Mundo Gremial

27 noviembre, 2015

En una maratón legislativa, se aprobó la expropiación del Bauen

Diputados aprobó con un ajustadísimo quorum un paquete de más de 90 leyes, en la última sesión legislativa del año. Entre las leyes que recibieron media sanción se cuentan la creación de Yacimientos Carboníferos Fiscales, de un Fondos Nacional Citrícola y la expropación definitiva del Hotel Bauen a favor de la cooperativa de trabajadores que lo administra desde 2003.

El clásico “maratón” de fin de año de Cámara de Diputados este año se adelantó algunas semanas, gracias a las urgencias del cronograma electoral. El bloque del Frente Para la Victoria (FPV) aprobó, con un quórum ajustadísimo logrado gracias a la presencia de algunos diputados de izquierda, más de 90 nuevas leyes, entre ellas la expropiación del hotel Bauen, que así pasa definitivamente a manos de sus trabajadores.

Este jueves 26 el bloque de diputados del FPV hizo caso omiso del pedido de la oposición de no aprobar más iniciativas legislativas hasta que se concrete la renovación del cuerpo, después del 10 de diciembre. En la última sesión del año el bloque oficialista logró el quórum y aprobó 90 nuevas leyes.

Ante la decisión de las bancadas del PRO, la UCR, la Coalición Cívica, el Frente Renovador, el socialismo y Compromiso Federal de no dar quórum, el piso de diputados se garantizó gracias a la presencia de los legisladores de Unidad Popular (Claudio Lozano, Antonio Riestra y Víctor De Gennaro), del FIT (Nicolás del Caño, Myriam Bregman y Pablo López), Alcira Argumedo de Proyecto Sur y Victoria Donda del Frente Progresistas.

La sesión abrió con el tratamiento del proyecto de creación de Yacimientos Carboníferos Fiscales Sociedad del Estado, proyecto que apunta centralmente a resolver el problema histórico de la comunidad de Río Turbio, vinculada a la mina carbonífera. Pasado el mediodía, cuatro diputados del oficialismo abandonaron el recinto (los tres riojanos Tineo, Herrera y Madera, además de la bonaerense Dulce Granados) y tuvo que convocarse a un cuarto intermedia que se hizo interminable hasta que el oficialismo pudo traer a Carlos Kunkel, Gloria Bidegain y el tucumano Isaac Bromberg.

Otro proyecto importante que consiguió media sanción fue la expropiación definitiva del hotel Bauen para sus trabajadores, que organizados en cooperativa lo vienen dirigiendo y administrando desde el año 2003, luego de que sus dueños presentaran la quiebra en el contexto de la crisis de 2001.

El texto de la ley de expropiación, que contó con la aprobación unánime de los 129 legisladores presentes, es una síntesis realizada por el diputado Carlos Heller (Partido Solidario) de cinco proyectos presentados en los últimos años.

Los anteriores dueños del hotel, la Sociedad Anónima Mercoteles, denunciaron este jueves a través de una solicitada que el proyecto de expropiación en realidad se trata de un intento de “apropiación ilegítima”: “los cinco proyectos de ley que impulsan la expropiación se basan en mentiras y falsas acusaciones desestimadas por la Justicia en todas las instancias, incluida la Corte Suprema”.

La historia del hotel es una clara parábola del neoliberalismo en el país. Fue construido en 1978 por la familia Iurcovich con fondos del famoso Banco Nacional de Desarrollo (préstamos que nunca fueron cancelados) para alojar a las visitas internacionales convocadas por el Mundial de Fútbol organizado por la dictadura. Los años ochenta fueron la época dorada del hotel y en los noventa fue sede de encuentros del peronismo provincial (al punto de darle su nombre al conocido como Grupo BAUEN).

A fines de la década el hotel ya no podía competir con las cadenas hoteleras internacionales y en 1997 Iurcovich llegó a un acuerdo con el grupo chileno Solari, que no cumplió con los compromisos de pago y presentó quiebra. Luego de esto pasó a propiedad de la empresa Mercoteles, también de la familia Iurcovich, quien gestionó el hotel hasta que en el marco de la crisis de 2001 se presentó a convocatoria de acreedores, quebró y dejó a los trabajadores en la calle.

A lo largo de 2002 sus trabajadores comenzaron a organizarse y a tratar de volver a poner en funcionamiento el hotel, relacionándose con el originial y pujante movimiento de empresas recuperadas argentino, hasta que finalmente se constituyeron como cooperativa en 2003. Hoy el hotel tiene 170 habitaciones en funcionamiento, 6 salones de conferencias (por los que constantemente pasan diversas iniciativas políticas, sociales y culturales), una confitería y emplea a 130 trabajadores.

La media sanción de la ley estableció la expropiación a cambio de la deuda que los anteriores dueños registran con el Estado por los créditos impagos con el BANADE y la AFIP. Además se estipuló que los trabajadores organizados en la Cooperativa de Trabajo Buenos Aires Una Empresa Nacional Limitada (Bauen) deberán ceder parte de las instalaciones “para el desarrollo de prácticas educativas laborales que permitan el aprendizaje de oficios relacionados con la hotelería”.

Además se establecen diversos convenios con universidades públicas para “realizar prácticas relacionadas con las carreras de turismo, gastronomía, hotelería, cooperativismo y socioculturales, con el fin de facilitar la posterior inserción laboral de los interesados”.

El abogado de la cooperativa, Diego Carbone, declaró a Télam que se trata de un “un paso muy importante para la definitiva tranquilidad de los 130 trabajadores de la Cooperativa y es el resultado de muchos esfuerzos” y agregó que la aprobación se logró “gracias a que el proyecto fue tramitado en el Congreso Nacional, ya que si era gestionado en la Legislatura porteña no pasaba”.

Otras de las leyes aprobadas dentro del paquete de 90, fueron una indemnización para trabajadores de Gas del Estado, de Segba y de Petroquímica Fiscales, que quedaron fuera del Programa de Propiedad Participada luego de las privatizaciones; un beneficio para ex trabajadores de Canal 13 y Canal 11; dos dictámenes para repartir ganancias entre trabajadores telefónicos y las empresas y la creación del Fondo Nacional Citrícola. También se aprobó la expropiación definitiva de Industrias Metalúrgicas y Plásticas Argentina (IMPA), una de las principales empresas recuperadas del país, en manos de sus trabajadores desde fines de los 90.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas