Nacionales

4 marzo, 2016

«Los sanjuaninos nos estamos acostumbrando a vivir en un feudo”

En septiembre del 2015, más de un millón de litros de agua cianurada fueron derramados en la cuenca del río Jáchal debido a una falla en la mina Veladero. Tras varios meses, persisten los problemas. El periodista y asambleísta Domingo Jofré dialogó con Notas y analizó la situación.

El 13 de septiembre del 2015, más de un millón de litros de agua cianurada fueron derramados en la cuenca del río Jáchal debido a la falla de una válvula del valle de lixiviación en la mina de Veladero. La noche siguiente rumores de lo sucedido llegaron a Jáchal y el pueblo comenzó a movilizarse en busca de explicaciones. Pasaron días hasta que la empresa Barrick Gold y el gobernador de la provincia, José Luis Gioja, reconocieron la magnitud del derrame.

A partir de entonces, funcionarios del gobierno dieron a conocer informes que negaban la contaminación de ríos. Por otro lado, investigaciones encargadas por ambientalistas afirmaban lo contrario. Seis meses después, se publicaron los resultados de un informe encargado por el juez federal Sebastián Casanello cuyos resultados arrojan que cinco ríos de la región fueron contaminados por el derrame.

En el marco de una conferencia de prensa de la Asamblea «Jáchal no se Toca», el periodista y asambleísta Domingo Jofré dialogó con Notas y analizó la situación.

– ¿Qué opina sobre la medida del gobierno nacional que quita las retenciones a la actividad minera?

– Es una bofetada más para los jachalleros porque premia a una actividad que a nosotros nos tiene con la Espada de Damocles en la cabeza. Digo una bofetada más porque la otra fue decir, en el mismo acto, que San Juan es un ejemplo de cómo se tiene que controlar a la industria minera. Hasta el momento hemos recibido cuatro cachetadas del nuevo gobierno nacional, sumadas a las del gobierno anterior. La tercera es el nombramiento de Mario Capello como subsecretario de Desarrollo Minero en la nación, algo que para nosotros es insultante porque lo conocemos como lobista. El ninguneo es la cuarta.

– En la provincia de San Juan se vive una situación particular con los medio de comunicación, pareciera ser que hay una especie de blindaje mediático para proteger a la actividad minera. ¿Usted cree los medios provinciales están cooptados? ¿cómo manejan la información de Jáchal?

– Absolutamente. La información de Jáchal la manejamos con los medios del departamento y luego saltan a los medios de nivel nacional. Son muy pocos los medios de San Juan Capital que nos acompañan ya que la mayoría tiene un discurso prominero.

– Relacionado con el problema del blindaje mediático, Barrick Gold ha negado rotundamente el informe de la Policía Federal ¿Hasta qué punto le llega al pueblo sanjuanino lo que dicen los informes como el de la ONU o el de la PFA que afirman que hubo contaminación?

– Lamentablemente tenemos que reconocer que hay muchos medios que manipulan la información. Del informe de la ONU se comentó solamente los resultados en las zonas 2, 3 y 4 pero no se habló de la zona cero que es inapelable. Sobre los análisis de la Universidad de Cuyo, dijeron que estaba todo bien con el agua, salvo algún problemita en Tamberías y en Mogna. No señalaron que el agua en estos lugares es no apta para consumo humano. Cuando anunciaron los resultados del informe de la UTN hicieron hincapié en que el cianuro ya se había diluido y no en que había llegado al río. Hay una forma de manipular que es una de las herencias que nos ha dejado el ex gobernador. Esperemos que las cosas empiecen a cambiar de a poco, aunque sinceramente lo veo difícil. Consciente o inconscientemente pero los sanjuaninos nos estamos acostumbrando a vivir en un feudo.

– ¿Qué está pasando con la resistencia en la carpa en Jáchal? ¿Se está viviendo una suerte de estigmatización a los asambleístas?

– Así es. Desde el mismo Estado se estigmatiza la palabra ambientalista. Muchas actitudes son discriminatorias, si bien nosotros defendemos la posición de yarcos [vocablo surgido en Jáchal para referirse a los integrantes de una tribu huarpe], en Jáchal nos dicen yarcos de manera despectiva. Nos estigmatizan cuando dicen “esta gente que está ahí no tiene otras cosas que hacer”; sí tenemos otras cosas que hacer: tenemos un trabajo, tenemos familia, tenemos ganas de entretenernos más, pero seguimos resistiendo porque sabemos que es ahora o nunca. No podemos llorar después lo que no supimos defender.

– Muchas veces se dice que los ambientalistas están en contra de desarrollo, ¿es posible otro modelo productivo viable económicamente en Jáchal que no sea el de la actividad minera?

– Sí. En Jáchal tenemos un potencial agroindustrial y turístico increíble que desgraciadamente ha sido sistemáticamente deteriorado para que los jachalleros tengamos que tragarnos la minería como el pez se traga la carnada, por inocencia y por hambre.

– ¿Cómo continúa la lucha que vienen dando?

– Continuamos resistiendo. Lo mínimo que le vamos a exigir al gobierno provincial es que nos dé una consulta popular vinculante en donde decidamos si queremos otro modelo de producción. Queremos dejar en claro que los jachalleros no queremos más megaminería porque no solo no se habla de lo que pasó en Veladero sino que se está hablando de nuevos proyectos que están por venir. Si quieren, que aprovechen las urnas que están calentitas y los desafiamos a hacer una consulta popular específica, megaminería si / megaminería no.

José Gambina y Facundo Peralta, desde San Juan

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas