Géneros

8 marzo, 2016

Mariana Carbajal: “Hay que cuestionar al violento”

A días de que el asesinato de Marina Menegazzo y María José Coni, en Montañita, Ecuador, se hiciera conocido, Graves y Agudas (el programa de género de Radio Sur FM 88.3), entrevistó a Mariana Carbajal, periodista de Página/12, miembro de la red PAR (Periodista de argentina en red por una comunicación no sexista) y especialista en temas de género.

A días de que el asesinato de Marina Menegazzo y María José Coni, en Montañita, Ecuador, se hiciera conocido, Graves y Agudas (el programa de género de Radio Sur FM 88.3), entrevistó a Mariana Carbajal, periodista de Página/12, miembro de la red PAR (Periodista de argentina en red por una comunicación no sexista) y especialista en temas de género.

La lógica del algo habrán hecho

Ante cualquier tipo de violencia hacia las mujeres, incluso cuando hablamos de un asesinato a dos mujeres, lo que se suele escuchar en los medios, en el supermercado, en el diálogo familiar es el cuestionamiento a las víctimas y el intento de búsqueda de una “razón” por la cual actúa el violento, el famoso «algo habrán hecho».

– ¿Por qué está tan instalado que la muerte de las mendocinas fue culpa de ellas?

Pareciera estar muy instalado que la culpa de lo que nos pasa a las mujeres cuando ocupamos el espacio público es nuestra porque asumimos riesgos. De pronto pareciera que somos culpables porque elegimos divertirnos, porque elegimos tomar alcohol, ponernos determinada ropa, en fin, elegimos llevar las riendas de nuestras vidas.

Creo que eso es lo que tenemos que desarmar porque en estos hechos de femicidio, que es la versión más extrema de la violencia machista, la mirada está puesta sobre las víctimas en el sentido de culpabilizarlas a ellas y a su familia por haberlas dejado ir solas. “Solas” a los 20 o 21 años, uno hace tantas cosas solas a esa edad que cómo no vas a viajar sola por el mundo. Y en este sentido me parece que se deja de lado que lo que tenemos que cuestionar al violento si queremos evitar y erradicar la violencia machista. Hay que cuestionar a estos hombres que consideran a las mujeres como parte de sus propiedades y se apropian de su cuerpo sin respetar que cuando una mujer dice «no» es no.

La gran apuesta como sociedad argentina es: criemos, eduquemos a nuestras niñas y niños en relaciones democráticas, igualitarias, con igualdad de oportunidades para todos, es fundamental promover la educación sexual integral que es un derecho de nuestros niños y jóvenes, que ellos entiendan que no hay que controlar el celular, las redes sociales, el largo de la pollera, la ropa que usamos. Que no nos gusta que nos digan cosas en la calle, que nos lastimen, que nos atemoricen y que después cuando nos quejamos o levantamos la voz nos digan “pero cómo, ¿no reconoces que te estamos halagando?” o improperios de otra forma. Nos dicen que nos quejamos porque somos feministas o malcogidas.

Por ahí va la cosa, que cuando pasan estos hechos podamos reflexionar como sociedad y que no se vean como hechos aislados. Este ocurrió en Ecuador pero también ocurren en la Argentina, cada 30 horas una mujer es asesinada por el hecho de ser mujer, muchas veces hay móviles sexuales de por medio. Pensemos que si realmente queremos una sociedad donde el #NiUnaMenos sea una realidad tenemos que poner la mirada en otro lado, no en culpabilizar a las víctimas, entre otras medidas.

Falta pero no estamos tan mal

Numerosas organizaciones sociales y políticas y medios populares llevan muchos años intentando problematizar conductas machistas, discursos violentos y acciones que promueven las desigualdades pero a veces pareciera que años de trabajo sistemático no son suficiente para detener o cuestionar la voz dominante.

– ¿Qué es lo que está faltando para avanzar hacia una sociedad más igualitaria?

Yo creo que se avanzó bastante, cada vez se habla más de femicidio que de crimen pasional, creo que este es un gran paso, eliminar esa idea de amores en desborde, que la quería tanto que la mataba. Creo que este ha sido un paso, que todavía falta pero que los medios de comunicación son parte de la trama, como son los jueces y las juezas que también revictimizan a las víctimas y muchas veces no prestan atención, no las escuchan, descalifican su palabra.

Me parece que tiene que ver con una educación que va más allá de los hogares, que tiene que ser en las escuelas, en los medios de comunicación. No hay capacitación para los y las periodistas quienes se forman en las universidades, como tampoco lo hay para las médicas y los médicos o los arquitectos que, vieron que en los lugares públicos siempre hay más cola en el baño de mujeres que en el varones pero a nadie se le ocurrió hacer más baños de mujeres y sacarle espacio al de los varones porque los hombres van al baño mucho más rápido que las mujeres por cuestiones físicas, no se planifica con perspectiva de género, tampoco los arquitectos piensan con perspectiva de género.

Digo esto porque es transversal, no son los medios solamente sino que hay una sociedad que todavía no se da cuenta que hay que ofrecer igualdad de oportunidades pero que también somos diferentes en algunas cosas y eso también hay que contemplarlo.

Inés Farina, integrante de Graves y Agudas, Radio Sur FM 88.3

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas