Nacionales

10 diciembre, 2015

Cristina Fernández: “Después de doce años podemos mirar a los ojos a todos los argentinos”

El miércoles 9 de diciembre a las 24 finalizó, por orden judicial, el mandato de la presidenta Cristina Fernández. Unas horas antes se dirigió a centenares de miles de personas en la plaza de Mayo y se despidió haciendo un balance de su gobierno y el de Néstor Kirchner.

El miércoles 9 de diciembre a las 24 finalizó, por orden judicial, el mandato de la presidenta Cristina Fernández. Unas horas antes se dirigió a centenares de miles de personas en la Plaza de Mayo y se despidió haciendo un balance de su gobierno y el de Néstor Kirchner.

Con un discurso que duró 45 minutos, repasando las principales medidas tomadas durante los últimos doce años y medio y alertando sobre el futuro, Cristina Fernández se despidió de la militancia de las organizaciones y los miles de autoconvocados que asistieron a la plaza, frente a la Casa Rosada.

“Nunca hubo un período histórico en el que en forma continua, sin interrupciones haya asumido un cuarto gobierno constitucional, luego de tres gobiernos constitucionales que lo precedieron; no lo pudo lograr Yrigoyen, no lo pudo lograr Perón, nosotros vamos a entregar el gobierno”, remarcó la ahora ex mandataria.

Se refirió también al traspaso de mando, que finalmente se realizará en la casa de gobierno y será el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, quien entregue el bastón y la banda presidencial a Mauricio Macri. “Me hubiera gustado poder entregar los atributos del mando ante la Asamblea Legislativa, máximo órgano popular y federal de nuestro país”, afirmó y cuestionó: “He visto muchas medidas cautelares, contra la Ley de Medios, contra decretos del Poder Ejecutivo pero les puedo asegurar que en mi vida pensé que iba a ver un presidente cautelar -durante doce horas- en mi país”.

En relación a esa intervención de la Justicia, pero también a las tensiones que caracterizaron su vínculo a lo largo de su gobierno, indicó: “Necesitamos que los poderes del Estado se democraticen, que sirvan a todos los ciudadanos, que no sean el ariete de la democracia y de los gobiernos populares y mucho menos del pueblo”.

La presidenta con mandato cumplido aseguró: “Creemos en lo que hemos hecho y tenemos que tener la actitud positiva para ayudar a que esas cosas no puedan ser destruidas”.

“Esta Argentina que dejamos con 119 nietos recuperados; que dejamos con el ejemplo al mundo de que no hay impunidad”, indicó en relación a las conquistas en materia de derechos humanos y políticas de memoria, una de las banderas de sus gobiernos. De acuerdo a sus palabras el Frente para la Victoria (FpV) se va del Ejecutivo pudiendo “mirar a los ojos de las Madres, de las Abuelas de Plazo de Mayo, de HIJOS”.

“Podemos mirar a los ojos de los trabajadores para decirles que nunca los traicionamos, para decirles que siempre tuvieron paritarias libres, que nunca les reclamamos ningún pacto social de salarios”, sumó y comenzó a ennumerar a todos los sectores sociales con quienes desde su óptica han cumplido: científicos, universitarios, docentes, comerciantes, empresarios, productores, entre otros.

Palabras especiales dedicó a los trabajadores de prensa que “nunca tuvieron la libertad que tuvieron durante nuestro gobierno hasta para difamar algunos, calumniar otros y también muchos decir lo que piensan”. Les pidió que “actúen de la misma manera a partir de ahora”.

También se refirió de forma específica a los jubilados “que hoy, luego de recuperar la administración de los recursos de los trabajadores que habían sido privatizados, hemos dado cobertura previsional al 97% de la población argentina con una Ley de Movilidad Jubilatoria ejemplar en el mundo”.

“Podemos mirar a los ojos de los que aún no tienen trabajo o tienen un trabajo no registrado, porque les hemos asegurado el derecho, no el plan, el derecho de la Asignación Universal por Hijo que les permite educación y salud a nuestros niños”, mencionó también, en relación a una de las políticas centrales del gobierno.

La plaza estalló en aplausos cuando desde el público alguien mencionó a la juventud: “A los ojos de los jóvenes no los miro porque en ellos me miro yo”, clamó.

La ennumeración continuó: “Podemos mirar a los ojos de los viejos trabajadores y de los jóvenes trabajadores del petróleo argentino porque les hemos devuelto la empresa de bandera, nuestra YPF”.

“Podemos mirar no solo a los trabajadores de Aerolíneas Argentinas, sino a todos los argentinos que gracias a la recuperación de nuestra línea de bandera, pueden viajar y conectarse con todo el país y desarrollar el turismo”, aseguró también.

Sumó a la lista otro de sus caballitos de batalla: “Podemos mirar a los 42 millones de argentinos y juntos mirar al cielo para saber que ahí están orbitando los dos primeros satélites creados por los argentinos”.

“También podemos mirar o escuchar por allí más que mirar, el aleteo de los buitres, pero estoy convencida que hay una conciencia nacional, que el desendeudamiento y la necesidad de tener autonomía no es una cuestión ideológica, sino una cuestión estrictamente operativa y cuando digo operativa, lo digo pensando en el país, lo digo pensando en su economía”, planteó, alertando sobre el futuro de la negociación con los holdouts.

Infaltable fue también la referencia a su predecesor en el gobierno nacional: “Si hubo un hombre en este país que supo construir autoridad y respeto para esta Casa Rosada, se llamó Néstor Carlos Kirchner”. Cristina Fernández no se quedó allí sino que explicó que la autoridad a la que refería “se construye logrando el respeto y la confianza del pueblo” y que esta “se construye cuando cada argentino piense como piense, sabe que el que está sentado en el sillón de esta Casa, es el que toma las decisiones él y que cuando lo hace, lo hace en beneficio de las grandes mayorías populares”.

Como cierre, incitó a los presentes a seguir militando y participando de la vida política del país: “Cada uno de ustedes, de los 42 millones de argentinos, tiene un dirigente adentro”. “Cuando cada uno de ustedes (…) sienta que aquellos en los que confió y depositó su voto, lo traicionaron, tome su bandera y sepa que él es el dirigente de su destino y el constructor de su vida».

La ahora ex mandataria finalizó el masivo acto remarcando lo que entiende es su legado principal: “El empoderamiento popular, el empoderamiento ciudadano, el empoderamiento de las libertades, el empoderamiento de los derechos”.

“Gracias por tanta felicidad, gracias por tanta alegría, gracias por tanto amor, los quiero, los llevo siempre en mi corazón y sepan que siempre voy a estar junto a ustedes”, dijo y bajo del escenario dispuesto de espaldas a la Rosada entre aplausos y cantitos.

 

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas