América del Norte

15 octubre, 2015

Debate demócrata: se consolida Hillary y Bernie busca imponer agenda

En la noche del martes 13, la cadena de televisión CNN transmitió en vivo el primer debate entre los candidato del partido Demócrata de cara a las primarias presidenciales del 2016. Este encuentro fue el primero de seis que están previstos, aunque algunos candidatos piden que haya más.

En la noche del martes 13, la cadena de televisión CNN transmitió en vivo el primer debate entre los candidato del partido Demócrata de cara a las primarias presidenciales del 2016. Este encuentro fue el primero de seis que están previstos, aunque algunos candidatos piden que haya más.

El análisis de todos los medios norteamericanos el día después del debate es parecido: Hillary Clinton fue la ganadora. La candidata fue quien tuvo mayor uso de la palabra, fue la más aplaudida y el foco de la mayoría de las acusaciones por parte del resto de los candidatos. Además, logró alguno uno de sus objetivos: identificarse casi totalmente con las políticas de Obama y mostrarse como la elegida por el actual presidente para dirigir la Casa Blanca.

Otro de los grandes ejes de su intervención en la noche fue la temática de género: dedicó buena parte de su tiempo a defender el programa Planned Parenthood, que está enfocado sobre todo a garantizar salud sexual en las jóvenes norteamericanas, e hizo especial hincapié en la necesidad de igualdad de oportunidades entre géneros en los Estados Unidos.

Históricamente, Hillary tuvo su base electoral en las mujeres demócratas, pero en el último tiempo este apoyo parecía estar mermando. El equipo de campaña de la senadora espera que su ferviente defensa del derecho al aborto, entre otras cosas, le devuelva este apoyo.

Sin embargo, la ex secretaria de Estado no logró mostrar el costado “más confiable” y “humano” que le falta. Según analistas y encuestadores, el techo electoral de Hillary Clinton se relaciona con su imagen fría y poco confiable.

El otro gran protagonista de la noche fue Bernie Sanders. El senador socialista fue el foco de las críticas de Hillary y, si bien no logró imponerse por sobre la favorita en la interna, abordó temas que difícilmente se discutían en los debates presidenciales norteamericanos.

Una de las imágenes más viralizadas del encuentro fue la respuesta de Sanders ante la pregunta por el escándalo de los emails de Hillary: “¡El pueblo de los Estados Unidos está harto, está cansado de oír hablar de tus malditos correos electrónicos!”, expresó el senador. De esta manera, buscó imponer una dinámica en la discusión en la que se hablara de los grandes problemas que atraviesan a Norteamérica, y evitar los ataques y chicanas.

Para Bernie, como le dicen sus seguidores, estos problemas se relacionan con la gran influencia que tiene el sistema financiero por sobre el poder político: “El Congreso no controla Wall Street, es Wall Street quien controla el Congreso”, aseguró. Además, afirmó no estar de acuerdo con el “Capitalismo de Casino” que impera en los Estados Unidos “en el que unos pocos tienen mucho”.

También se refirió a la política exterior y criticó el rol intervencionista que suele tener Estados Unidos en los conflictos internacionales. Sugirió que el problema de Siria y el Estado Islámico debe tratarse sin seguir el modelo de la guerra de Irak, a la que calificó como una “catástrofe”. Sobre este tema, Clinton se refirió a Rusia y dijo que la Casa Blanca debe “dejar claro” al presidente ruso que no puede estar en Siria para crear “más caos”.

El tema de las armas y la relación del poder político con los grupos lobistas por el derecho a la portación también fue abordado. En este punto, todos los candidatos coincidieron en la necesidad de hacer reformas en las leyes vigentes.

Los tres candidatos restantes, el ex gobernador de Maryland, Martin O’Malley, el ex senador Jim Webb y el ex gobernador de Rhode Island, Lincoln Chafee, no lograron romper la polarización existente y tuvieron muy pocas intervenciones.

La gran incógnita que sigue abierta en esta interna es qué hará el actual vicepresidente Joe Biden, quien aún no confirmó ni negó su candidatura. Su postulación complicaría, sobre todo, a Hillary Clinton, con quien comparte el electorado demócrata más moderado. Biden no participó del debate.

Marina Gamba – @marinagambaa

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas