América Latina

26 noviembre, 2015

La Revolución Bolivariana desde una mirada feminista

En el ciclo de entrevistas realizadas a los movimientos populares venezolanos de cara a las elecciones del 6 de diciembre, dialogaron con Notas-Periodismo Popular, Francis Monterola y Yolanda Saldarriaga, militantes de la Escuela de Feminismo Popular Identidades y Sexualidades Revolucionarias.

En el ciclo de entrevistas realizadas a los movimientos populares venezolanos de cara a las elecciones del 6 de diciembre, dialogaron con Notas-Periodismo Popular, Francis Monterola y Yolanda Saldarriaga, militantes de la Escuela de Feminismo Popular Identidades y Sexualidades Revolucionarias.

– ¿Qué es la Escuela de Feminismo Popular Identidades y Sexualidades Revolucionarias (EFPISR)? ¿Cómo se conforma?

– Francis Monterola (FM): La EFPISR es un espacio de articulación de organizaciones de mujeres, de individualidades y colectivos. Nos juntamos con el objetivo político de construir una nueva mirada del feminismo desde las bases, las mujeres organizadas, aquellas que se encuentran construyendo comunas, las pobladoras, las compañeras que han militado en distintos espacios del feminismo. Y en este momento histórico de la Revolución Bolivariana, nos juntamos y decidimos avanzar hacia una plataforma de articulación.

Yolanda Saldarriaga (YS): Los antecedentes de la Escuela son espacios de articulación de organizaciones mixtas como Pobladores, la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora (CRBZ), la Asociación Nacional de Medios Comunitarios Libres y Alternativos (ANMCLA) y colectivos de mujeres feministas, que decidimos que la formación era nuestra excusa para juntarnos y apoyarnos, porque la lucha de género en las organizaciones mixtas es muy compleja. Desde allí empezamos a hacer encuentros nacionales y se fue gestando un espacio de articulación permanente, que ahora tiene presencia en seis Estados del país y articulaciones en diez Estados más con colectivos diversos.

– ¿Cuáles son los avances en la lucha feminista conquistados durante la Revolución Bolivariana?

– YS: El marco legal venezolano es de avanzada respecto a la lucha de las mujeres. La Constitución está escrita en lenguaje no sexista, reconoce en el artículo 88 el trabajo doméstico como un trabajo que genera riqueza, que hace parte de la economía del país y reconoce el derecho de las mujeres a tener la cantidad de hijos deseados. A partir de ese marco, se ha desarrollado la Ley del Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, que reconoce más de 20 formas de violencia y las tipifica como delitos, incluyendo el femicidio, la inducción al suicidio y la violencia patrimonial.

A su vez, en la Ley Orgánica del Proceso Social del Trabajo, los trabajadores y las trabajadoras tienen un amplio período de pos natal y de lactancia. También contempla la posibilidad de que las mujeres trabajadoras tengan condiciones dignas, como la inamovilidad laboral para hombres y mujeres que tengan hijos menores de dos años. Son derechos que dignifican al pueblo trabajador y a los hijos y las hijas de ese pueblo.

FM: Otra política importante es la que llevan las defensoras comunales, que son compañeras que han constituido los comités de equidad de género en las comunas y están avocadas a hacer un trabajo de identificación de todos los casos de violencia.

YS: También hay una serie de reivindicaciones del pueblo en general, que tienen características que ayudan a que las mujeres hayan mejorado sus condiciones de vida, como las misiones educativas. Antes las mujeres no podían acceder porque el horario y la distancia no les servían, porque tenían su triple jornada. Ahora el 60% de la matrícula de las misiones es de mujeres. Así, con esas nuevas condiciones de horario flexible, de cercanía a la casa y la municipalización de la educación superior, logrando que haya universidades en todos los municipios del país, las mujeres pueden estudiar.

Por otra parte, en el acceso a la tierra y a la vivienda, en comparación con la cifra mundial que expresa que las mujeres solo tienen acceso a la titularidad de la tierra en un 1%, en Venezuela es muy superior, porque las mujeres desde los procesos organizativos han podido acceder como propietarias.

– ¿Y qué queda pendiente?

– FM: Nosotras proponemos para este momento histórico central la comuna antipatriarcal, porque en ella están inmersas un montón de reivindicaciones y debates que hay que dar. Por ejemplo el tema del aborto, porque debatir el aborto en Venezuela para nosotras sigue siendo un reto, una deuda dentro del proceso del chavismo y en la lucha histórica de las mujeres en este país.

A su vez, avanzar en el tema de la violencia contra las mujeres. Es necesario generar muchas otras condiciones para que las mujeres víctimas de violencia puedan salir de esos procesos.

Asimismo, hay que avanzar en la construcción de espacios colectivos para el cuidado de las niñas y niños. Nosotras creemos que deben generarse todas las condiciones para que las mujeres podamos participar activamente en la construcción de la comuna y que el cuidado de los niños y las niñas no sobre cargue nuestra labor política ni la interrumpa.

YS: Igualmente, en la construcción de la comuna antipatriarcal, debe reconocerse el trabajo doméstico, como dice la Constitución, como un trabajo que le aporta riqueza a la sociedad, pero además debe socializarse. Que la comuna pueda construir espacios para que todo el trabajo doméstico sea una responsabilidad comunal y no individual de las mujeres como viene siendo hasta ahora.

También, en el marco del debate por el derecho al aborto, es necesario profundizar las políticas sobre salud sexual y reproductiva. La violencia obstétrica está tipificada y puede denunciarse, pero como todavía hay dificultades en la ejecución de la ley, sigue siendo bastante alta, al igual que la tasa de embarazo adolescente. Además la violencia y la sobrecarga de trabajo doméstico para las mujeres son temas que están muy poco trabajados culturalmente; a pesar de que existe una misión que se llama Madres del Barrio que realiza un esfuerzo por concretar en política pública el reconocimiento del trabajo doméstico, otorgando becas a las madres en los barrios.

Culturalmente es mucho lo que nos falta avanzar, hay muchos más avances legales y de política pública formal, tiene que ver con la revolución cultural que tenemos que profundizar y sólo en el marco del socialismo y la construcción del Estado comunal va a ser posible.

– ¿Cuál es la campaña propuesta desde la escuela para las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre?

– YS: La EFPISR viene participando en la Campaña Popular Hugo Chávez (CAPHUCHA), que es un espacio de los movimientos sociales que pretende, más allá de reivindicar a un candidato o candidata, reivindicar al chavismo. Consideramos que el chavismo, como construcción histórica, tiene muchas cosas por hacer, especialmente en este momento de arremetida de la derecha mundial y criolla. Estamos reivindicando la lucha, la esperanza y la defensa del proceso. Por eso, estamos participando en esa campaña posicionando en los barrios y en las comunas la necesidad de profundizar la revolución.

Nosotras las mujeres somos un sector que todavía tiene mucho por ganar. Hemos avanzado bastante, pero no es ni la mitad del camino de lo que nosotras necesitamos para tener una vida digna y sabemos que eso sólo se va a lograr en revolución.

Entonces, la Asamblea es el espacio donde vamos a poder luchar por construir un nuevo Código Penal, donde ninguna de las luchas del pueblo sea criminalizada como hasta ahora aún lo es, donde la lucha por la tierra, por la vivienda y el aborto son delitos. Este código establece que los hombres que participen en el aborto, si lo hacen por la buena moral de su familia, tienen menos pena. Eso es una expresión del Estado patriarcal demasiado evidente y la Asamblea Nacional va a ser el espacio para dar esas peleas.

– ¿Qué análisis realiza la escuela del escenario electoral?

– FM: De cara al 6 de diciembre lo que se juega es la continuidad de la Revolución Bolivariana y eso en un contexto de guerra económica, de arremetida hacia nuestro compañero Maduro, es un panorama bastante difícil. Creo que es una de las elecciones más difíciles que ha enfrentado el chavismo en estos años. Sin embargo, seguimos confiando que aquí hay un pueblo chavista que se la va jugar este 6 de diciembre por la continuidad del proceso revolucionario.

YS: La matriz y el esfuerzo de la derecha por desvirtuar el proceso, por convencer al pueblo de que está equivocado, que la construcción del socialismo no es posible, que fracasó la posibilidad de crear una sociedad de justicia e igualdad, ha logrado captar un sector de la población. De todas maneras, sigue habiendo una mayoría de pueblo chavista, claro que las estrategias de la derecha se van a combatir con más poder popular; y la guerra económica va a superarse con producción nacional. En eso está hoy el pueblo y sabe que la batalla por la asamblea legislativa es muy importante, porque es la posibilidad de continuar construyendo y consolidando el estado comunal.

Natalia Burunov, desde Caracas – @laURSSok

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas