Nacionales

3 noviembre, 2015

«Hay que dejar en claro que lo que hemos logrado no es definitivo»

Fernando «Chino» Navarro, dirigente del Movimiento Evita y presidente del Bloque de Diputados del Frente Para la Victoria de la Provincia ​de Buenos ​Aires planteó su mirada sobre como encarar la campaña las próximas semanas y lo que se juega en esta elección.

De cara al ballotage del 22 de noviembre el programa Llevalo Puesto de FM La Tribu entrevistó a Fernando «Chino» Navarro, dirigente del Movimiento Evita y presidente del Bloque de Diputados del Frente Para la Victoria de la Provincia ​de Buenos ​Aires quién planteó su mirada sobre como encarar la campaña las próximas semanas y lo que se juega en esta elección.

Manteniendo una mirada autocrítica, al igual que su compañero Enrique Martínez, Navarro hizo énfasis en lo que hay que hacer en las próximas semanas para derrotar a Mauricio Macri y el frente Cambiemos. Dando por sentado que será necesaria una reflexión sobre lo sucedido el 25 de octubre, pero es algo que habrá que encarar «con tranquilidad» luego del ballotage.

– ¿Qué balance y reflexiones se pueden hacer después de las elecciones del domingo 25 de octubre? ¿Cómo sigue ahora la campaña?

– Me parece que este no es un momento para reflexionar sobre lo que pasó. Porque cuando uno analiza, por mayor honestidad que se tenga y entendiendo que cualquier verdad es relativa, en vez de ayudar a consolidar una fuerza para trabajar de cara al 22 de noviembre, podemos abrir a un debate que, por más bien intencionado que sea, nos distraiga.

Después del 22, con tranquilidad, podemos hacer todos los análisis que van a ser necesarios e imprescindibles para comprender la nueva etapa política, más allá del resultado electoral.

Pero por ahora yo me concentraría en convocar no solamente a la militancia si no también al ciudadano y la ciudadana de a pie que puede haber votado o no a Daniel Scioli; que puede acompañar o no todos los postulados del gobierno de Cristina Fernández; que puede haber apoyado o no las medidas que impulsó Néstor Kirchner; pero que comienza a avizorar que un gobierno de Mauricio Macri, con intereses ligados a grupos económicos concentrados, el poder financiero, alejado de los intereses populares más allá de los slogans, le comienza a preocupar y generar dudas.

Ahí tenemos que trabajar, escuchar, reconocer falencias y errores porque los hay. Ver las forma en que podemos modificar, cambiar, rectificar, pero siempre en la dirección de sostener el salario, el mercado interno, el consumo, la pequeña y mediana empresa, la industria nacional, los pequeños productores agropecuarios. Lo que hace a la economía en términos de Argentina.

– La pregunta en torno al balance no apuntaba a una autocrítica de pegarse con el látigo como si todo fuera culpa del kirchnerismo si no a pensar que característica debe tener esta campaña de cara al ballotage. Porque una posibilidad es reforzar la capacidad de transmitir lo bueno que pasó en estos años, pero otra -también importante- puede ser denunciar lo que puede venir si la alianza Cambiemos gana las elecciones ¿Desde el Movimiento Evita tienen esa mirada? ¿Le dan más peso a una que a otra?

– Yo agregaría un tercer elemento: gran parte de los que votamos a Daniel Scioli y hemos acompañado a Néstor y Cristina estos años, creemos que lo que se ha hecho en materia de trabajo, inclusión y derechos no se había hecho en las últimas décadas. Estamos orgullosos y eso hay que señalarlo y ponerlo en valor.

Dejar en claro que esto que hemos logrado no es definitivo. Que aunque haya un marco legal y se haya incorporado en el sentido común colectivo de quienes votan a favor o en contra del candidato oficialista, esto ya esté adquirido. Hemos tenido experiencias en otras épocas de cómo se redujeron jubilaciones, salarios, etcétera, cosas que tenían un rango constitucional y sin embargo se las violentó.

En segundo lugar me parece muy importante aceptar que hay cuestiones que faltan. Es fundamental escuchar las críticas. Si nosotros creemos que hicimos todo bien, que ya hemos hecho todo y que la década ganada es en términos absolutos nos equivocamos. No es así.

La propia presidenta Cristina Fernández y todos en el trabajo cotidiano militante sabemos y reconocemos que falta mucho. Diría que falta tanto o más que lo que hemos hecho.

No hemos roto el núcleo duro de la pobreza, tenemos sin resolver cuestiones como la inflación, el tema del dólar y la inseguridad. Pero si creo que tenemos la autoridad para decir como lo vamos a resolver y que tenemos un compromiso efectivo porque venimos trabajando en esa dirección. Con resultados que aun nos colocan en la mitad del camino porque la inflación este año va a ser menor que el año pasado, porque la inseguridad está más controlada pero decir que está resuelta no es cierto. Tenemos que dar una pelea definitiva sobre estas problemáticas.

A partir de allí comparar nuestras propuestas, no en el sentido de descalificar pero si que el elector pueda contrastar, lo que proponemos nosotros y lo que propone Mauricio Macri.

Los economistas de Macri quieren, por ejemplo, que se incorpore a la Constitución un artículo que prohíba los aranceles a las importaciones. ¿Qué quiere decir esto? Abrir la frontera para que entren todo tipo de productos textiles, electrónicos, electrodomésticos, etc. Seguramente la cantidad de productos que se pueden importar genere precios más baratos pero cuando nosotros los consumimos implica ir cerrando de a poco las fábricas argentinas. Esto ya Argentina lo vivió.

Me parece que se tiene que comparar una propuesta y otra, pero sobre todo hacer hincapié en lo que hicimos y en lo que falta. Somos nosotros los que podemos garantizar eso.

– Efectivamente el ballotage es una situación un poco injusta ya que se presentan dos propuestas cuando, al menos en octubre, hubo seis opciones. Ahí hay una búsqueda y una discusión sobre los votos que fueron al massismo que son arriba del 20% ¿Creés que desde el Frente para la Victoria hay que generar algún tipo de diálogo por arriba? ¿Alguna propuesta para que, al menos desde la cúpula del massismo haya alguna ruptura considerando que, aunque de forma ambigua, Sergio Massa ya se expresó a favor de Cambiemos?

– Nunca está mal dialogar, construir puentes con dirigentes, pero a mí me parece que el voto es de los ciudadanos. No creo que porque Massa diga que está más cerca de Macri que de Scioli esos cinco millones de votantes (que además no son de él) lo sigan.

Algunos votarán a Macri por circunstancias propias de esos electores, algunos estarán dudando y otros votarán por Scioli.

Más allá de la política, acá no es un problema de que si gana Macri o Scioli, el Frente para la Victoria, el legado de Cristina. Todo eso forma parte del clima restringido de la militancia. Lo que hay que entender es que lo que está en juego es el destino de cada ciudadano que va a votar por su presente, sus hijos, su trabajo, su educación, sus sueños.

Y lo tiene que hacer con la mayor honestidad pensando que hicimos nosotros, cuales fueron nuestros errores, que propone el frente Cambiemos, recordar (sin irse a la Revolución de Mayo ni al primer gobierno de Perón y Evita) el 2001. Pasó hace 14 años. Incluso muchos jóvenes se acuerdan del 2001.
Que busquen en internet, que le pregunten a sus padres y a partir de ahí hagan un balance. Un balance partiendo de la esperanza, de que podemos y debemos construir una Argentina mejor. Que hemos llegado a la mitad del camino y depende de nosotros como pueblo ir hasta el final en un mundo muy complicado, que no crece, en una región que está en recesión.

Esto implica que el voto hay que analizarlo con mucha responsabilidad y que la elección del 22 no tiene que ver con la de octubre ni con las primarias. Y simultáneamente tiene que ver. Se relaciona y no se relaciona, pero todo tiene que jugar en el marco de la expectativa del ciudadano: si quiere ser él en una isla o parte de una sociedad que quiere vivir con justicia social, felicidad, poniendo el amor sobre el odio.

 

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas