Europa

6 noviembre, 2015

Frente españolista contra independentismo del Parlamento catalán

El Partido Popular, Partido Socialista Obrero Español y Ciudadanos acuerdan judicializar el proceso independentista de Cataluña luego de la resolución presentada por Junts pel Si y la CUP en el Parlamento catalán.

El Partido Popular, Partido Socialista Obrero Español y Ciudadanos acuerdan judicializar el proceso independentista de Cataluña luego de la resolución presentada por Junts pel Si y la CUP en el Parlamento catalán.

«Agradezco la disposición de los partidos para mantener los cauces de diálogo ante el mayor ataque de nuestro sistema constitucional en los últimos años», dijo el mandatario Mariano Rajoy luego de entrevistarse con los líderes del Partido Socialista (PSOE), Podemos y Ciudadanos (C’s). Las conversaciones se iniciaron luego de la moción independentista presentada por Junts pel Sí y la CUP luego de haber obtenido en la última elección la mayoría de los escaños.

El presidente español aprovechó la crisis abierta por el independentismo catalán para mostrarse como un hombre de Estado, con iniciativa y garante de la unidad de España. Una carencia que más bien se le reprocha hasta en su propio partido. «Asumo la responsabilidad de liderar la respuesta del Estado ante el desafío planteado», dijo la semana pasada.

El primero en ser recibido por Rajoy fue el candidato del PSOE, Pedro Sánchez. Luego de un almuerzo en La Moncloa (sede del gobierno de España) ambas partes emitieron un comunicado en el que indicaron que los dirigentes “han acordado trabajar coordinadamente en defensa de la Constitución, de la unidad nacional, de la soberanía nacional y de la igualdad de todos los españoles”.

Dos días más tarde fue el turno de Albert Rivera de C’s: «Le hemos trasladado el firme apoyo de Ciudadanos al Gobierno en el cumplimiento de las leyes democráticas”, dijo al salir de la reunión. El candidato del partido naranja también reclamó un pacto de Estado: “Hay que acordar que gobierne quien gobierne, España no está en juego, no se negocia, ni se rompe”.

Tras los encuentros, PSOE y C’s, pese a sus diferencias con el Partido Popular (PP) y su gobierno, decidieron apoyar la decisión del presidente de recurrir al Tribunal Constitucional (TC) ante cada novedad del parlamento y gobierno catalán. Sin embargo, a 50 días de elecciones generales, acordaron que el escenario de cualquier respuesta en común debe ser el parlamento catalán.

El miércoles pasado, acorde a esa estrategia en conjunto, los portavoces de los grupos parlamentarios catalanes de C’s, Inés Arrimadas, del PP, Xavier García Albiol, y el socialista Miquel Iceta, presentaron recursos de amparo ante el TC.

Aunque cada formación presentó un recurso diferente, los tres pretendían que el TC impugnara la Junta de Portavoces ya que se desarrolló sin que el grupo popular estuviera conformado. A su vez, C’s y el PP pidieron al alto tribunal que tomara medidas cautelares para impedir el debate en la cámara catalana previsto para el próximo lunes 9 de noviembre.

“En los momentos difíciles e importantes hay que dejar de lado las diferencias para defender los intereses de los ciudadanos”, afirmó Arrimadas en las puertas del Constitucional junto Albiol e Iceta.

Finalmente este jueves el TC rechazó este último pedido pero si admitió a trámite la anulación de los acuerdos de a Mesa de Portavoces del parlamento catalán. Instancia en la cual se resolvió debatir la declaración en conjunto presentada por los independentistas.

Si bien las tres formaciones comparten que es último recurso, no descartan el uso del artículo 155 de la constitución española, el que permitiría suspender la autonomía de Cataluña. “De ninguna de las maneras van a conseguir lo que pretenden. La ley se aplicará. Al Gobierno no va a temblarle el pulso para tomar las decisiones que tenga que tomar”, respondió Rajoy al ser consultado en la Cadena Ser.

No a los “frentes antisecesión”

Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, y Alberto Garzón, candidato a la presidencia por Izquierda Unida (IU), aportaron las voces de la disidencia. Ambos comparten que este es un conflicto político que no debe solucionarse por los mecanismo judiciales. “No se resuelve el problema de fondo yendo a los tribunales», dijo Garzón, quien también tuvo su entrevista con Rajoy.

«Estamos en un momento en el que hace falta tender puentes», manifestó el viernes pasado Pablo Iglesias en su primera visita a La Moncloa. Además admitió que no le “convencen” los “frentes antisecesión”. Lo dos candidatos calificaron de “teatro” las iniciativas en torno al proceso de independencia.

“Habrá que buscar un nuevo encaje para que Cataluña sea reconocida como nación dentro de España”, afirmó Iglesias.

Las dos formaciones reconocen el derecho a decidir de los catalanes. Aunque en un eventual referéndum abogarían por el no a la independencia. Esa consulta sería posible con una reforma de la constitución o incluso una nueva.

«Pensamos que en nuestro país quien ha roto la convivencia son aquellos privilegiados que han convertido la Constitución en papel mojado», denunció Iglesias.

El líder de Podemos planteó “cinco garantías” a incluir en la constitución española. Pablo Iglesias propuso blindar la sanidad, educación y vivienda; prohibir las “puertas giratorias” entre políticos y corporaciones; independencia judicial; reforma de la ley electoral y garantizar el derecho a decidir.

Garzón propone un proceso constituyente para elaborar una nueva Carta Magna «que permita avanzar hacia un modelo federal pensado para las clases populares de todo el Estado». La consulta en Cataluña no sólo debería limitarse a la independencia, sino que también podría permitir a los ciudadanos «expresarse sobre sus condiciones de vida».

Luciano Coccio, desde Barcelona – @LuchismoD

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas