América Latina

9 noviembre, 2015

«El pueblo se organiza hasta para hacer su propia campaña y eso es gracias a Chávez»

De cara a las elecciones legislativas del 6 de diciembre en Venezuela, Notas entrevistó en Caracas a Iraida Morocoima del Movimiento de Pobladoras y Pobladores de Venezuela. La mirada de los movimientos populares de cara a unos comicios claves para la Revolución Bolivariana.

De cara a las elecciones legislativas del 6 de diciembre en Venezuela, Notas entrevistó en Caracas a Iraida Morocoima del Movimiento de Pobladoras y Pobladores de Venezuela. La mirada de los movimientos populares de cara a unos comicios claves para la Revolución Bolivariana.

– ¿Qué es Pobladoras y Pobladores? ¿Cómo surge este movimiento?

– El Movimiento de Pobladores y Pobladoras es una plataforma de varias organizaciones sociales que nos encontramos por el derecho a la ciudad, por una política autogestionaria que nace de los propios movimientos. Nos une lo urbano, somos varias organizaciones: están las Trabajadoras residenciales, que anteriormente se mal llamaban Conserjes, que cuidan los edificios; también se encuentran los Comités de Tierras Urbanas que surgen de los barrios que nacen a través de un decreto 1666 (año 2002) -donde yo también participé en mis inicios-, organización que era únicamente para entregar títulos de tierra, de barrios que antes eran zonas verdes y no se reconocían como barrios, y a partir que el comandante Hugo Chávez Frías comienza a reconocer el derecho a la tierra, le dan la tenencia de la tierra urbana.

A su vez, están los Movimientos de Inquilinos, que se encarga luchar contra los desalojos forzosos; esta es una organización que representa a los ocupantes de edificios organizados. Por último, donde yo milito actualmente, que son los Campamentos de Pioneros, que también como organización tiene el mismo tiempo que el Movimiento de Pobladores, porque comenzamos simultáneamente a construir una política para aquella gente que vivía hacinada, arrimada o sin vivienda.

El objetivo era que pudiéramos organizarnos para construir una nueva comunidad y una nueva forma de relacionarnos; que pudiésemos ver la autogestión como una forma de liberarnos del capital. Porque comenzamos a entender que teníamos que producir nuestra propia vivienda, pero también debíamos producir todo aquello que necesitábamos, para salir de la lógica mercantilista y entrar en una lógica de “convivencialidad”.

El Movimiento de Pobladores y Pobladoras, no se encarga únicamente de lo urbano y la vivienda, luchamos por el derecho a la ciudad, donde toda la gente más humilde que hace vida en ella, pueda producir, vivir y evitar ser excluidos o que nos alojen en los cerros de la ciudad, que era lo que pasaba antes.

– ¿Tienen alguna relación con la Gran Misión Vivienda Venezuela (GMVV)?

– Sí, el Campamento de Pioneros y el Movimiento de Pobladores participamos en la GMVV, a través de reuniones donde están las instituciones y movimientos populares. Que haya una GMVV donde los excluidos se le de vivienda digna es importante. Y estar nosotros allí, para decirle a la gente que no solamente se trata que el Estado le de la vivienda, sino que también la podemos producir para liberarnos, es más importante aún.

Nosotros nos reunimos con el Comandante y él con su visión futurista supo lo fundamental de esto, de estar dando la batalla, mostrando que la autogestión es posible y que todo lo que se hace en la ciudad debería hacerse a través de la autogestión popular. Entonces, participamos de la GMVV donde hemos construido, hasta ahora, más de mil viviendas de propiedad colectiva que salen del mercado y donde los procesos para incorporar a todos aquellos que se inscribieron son metodologías del proceso popular.

Creemos que es clave que sea así, porque vamos por el camino de la transición al socialismo. A pesar de todos los obstáculos que tenemos, como por ejemplo que todavía la empresa privada siga construyendo la mayor parte de viviendas y el Estado tenga que negociar con ellos, se está dando la batalla y la GMVV es una de ellas.

– ¿Cuál es el alcance y su intervención en la GMVV?

– La GMVV es una política de Estado a nivel nacional y apostamos que la autogestión también lo sea. Los procesos que están naciendo necesitan mucho seguimiento de todos y todas, y el tema de la construcción es un tema muy difícil. La gente no está acostumbrada a trabajar para ellos mismos, la mayoría estamos acostumbrados a trabajar para otros; y quitarnos esa mentalidad capitalista, no se hace de la noche a la mañana.

El proceso de construir a través de la autogestión tiene ser a través de redes, articulando con otros, porque si no lo hacemos colectivamente corremos el riesgo de repetir la lógica del capital.

Nosotros tenemos una forma de comunicarnos. Si alguien no tiene los bloques -aunque el Estado nos facilita todos los materiales-, o requiere mano de obra calificada y no tiene, pero nosotros sí, nos intercambiamos cosas. Eso nos deja como hábito y como aprendizaje, que no todo es a través del dinero. Entonces, cortamos con esas relaciones capitalistas que nos hacen ver que todo con dinero se resuelve. En nosotros no, todo con la participación y la convivencia se resuelve.

– ¿Qué evaluación hacen desde el Movimientos de Pobladoras y Pobladores del momento actual del chavismo de cara a las elecciones?

– Estas son unas elecciones, como todas las que hemos pasado nosotros, difíciles. Cada vez que la revolución se enfrenta a elecciones son más difíciles que las anteriores porque el imperio no se derrota tan fácil y siempre busca ver, si no lo logran por la fuerza, cómo lo hacen a través del voto. Y a través del voto nosotros estamos trabajando para ganarles.

Creemos que estas elecciones son difíciles también porque es la segunda elección sin el Comandante, sin Hugo Chávez, pero aquí hay un pueblo chavista que la gente subestima, que es el mismo que colocó a Nicolás Maduro. Podríamos no haberle hecho caso al Comandante y no haber votado por él, pero nosotros pusimos a Nicolás de presidente y en los dos años que ha tenido, ha estado batallando -reconocemos que se ha parado bien y firme hacia el pueblo-, no ha traicionado al pueblo chavista y nosotros tampoco lo hemos traicionado a él.

Desde que comenzó este proceso de revolución, hay gente eligió colocarse en el Estado burgués y no ayudar a que hagamos de una vez, ese salto a la transición al socialismo. Eso nos perjudica, aunque no es lo más importante, porque siempre va a haber de todo y esa gente se va a ir descartando en el camino.

Lo más difícil es la guerra económica, que tiene un barril del petróleo a 40 dólares cuando vivimos de la renta petrolera y no producimos. No es fácil decirle a la gente “tenemos que producir, tenemos que seguir manteniendo esta revolución”, cuando hay especuladores que están respaldados por el imperio yanqui, que son sus lacayos. Siempre van a intentar torcernos el brazo, que nos arrodillemos.

– ¿Cómo se encara ese proceso de resistencia a los ataques del imperialismo y al mismo tiempo de buscar hacer avanzar a la revolución, en este caso el próximo 6 de diciembre ganando las elecciones?

– Yo siento que tenemos que tener mucha confianza en el presidente y en el pueblo. Nuestro presidente está tomando las riendas hasta para tomar esta campaña, que no sólo tiene desarrollarla él, sino también el pueblo.

Nosotros tenemos algunos comandos que nacen del movimiento popular, revivimos a nuestro Chávez porque somos nosotros los que sabemos que él vive en nuestras luchas. Tenemos el Comando de Campaña Popular Hugo Chávez (CAPHUCHA), que lo relanzamos junto a otros compañeros a través de la consigna “Cada latido cuenta”, en referencia al latido de cada persona que tiene metido a Chávez en el corazón. El pueblo se organiza hasta para hacer su propia campaña y eso pasa gracias a que pasó Chávez por acá. El pueblo no se siente chico, aunque eso es lo que quiere el imperio, que nos arrodillemos, pues no. El pueblo es consciente.

El presidente Chávez sabía que la cuestión era difícil y mandaba a que sembráramos, buscando que, aún sin petróleo, al pueblo no le faltaran las misiones ni nada de eso. Sin Chávez es más complejo, más difícil y si no hay unidad popular, más todavía. La unidad popular tiene que ser fundamental. Ahí tenemos lo que le está pasando a los compañeros en Argentina, si hubiese unidad popular no estaría Macri donde está.

Entonces este es un llamado a todos, a toda la patria grande, tenemos que estar en la práctica con la unidad popular, no sólo diciéndolo, con las cosas que nos unen y no con las que nos dividen. Todos sabemos que el enemigo es el imperio y todos sabemos quién es. Entonces los movimientos populares no nos podemos ver como enemigos, somos hijos de Bolívar, de Guaicaipuro, ahora de Chávez y de Juana la avanzadora; y de todos los invisibles, -cuántos hay invisibles que batallaron y batallan-, somos los soldados de la patria.

Leticia Labaké, desde Caracas – @letilabake

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas