Cultura

27 abril, 2016

El miércoles se queda corto: Padre

En Notas – Periodismo Popular entendemos que, en los tiempos que corren, no siempre se dispone de dos horas para ver una buena obra cinematográfica. Por eso te acercamos, semana a semana, los mejores cortometrajes al alcance de un click. Hoy: Padre, de Santiago Bou Grasso.

En Notas – Periodismo Popular entendemos que, en los tiempos que corren, no siempre se dispone de dos horas para ver una buena obra cinematográfica. La realidad es que no hace falta tanto tiempo para ver qué historias tienen para contar realizadores de todo el mundo y por eso te acercamos, semana a semana, los mejores cortometrajes al alcance de un click. Hoy: Padre, de Santiago Bou Grasso.

Distintas son las maneras que tiene el cine de plasmar la realidad más cruda a un formato, sino amigable, apropiado para el paladar del espectador. Sin ánimos de subestimar tan noble y primigenia técnica como la del stop motion, sí es cierto que este tipo de comunicación audiovisual genera cierto tipo de empatía con el público. Tanto es así que en esta misma sección pudimos acerca la historia ganadora de un Oscar, que no es otra que la chilena Historia de un oso, sobre la dictadura pinochetista. No tan paradójicamente el Plan Cóndor nos dejó más historias animadas de ayer y hoy.

El año es 1983. El país: Argentina. Una mujer cumple su rutina de manera obsesiva adentro de una cocina. Estigmatizada por el ritmo del reloj, acomoda la bacha, lava los platos, arregla la cama. Cansinamente mira las fotos de los portaretratos. En todas las imágenes son oficiales del ejército los que nos devuelven las sonrisas. En las calles el pueblo es el que reclama mientras que en el patio de la mujer son palomas blancas las que se estrellan muertas.

Este cortometraje, de un realismo estético por momentos agobiante, no ha hecho más que ganar premios por donde se abrió paso. En sus 11 minutos la paleta de colores decididamente congelada logra transmitir una urgencia por mostrar una parte de la sociedad que ha encontrado ausencias en el cine social. La manera que encuentra es sórdida y desoladora. Sin embargo (y quizá sea ese el mayor acierto) no genera empatía con la protagonista. La mujer es deliberadamente sumisa ante el rigor del reloj y no planea hacer caso a los clamores populares que escapan de la radio ni planea darle ayuda a las aves que quedan atrapadas en el patio.

“Los procesos de los cortos de animación son muchísimo más meticulosos que los de un documental o vivo, porque como es mucho el trabajo que requieren, cuando se hace más o menos con una metodología profesional, lo ideal es que cuando vos vas a animar, tengas todo resuelto; para lo cual hay toda una jerarquía de etapas donde se sigue un orden que empieza por la idea, storyboard, animatic, layout y ahí recién la animación”. Así explica el director parte del trabajo que implicó Padre. Esto explica los tres años que le llevó al equipo finalizar la obra, estrenada en 2013.

A pesar de que el cortometraje arrasó por todos los lugares donde estuvo, el nombre de su director no suena tan fuerte en los oídos de la audiencia (como sí lo hacen quizá Szifrón o Trapero). Sin embargo Santiago Bou Grasso no es un recién iniciado. El director barilochense ya firmó varias obras como la versión animada de Patoruzú y el film animado, hoy de culto, Cóndor Crux, del año 2000.

Ivan Soler – @vansoler

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas