América Latina

11 diciembre, 2015

Para Lula el intento de destitución de Rousseff no tiene «base jurídica ni sentido”

En una entrevista brindada al diario El País de España, el ex presidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva criticó duramente el proceso de juicio político iniciado contra la actual mandataria Dilma Rousseff y defendió sus políticas de gobierno.

En una entrevista brindada al diario El País de España, el ex presidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva criticó duramente el proceso de juicio político iniciado contra la actual mandataria Dilma Rousseff y defendió sus políticas de gobierno.

El pedido de impeachment del titular de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, contra Rousseff «no tiene ni base legal o jurídica ni sentido», señaló Lula. Para el dirigente del Partido de los Trabajadores (PT) Cunha «actúa por venganza, de una manera irresponsable, sin tener en cuenta el país».

Cabe recordar que la semana pasada el presidente de la cámara baja del país más grande de Sudamérica, aceptó luego de varias idas y vueltas el pedido de juicio político contra Rousseff. Cunha es el principal referente opositor, pertenece al Partido Movimiento Democrático de Brasil (PMDB) que es, paradójicamente, aliado del PT en el gobierno pero hace meses es la cara visible de un grupo de dirigentes que quieren a toda costa destituir a la mandataria.

Los partidos de la oposición que buscan que Rousseff abandone el cargo presentaron diversos pedidos de juicio político argumentando que la mandataria violó las leyes fiscales del país y manipuló las finanzas públicas. Una de sus piedras de toque es la resolución del Tribunal de Cuentas brasileño que no aprobó el presupuesto presentado por el Ejecutivo concerniente al año 2014, por supuestamente “haber modificado el déficit”.

En este sentido Lula señaló en la entrevista antes mencionada que «lo que la presidenta Dilma Rousseff ha hecho es lo que todos los presidentes hacen alguna vez: financiar proyectos sociales y pagarlos después a través del Estado».

Asimismo señaló que «con el impeachment no se juega. Las publicaciones internacionales más serias del mundo entero están contra este proceso de impeachment».

Esta semana el Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil ordenó que se postergue el accionar de la comisión de la Cámara de Diputados que debe tratar el pedido de impeachment contra la jefa de Estado. Según la Justicia, debe evaluar posibles irregularidades en la conformación del órgano de evaluación.

Consultado sobre si, a diferencia de su gobierno donde se gobernó «para los pobres sin enfrentarse a los ricos», Dilma Rousseff «se pelea con todos», el ex presidente brasileño respondió: «Yo sostuve siempre que gobernaría para todos, pero que mi preferencia serían los más pobres a fin de que subieran por lo menos un escalón. Por eso colocamos el hambre como el compromiso primordial. Y conseguimos acabar con el hambre. Dilma Rousseff ha continuado haciendo eso».

Lula recordó que cuando asumió la presidencia por primera vez en 2002 se dijo a sí mismo: «No puedo fallar, porque si fallo jamás otro trabajador va a ser presidente de de la República. Por eso hablé con empresarios, con banqueros, con trabajadores, con parados, con recogedores de cartón, con todos».

«Para que el trabajador esté bien, es necesario que la empresa esté bien. Si el sistema financiero quiebra, lo que quiebra es el país. Y la cosa funcionó. Muchos dicen que Lula tuvo suerte. Pero suerte es lo del Barcelona, que tiene a Neymar, a Luis Suárez y a Messi jugando juntos», añadió.

Finalmente ante la pregunta de que opina tanto de las elecciones que se sucedieron en Venezuela como las que se vendrán en España el 20 de diciembre, el dirigente respondió: «La muerte de Hugo Chávez cambió muchas cosas. No es fácil ser un líder como Chavez. Él conseguía gobernar Venezuela aún con todas las dificultades. Hay una diferencia muy grande entre el liderazgo de Chávez y el de cualquier otro en Venezuela. Maduro ha pagado un poco eso. Aunque aún tiene tiempo, lo que pasa es que no tiene que hacer lo que ha hecho hasta ahora».

En cuanto a España se limitó a decir que «por primera vez no existe esa dualidad PSOE-PP, hay cuatro fuerzas políticas. Y yo creo que así es mejor, con más opciones. Vamos a ver cómo le va a Podemos. Podemos, como todo partido nuevo, se parece al PT cuando alcanzó su primera alcaldía: muchas ambición, mucha voluntad, uno piensa que puede hacerlo todo». «Después surgen los problemas con las instituciones o con la burocracia. Pero me gustaría que ellos tuvieran un gran éxito», concluyó.

 

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas