América Latina

4 diciembre, 2015

Hacia el 6D: Cierres de campaña y operaciones mediáticas de alcance internacional

La tarde y la noche del jueves presentaron dos actos -muy diferentes- de cierre de campaña, en medio de operaciones mediáticas que insisten en dar al chavismo por derrotado, cuando estudios más precisos anuncian que la elección no está definida.

La tarde y la noche del jueves presentaron dos actos -muy diferentes- de cierre de campaña, en medio de operaciones mediáticas que insisten en dar al chavismo por derrotado, cuando estudios más precisos anuncian que la elección no está definida.

El acto del chavismo se realizó en la Avenida Bolívar, un objetivo ambicioso por cuanto ese fue el lugar donde se realizaron las mayores concentraciones de la Revolución Bolivariana. Por caso, el impactante cierre de campaña de Chávez rumbo a la elección del 7 de octubre de 2012, aquel día de lluvia que quedará marcado durante generaciones.

Sin embargo, en un contexto muy diferente, la convocatoria encabezada por Nicolás Maduro no desentonó: miles de personas se reunieron desde el mediodía, participando de un acto con alto contenido político ideológico, donde el presidente convocó a “derrotar a la burguesía que le ha hecho la guerra al pueblo”.

En su discurso, que duró casi dos horas -lapso en el que fue interrumpido para que un trovador llanero cantara algunos joropos muy populares-, el mandatario volvió a señalar a EEUU: “El imperio quiere destruir la Revolución Bolivariana por muchos motivos, pero uno central es robarle el petróleo a nuestra Patria. Así fue en el pasado, pero sea como sea, el petróleo será de los venezolanos o no será de nadie en este mundo».

En contraposición a los candidatos de la oposición, Maduro destacó que «los candidatos del Gran Polo Patriótico son pueblo, no son élites. Ninguno es un burgués, ninguno recibe llamadas de una embajada gringa para darle órdenes. Se deben única y exclusivamente al pueblo de Venezuela», destacó.

«Frente a este pueblo consciente y patriota les digo: hemos venido de menos a más en la campaña, y ahora el chavismo está mandando y listo para ganar «, expresó, en un clima de optimismo general entre los presentes.

«Veamos el domingo 6 de diciembre como una oportunidad que nos da la vida para decirle a la derecha, a la burguesía parasitaria y al mundo entero de qué fuerza moral está hecho el pueblo de Venezuela», agregó, convocando a ir desde las 5 de la mañana “a la batalla moral para defender el derecho a la paz, a la vida, a tener una Patria libre y soberana” con las figuras de Bolívar, Sucre, Andresote, Zamora y Chávez como ejemplos.

Concierto de la unidad opositora

Con características muy diferentes y una concurrencia varias veces menor, la alianza opositora realizó un evento en la zona este de la Gran Caracas, un sector donde vive población de ingresos medios-altos que forma parte de su “territorio seguro” en términos electorales.

Allí, los principales candidatos del Distrito Capital y del Estado Miranda se reunieron con figuras de la música y la farándula, entre los cuales se encontraban Soledad Bravo y conocidos humoristas de la televisión. En el discurso de cierre, el coordinador de la Mesa de Unidad Democrática (MUD), Jesús “Chúo” Torrealba, centró parte de su discurso en la deslegitimación del proceso electoral, al que calificó como “el más sucio y más tramposo de los últimos años”.

Operaciones mediáticas que mueven a la preocupación

En los últimos días, el tono de los principales dirigentes de derecha tuvo una leve pero significativa variación respecto a sus expectativas de cara al resultado electoral. Si bien no abandonó el optimismo, comenzó a tener mucha más fuerza la denuncia de un hipotético fraude, lo que es interpretado por el chavismo como un reconocimiento de la recuperación que indican incluso las encuestas difundidas por la oposición.

Esta situación alerta ante la posibilidad del desconocimiento de los resultados, lo cual podría ser acompañado por acciones violentas como las registradas en ocasión del triunfo electoral de Maduro, en 2013, cuando el candidato perdedor, Henrique Capriles, lideró el desconocimiento de las instituciones y en diversos ataques a símbolos del chavismo fueron asesinadas 11 personas, a manos de grupos de choque de características fascistas, que luego hicieron su reaparición con la campaña “La Salida”, con al que se pretendió derrocar al gobierno por la fuerza.

En este marco, resulta preocupante el papel de los medios de comunicación de mayor alcance a nivel mundial, que presentan a la jornada del domingo como si se tratara de una única elección y replican la matriz de un amplio triunfo opositor, alentada por encuestadoras que no pocas veces han fallado -por mucho- sus pronósticos.

En realidad, se trata de 114 elecciones que se definirán por realidades territoriales muy específicas y diferentes entre sí. A su vez, no es posible afirmar que incluso obteniendo una mayoría de votos, la oposición o el chavismo automáticamente van a controlar la Asamblea, porque pueden existir circuitos donde las diferencias absolutas sean grandes pero el resultado en cantidad de diputados sea el mismo que en otras donde las diferencias en cantidad de votos sean mínimas.

De acuerdo a uno de los estudios más serios que circularon en las últimas semanas, elaborado por el sociólogo Javier Biardeau, se puede estimar como probable que la elección se defina a partir de los resultados que se den en 21 -de un total de 83- circuitos nominales considerados clave por el número de diputados en disputa, donde en principio nadie puede afirmar con certeza que ganará una u otra fuerza. Y donde no existen sondeos difundidos por las empresas encuestadoras.

En respuesta a las manipulaciones mediáticas, la agencia de noticias oficial, AVN, elaboró un artículo llamado “Las noticias más censuradas sobre las elecciones en Venezuela”, con un listado contundente de omisiones y falsificaciones importantes.

El cuadro se agrava si consideramos artículos como el publicado por el monárquico periódico ABC, de Madrid, que en su edición del jueves 3 de diciembre alienta abiertamente a un golpe de Estado de un sector del Ejército.

Uniendo los datos hacia una mirada integral, la intensidad del mensaje que se apresura a dar como ganadora a la oposición de derecha, advirtiendo por enésima vez del fraude si no se concreta, contribuye objetivamente a crear un clima de violencia que contradice el discurso demócrata de varios actores internacionales -ligados a la derecha de América Latina, el Estado español, Gran Bretaña y EEUU-, quienes intervienen sobre Venezuela de un modo inusual. Casi como si prepararan el terreno para una serie de eventos inconfesables.

Fernando Vicente Prieto, desde Caracas – @FVicentePrieto

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas