20 de diciembre de 2001. Enrique Mathov, secretario de Seguridad del gobierno de Fernando De la Rúa, fue condenado a cuatro años y nueve meses de prisión, mientras que Rubén Santos, quien era jefe de la Policía Federal, recibió una condena de cuatro años.

La sentencia la dictó el Tribunal Federal Oral N° 6, poco más de dos años después de haber iniciado el proceso judicial -el 24 de febrero de 2014- y a casi 15 años de los hechos que marcaron la historia del país. El veredicto del juicio se leyó en la sala AMIA de los Tribunales Federales de Retiro.

El juicio se refirió a los casos de cinco personas asesinadas por la Policía Federal, el 19 de diciembre, durante la represión en las inmediaciones de Plaza de Mayo y el Obelisco. También se consideraron dos casos de tentativa de homicidio.

Además de las sentencias contra Mathov y Santos, el Tribunal –integrado por los jueces Martínez Sobrino, Rodrigo Giménez Uriburu y Adrián Martínez- condenó al subcomisario Carlos José López a seis años de prisión; al sargento primero Roberto Emilio Juárez, a cuatro años y medio; el oficial Víctor Manuel Belloni y el agente Ariel Firpo Castro, a tres años de prisión y tres años de inhabilitación. Los comisarios Omar Alberto Bellante y Norberto Eduardo Gaudiero, y el ex superintendente de Seguridad Metropolitana y jefe de operaciones durante la represión, Raúl Roberto Andreozzi, recibieron una pena en suspenso de tres años de prisión e inhabilitación de ejercicio de cargos públicos por distintos plazos según el caso.

Seis acusados fueron sobreseídos: Norberto Pablo Sabbino, Orlando Juan Oliverio, Mario Andrés Seia, Sebastián Saporitti, Horacio Berardi y Eugenio Figueroa. Todos ellos son policías federales. También lo fueron Jorge Toma y Alberto Loforte, pero debido a la prescripción de la acción penal por el paso del tiempo.

En el caso de Mathov, además de los cuatro años y nueve meses de prisión, recibió nueve años de inhabilitación para ejercer cargos públicos, siendo penalmente responsable de tres homicidios culposos, tres tentativas de homicidios y lesiones culposas.

El dato más llamativo es que ninguno de los acusados quedó detenido, ya que las penas se empezarán a cumplir una vez que queden firmes, en  agosto de este año. Incluyendo estos cinco casos, el 19 y 20 de diciembre de 2001 fueron asesinadas 38 personas, según registra la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI).

“Fue una sentencia rara, un fallo histórico”, dice Mari Arena, compañera de Gastón Riva, asesinado en las inmediaciones de Plaza de Mayo en la fatídica represión de la tarde del 19 de diciembre, mientras circulaba con su moto. Mari resalta en diálogo con Notas que la sentencia incluyó a jefes de la policía y a funcionarios políticos del gobierno, “condenados por un hecho represivo que se dio en un gobierno democrático. Parece poco pero para ellos es mucho”. Lamenta también la gran cantidad de policías que fueron absueltos. “Es un fallo raro, tiene esa deficiencia con el tema de la policía como con las responsabilidades políticas”, agrega.

Con respecto a las acciones que llevarán adelante los familiares de las víctimas, cuenta que la idea es “esperar que los jueces devuelvan los fundamentos en forma escrita, que creo que va a ser en agosto, con lo cual hasta ahí mucho no se puede hacer”. Y agrega: “Después entiendo que va a haber un pedido de apelación y no sé, Mathov, Santos, Andreozzi, puede que pidan también una apelación por sus condenas”.

Mari sigue: “La verdad que pidieron cosas tan irrisorias que todo puede ser. El único que fue condenado como responsable político fue Mathov. En realidad, acá falta De la Rúa”.

El ex presidente Fernando De la Rúa fue sobreseído en primera instancia por el juez Juan Carlos Bonadío, postura que ratificó la Corte Suprema de Justicia en mayo de 2015, por entender que De la Rúa “era ajeno a los hechos” que ocurrían en la calle (la represión violenta) mientras estaba en la Casa Rosada, horas antes de abandonarla, junto a su cargo, en el mítico helicóptero que despegó del techo en la noche del 20 de diciembre.

“De la Rúa directamente no fue a juicio, tuvo una mano enorme del poder judicial que lo absolvió, lo sobreseyó”, sigue relatando Mari. “Se cansaron de darle sobreseimientos, hasta que nuestras apelaciones llegaron a la Corte Suprema que era la última instancia y ésta decidió que no era relevante que estuviera su caso. Entonces también se lo sobreseyó sin siquiera tratar su caso. O sea que el que falta en este juicio se llama Fernando De la Rúa”.

La única instancia a la que se puede apelar por el sobreseimiento a De la Rúa y a otros responsables políticos es una corte internacional. “Así que en diciembre del año pasado se ha presentado el caso ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Se ha presentado la apelación para ver si en algún momento puede ser por lo menos tenido en cuenta”.

Ramón Mestre, ministro del Interior del gobierno de la Alianza, falleció en el año 2003, sin haber atravesado el juicio por su responsabilidad con los asesinatos cometidos por las fuerzas de seguridad el 19 y 20 de diciembre.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas