Derechos Humanos

10 noviembre, 2015

«El sindicalismo tiene que dar una batalla por los familiares de desaparecidos»

Ante la aparición del nieto recuperado 118, Martín Ogando, Notas entrevistó a Santiago Etchemendi, secretario general de la Comisión Gremial Interna (CGI) del Banco Provincia. En esa institución trabajaba Jorge, padre desaparecido de Martín, y Virginia, su hermana. Desde la CGI participaron activamente en la búsqueda que se concretó la semana pasada.

Ante la aparición del nieto recuperado 118, Martín Ogando, Notas entrevistó a Santiago Etchemendi, secretario general de la Comisión Gremial Interna (CGI) del Banco Provincia. En esa institución trabajaba Jorge, padre desaparecido de Martín, y Virginia, su hermana. Desde la CGI participaron activamente en la búsqueda que se concretó la semana pasada.

– ¿Cuál es la relación entre la noticia de la aparición del nieto 118 y el trabajo que ustedes venían haciendo desde la Comisión Gremial Interna del Banco Provincia?

– En el año 1991 -todos éramos muy jóvenes- llega un día una señora con su nieta entregando una carpetita porque necesitaba trabajo. La nieta era Virginia, la hermana de Martín. Por ese entonces Virginia todavía no estaba buscando a su hermano, era Delia (la abuela) quién paralelamente seguía buscando y difundiendo la causa en Argentina y a nivel internacional.

Después Virginia se incorporó al banco y como cuenta Delia en algunos documentos que hay, ahí comenzó la búsqueda de su hermano.

El camino nos fue encontrando en distintos eventos que se hacían: charlas, aniversarios donde se propagandizaba la búsqueda. Nosotros fuimos participando como lo hemos hecho en todo lo que tiene que ver con los 28 compañeros desaparecidos que tenemos en el banco.

Después el fallecimiento de Virginia nos golpeó mucho porque era una compañera que transmitía mucha fuerza y serenidad a la hora de tratar el tema. Había hecho mucho en esa búsqueda.

Quizás eso nos empujó a hacer algo más. Hicimos un cartel que logramos, mediante un acuerdo con el banco, este institucionalmente en cada sucursal. También hicimos actos, hay un buen documental sobre este tema que Delia se había quedado sin copias para distribuir y logramos que se vuelva a editar.

Son pequeñas cosas, no estamos ni cerca de lo que hicieron la propia Delia o Virginia. Pero si estamos convencidos de que el sindicalismo tiene que dar una batalla por la situación de los familiares de desaparecidos. Porque cuando un compañero es despedido lo ayudamos, cuando tiene un hijo le regalamos algo, si está enfermo le damos una mano.

Acá es lo mismo. Pasó hace muchos años, pero el golpe es muy duro y sigue doliendo. En este caso era la restitución de alguien nacido en cautiverio, pero en otros casos (en el banco también) se logró que las instituciones le cedan puestos de trabajo a los familiares. En el banco entraron muchos compañeros bajo esa situación.

– ¿Están pensado desde la Comisión Interna, cuando pase un tiempo prudencial, contactarse con Martín?

– Si. Por respeto todavía no hemos charlado con Delia pero seguramente hagamos algo para tratar de conocer a Martín. Obviamente el tendrá su vida hecha pero cualquier cosa que nosotros podamos hacer nos va a tener al lado de él como nos hubiera tenido Jorge, que es el papá desaparecido y compañero del banco.

Lo tomamos desde ahí nosotros porque creemos que es lo que le falta al sindicalismo argentino. De hecho en los ’70 y durante la dictadura algunos sindicatos ocuparon el lugar de marcar a los activistas y luchadores. En nuestro caso creemos que hay que recuperar la memoria histórica que la dictadura cívico-militar trató de cortar. Esa memoria de lucha, de entrega, de pelear por una sociedad más justa, liberada.

Eso se trató de cortar de cuajo llegando al extremo de la muerte, la desaparición y el robo de identidad que, quizás, es más perverso que matar.

Por eso queremos transmitir y decirles a otros activistas sindicales, del campo popular, que tomen estos temas en sus manos. Salgamos a buscar a los hijos de nuestros compañeros que se llevaron. Ese es un orgullo muy grande que tenemos nosotros: volvió el hijo de un compañero que se llevaron y ayudamos a que venga.

 

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas