Nacionales

25 noviembre, 2015

30 años de la Universidad en la cárcel: capítulo Ezeiza Mujeres

El viernes pasado se desarrolló uno los festejos programados por los los 30 años del programa UBA XXII de Educación en Cárceles, en este caso en el Centro Universitario Ezeiza (CUE) que funciona en la Unidad número IV de mujeres. Con autoridades de la UBA, docentes, talleristas, estudiantes y la presencia de miembros del Servicio Penitenciario Federal, se llevó a cabo una jornada cargada de momentos intensos, en la que se celebraron los logros, se señalaron deudas y se dejaron planteados desafíos del programa de cara al futuro.

El viernes pasado se desarrolló uno los festejos programados por  los los 30 años del programa UBA XXII de Educación en Cárceles, en este caso en el Centro Universitario Ezeiza (CUE) que funciona en la Unidad IV de mujeres. Con autoridades de la UBA, docentes, talleristas, estudiantes y la presencia de miembros del Servicio Penitenciario Federal, se llevó a cabo una jornada cargada de momentos intensos, en la que se celebraron los logros, se señalaron deudas y se dejaron planteados desafíos del programa de cara al futuro. Fiel a la historia del programa el evento estuvo atravesado por la tensión que existen en la convivencia de dos instituciones con lógicas muy distintas, la cárcel y la universidad.

En todo el evento se destacó la importancia de un programa de estas características tanto desde el punto de vista de las autoridades, que lo presentaron como una experiencia universitaria pionera, como por parte de las estudiantes, que expresaron que en muchos casos no hubieran podido acceder a la educación universitaria de no ser por la existencia de la universidad en la cárcel.

Actualmente en la Unidad IV de mujeres de Ezeiza se dictan dos carreras universitarias de manera completa, Sociología y Letras, y el CBC de varias otras. La jornada estuvo cargada de entusiasmo, compromiso y voluntad de reforzar y renovar esta experiencia, incluso existió la promesa por parte de las autoridades de la UBA de comenzar el dictado de la carrera de Derecho a partir del año 2016. También se plantearon algunos interrogantes, uno de ellos es la dificultad de seguir estudiando una vez recuperada la libertad y el rol de la universidad en este proceso.

En el CUE no sólo pueden ingresar las personas que terminaron el secundario, sino que desde el programa se extienden varios talleres extracurriculares, que permiten que las mujeres que no tienen los requisitos para cursar una carrera universitaria, puedan participar. Esto se expresó, por ejemplo, en la exposición de varias poesías, producto del taller que lleva adelante la Asociación Civil Yo No Fui; en la presentación del trabajo de todo el año del taller de géneros “El cuerpo es mío” -impulsado por una ex estudiante del programa recibida de la carrera de Sociología y miembro de la agrupación La Mella en Cárceles-; en los trabajos del taller de computación sobre los 30 años del programa; y también en el cierre del taller de teatro que presentó una obra con un cuestionamiento muy fuerte al Servicio Penitenciario Federal.

Si bien el programa plantea que la Universidad vaya a la cárcel para garantizar el derecho a la educación, esto no se lleva adelante sin dificultades. Son sistemáticas las trabas que implementa el Servicio Penitenciario Federal, como las demoras en los ingresos, la pérdida de las autorizaciones para las bajadas de las estudiantes, los traslados, etc. La Universidad no es un actor neutral, genera las condiciones de posibilidad para que, en una institución como la cárcel, puedan constituirse sujetos críticos, sujetos pensantes y este fue el espíritu que atravesó todo el festejo.

Es representativa la obra de cierre que realizaron la mujeres del taller de teatro, en la que parodiaron el intento del Servicio Penitenciario Federal de prohibir la utilización de ropa negra. La imagen de la sala entera aplaudiendo la obra, mientras las penitenciarias mostraban sus caras largas, expresa alguna de las cosas que produce la Universidad en la cárcel. Seguramente tensiones similares volverán a vivirse el próximo lunes en los festejos en el Centro Universitario Devoto.

Nicolás Núñez – @NicoNuc

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas