Nacionales

16 octubre, 2015

«Hace décadas hay barrios sin gas, sin luz, sin red cloacal»

Ante el corte de luz en los barrios porteños de Recoleta y Palermo -que fue noticia en todos los medios nacionales- Radio Sur entrevistó a Sebastián Damato, de la Corriente Villera Independiente (CVI), que señaló que esta situación se vive hace muchos años en los barrios más humildes de la Ciudad de Buenos Aires.

Ante el corte de luz en los barrios porteños de Recoleta y Palermo -que fue noticia en todos los medios nacionales- Radio Sur entrevistó a Sebastián Damato, de la Corriente Villera Independiente (CVI), que señaló que esta situación se vive hace muchos años en los barrios más humildes de la Ciudad de Buenos Aires.

La indignación y preocupación tanto del gobierno porteño como nacional ante el corte de luz en los acaudalados barrios de Recoleta y Palermo por el error en una obra de infraestructura que cortó un cable de alta tensión llenó páginas y horas de noticias. No obstante, a pocas cuadras existen barrios que hace décadas se encuentran privados de los servicios más elementales.

«La verdad es que queremos informarles que hace varias décadas que hay lugares en la Ciudad de Buenos Aires que no tienen red cloacal -existen pozos ciegos-, ni que hablar del servicio del gas. En los sectores más populares todavía se sigue utilizando la garrafa con lo peligroso que eso es», denunció Damato de la CVI en comunicación con Radio Sur.

El dirigente villero añadió además que «la luz es algo fortuito. A veces hay, a veces no. Los días de mucho calor lógicamente no hay, tampoco agua. Y los días de mucho frío pasa lo mismo por la desidia de todos los gobiernos y la falta de voluntad política a la hora de llevar adelante trabajos serios que implican mejorar la calidad de vida de cientos de miles de vecinos».

Consultado sobre cuáles son los motivos que llevaron a esta situación, Damato enumeró «la falta de planificación, el poco interés de los gobiernos, las ganas de querer erradicar las villas de la Ciudad de Buenos Aires».

En ese sentido reivindicó que quienes habitan esos barrios son «trabajadores y trabajadoras: los que limpiamos las casas, las calles, edificamos los edificios de Recoleta». «Es macabro lo que hace el sistema», subrayó.

Por otra parte informó que «desde la CVI además de hacer alguna obra tenemos que también disputar con los punteros que tienen mucho poder, se afanan la guita y ese dinero debería estar destinado como corresponde para hacer los trabajos necesarios».

«La participación del Estado es emparchar», cuestionó y explicó que «los parches duran un tiempo, después se vuelven a pinchar y sufrimos de nuevo. Por eso es, lógicamente, falta de voluntad política pero sobre todo falta planificación a la hora de intentar urbanizar las villas de la Ciudad de Buenos Aires».

Finalmente hizo hincapié en que «en esta cuestión de planificar hay muchas empresas, cooperativas truchas que se llevan millones de pesos», por lo que el gobierno «debería auditar». Como desde la CVI «también participamos de obras con nuestras cooperativas, somos los primeros en ponernos a disposición para una auditoría y así ir mejorando esto», concluyó.

 


Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas