Cultura

18 febrero, 2016

Deadpool: ídolo antihéroe por naturaleza

Los diez últimos años demostraron que las películas basadas en cómics son un “fácil” recurso para tener un sello de calidad, ya sea por las diversas entregas de Marvel, como la última trilogía de Batman u otras adaptaciones. En esta línea, la semana pasada se estrenó la muy recomendable Deadpool.

Los diez últimos años demostraron que las películas basadas en cómics son un “fácil” recurso para tener un sello de calidad, ya sea por las diversas entregas de Marvel, como por la última trilogía de Batman o adaptaciones como Sin City, Kingsman: Servicio secreto, Watchmen o Kick-Ass, entre otras.

El personaje que viene al caso en esta ocasión es nada más y nada menos que Deadpool, integrante del universo Marvel que hace su primera aparición como villano en una edición del cómic New Mutants y más tarde en ediciones de X-Force. Los creadores de Deadpool -Rob Liefeld y Fabian Nocieza-, decidieron darle un giro para que en lugar de ser un villano-mercenario sea un mercenario-antihéroe con una mente totalmente inestable, característica que lo torna único y lo dota de características muy interesantes.

La película estrenada el jueves pasado es una especie de Spin-Off de X-Men, ya que Deadpool aparece en una sus entregas como enemigo del Wolverine, en Wolverine: Orígenes (2009). Ryan Reynolds, quién lo interpretó en la precuela de la exitosa saga es también el protagonista de este nuevo film.  Con Deadpool Reynolds, muchas veces resistido por la prensa por algunas de sus interpretaciones (sobre todo la poco aclamada Linterna Verde, de 2011), logró su esperada revancha.

Otro punto importante para que la película haya tenido vida es que el actor canadiense fue un gran impulsor de este proyecto, ya que reconoció que quedó enamorado de su personaje en 2009 cuando se enfrentó al emblemático Wolverine (interpretado por Hugh Jackman).

En el 2011 Fox pudo confirmar la película otorgándole la dirección al debutante Tim Miller, que sólo contaba con haber escrito la historia de Gigantes de Acero (2011).

La historia de Deadpool gira en torno a Wade Wilson, un asesino a sueldo de Nueva York, que una noche en un cabaret conoce a Vanessa (interpretada por la actriz brasileña Morena Baccarin, quien ya demostró su potencial en series como Homeland y Gotham), de la cual se enamora y establece una relación. Todo parecía ir bien en la vida de Wade hasta que le diagnostican cáncer terminal en múltiples órganos, por lo que se ve obligado a aceptar la oferta de un hombre para curarlo y a su vez darle súper poderes.

El problema para Wade es que al aceptar esta oferta debió ser inyectado por compuestos especiales y torturado con métodos espantosos. Esto mismo lo curó de su enfermedad, pero lo que él jamás imaginó es que su rostro iba a quedar gravemente desfigurado. Esto le significó dos serios problemas:

– Le sería muy difícil volver con su pareja, ya que la había abandonado sin despedirse y no es un chiste volver con una cara parecida a la de Fredy Kruger y un rostro tan amenazante como el de Mickey Rourke en Sin City.

– ¿El otro problema? Sería considerado un monstruo para el resto de la sociedad.

Con estos dos puntos podemos suponer que la vida de Wade Wilson estaría perdida, pero esta mutación les dejó un factor fundamental; darle la cura del todo, es decir, sanar de cualquier tipo de herida, cosa que para un asesino a sueldo como Wade es un arma brillante para poder enfrenarse a lo que venga. En síntesis, nace Deadpool con el objetivo de encontrar y asesinar a Ajax, quién lo torturó y le desfiguró todo su rostro.

La película de Deadpool es recomendable, sobre todo para los amantes del cómic. Teniendo muchos aspectos interesantes para destacar, como por ejemplo, la característica del personaje, que es un mercenario que no tiene ningún problema en matar a 50 matones en una pelea, pero a su vez jugando con su personalidad humorística y completamente absurda. Además, no debemos dejar de lado la actuación de Reynolds, que demuestra que no es para una nada un actor de segunda línea.

Si quieren ver acción complementándose con toques bizarros y humor absurdo no pierdan la oportunidad de ver Deadpool, que cuenta con un ritmo atrapante sin tener altibajos. La mejor película en lo que va del 2016.

Rodrigo Martínez

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas