Mundo Gremial

2 noviembre, 2015

Despidos y Bloqueo en Efacec

Los 62 empleados de la empresa de materiales eléctricos Efacec que fueran despedidos hace ya 15 días, mantienen el bloqueo de la planta, ubicada en Avenida del Japón al 2300, en la periferia norte de la ciudad de Córdoba. Con el firme propósito de impedir el vaciamiento y cierre de la empresa, continúan demandando que se les restituya su fuente laboral.

Los 62 empleados de la empresa de materiales eléctricos Efacec que fueran despedidos hace ya 15 días, mantienen el bloqueo de la planta, ubicada en Avenida del Japón al 2300, en la periferia norte de la ciudad de Córdoba. Con el firme propósito de impedir el vaciamiento y cierre de la empresa, continúan demandando que se les restituya su fuente laboral.

Ya han pasado dos semanas del 16 de octubre en el que Efacec despidió a prácticamente la totalidad de su personal. La medida fue acompañada por un pedido para que la Guardia de Infantería de la Policía de Córdoba, ocupe la fábrica a fin de impedir el ingreso y aglutinamiento de los despedidos.

Ello no impidió que inmediatamente los trabajadores se organizaran en asambleas, se contactaran con el gremio y procuren guardias para impedir que la patronal se lleve herramientas y productos terminados de la planta.

Efacec es una empresa de capitales portugueses, radicada en Córdoba. La firma desembarcó en el año 2008, cuando compró parte de las acciones otra compañía, hasta entonces llamada Bauen. Posteriormente, en el año 2011, Efacec se quedó con el 100% de la fábrica. Su producción se centra en materiales eléctricos, fundamentalmente tableros. Su mercado está conformado por importantes firmas locales (Edenor y Edesur, entre otros) y por otros clientes en latinoamérica.

A pesar de lo que afirman los voceros de Efacec, los despidos no provienen de un eventual crisis económica, sino más bien de una estrategia que la misma iniciara en 2013 cuando cesantearon a otros 80 operarios.

Según afirman los obreros, la empresa pretende despedir a todo el personal, vaciar la planta, trasladar la producción y mano de obra a Portugal, para radicarse con servicios básicos en la provincia de Buenos Aires. Sin embargo, según afirma el delegado sindical Juan Alfredo Sabattini, “la participación y la unidad de los compañeros ha logrado que la empresa no se haya salido con la suya”.

Varias audiencias ha habido en el Ministerio de Trabajo provincial y los cesanteados han logrado mejoras en los ofrecimientos indemnizatorios realizados desde la patronal, que inicialmente proponía pagar porcentajes inferiores al 100% de lo que corresponde por ley. A pesar de esto, los trabajadores insisten en que no se resignan a los despidos y que los moviliza la defensa de los puestos de trabajo. Las audiencias continuarán en las próximas horas, involucrando también al Ministerio de Trabajo dependiente de la Nación.

Los trabajadores siguen firmes en sus reclamos, que iniciaron ni bien se anoticiaron de los despidos. Una de las primeras medidas que realizaron fue la toma pacífica de la fábrica, ocupación que sostuvieron durante toda una jornada, hasta que llegó la orden judicial de desalojo. “No estamos solos en esto”, afirma Sabattini. El delegado agregó: “Hemos recibido muchísimo apoyo de nuestras familias y de la comunidad en general; también el acompañamiento de la UOM, nuestro sindicato”.

A la fecha mantienen el bloqueo con la convicción de que los órganos estatales deben servir para defender ese bien y ese derecho del cual nadie debe privarlos: el trabajo.

Pablo Perón, desde Córdoba

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas