Géneros

6 octubre, 2015

Berisso: cuestionamientos a la hipótesis de suicidio de Evelin Antonella Herrera

Evelin Antonella Herrera, joven de 17 años de la localidad de Berisso se hallaba desaparecida desde el 18 de septiembre. Ese día salió para ir hacia la Escuela Media 1 en la que cursaba y nunca más volvió. Fue encontrada sin vida por dos jóvenes el último 2 de octubre en un cañaveral, en una zona cercana a su domicilio.

Evelin Antonella Herrera, joven de 17 años de la localidad de Berisso se hallaba desaparecida desde el 18 de septiembre. Ese día salió para ir hacia la Escuela Media 1 en la que cursaba y nunca más volvió. Fue encontrada sin vida por dos jóvenes el último 2 de octubre en un cañaveral, en una zona cercana a su domicilio.

Tras la desaparición de la joven y ante la ausencia de respuestas por parte de las autoridades policiales y políticas de la municipalidad de Berisso y de la fiscalía, sus familiares, amigas y amigos, vecinos, docentes de su escuela y organizaciones sociales realizaron marchas y diferentes acciones exigiendo se garantizara la búsqueda, investigación del caso y su aparición. Finalmente la encontraron, pero sin vida.

A partir del hallazgo, la policía elaboró una primera hipótesis de que la chica podría haberse suicidado. Esta teoría se basa en que el cuerpo de la joven no presenta marcas de violencia. Sin embargo hay varios elementos que permiten poner en duda esa aseveración.

De las múltiples violencias

Casi al mismo tiempo que Evelin Antonella desapareció, fue hallada con vida en La Plata Rut Ávila, joven que había sido buscada durante un mes. La aparición de Rut generó mucha alegría en diversos sectores, sobre todo en quienes se habían movilizado para encontrarla, pero despertó también las peores declaraciones en torno a su aparición. Parecía que Rut era culpable de haber aparecido viva. En el caso de Antonella, desde el comienzo de la búsqueda brotaron nuevamente desde los medios de comunicación y desde las redes sociales discursos misóginos y revictimizantes.

“Se fue con un noviecito”, era común escuchar los primeros días. Ahora que conocemos el triste desenlace, se habla de suicidios, de cartas de despedida y de veneno de hormigas. Una vez más nos encontramos ante el cliché de los medios de comunicación que vuelven a poner el foco en la víctima, estigmatizándola y desconociendo las declaraciones de los familiares, vecinas, amigas y personas que la conocían y sabían cómo era Evelin, de qué era capaz y de qué no.

Una vez más el Estado apelando a “la averiguación de paradero” o a la “fuga voluntaria del hogar” perpetuó la violencia mediante el descreimiento de los testimonios de los familiares, moralizando las supuestas acciones de las mujeres y minimizando el peligro al que están expuestas cotidianamente en esta sociedad patriarcal.

La hipótesis del suicidio

La idea de que Evelin Antonella se quitó la vida por mano propia fue la primera que dejó entrever la policía. Sin embargo muchos elementos del caso permiten ponerlo en duda.

El sábado pasado a horas de conocerse que Antonella había sido encontrada, la sociedad de Berisso se vio autoconvocada a una multitudinaria marcha que finalizó su recorrido en la Municipalidad. Denunciaba entonces una vecina de la ciudad: “No nos vamos a creer que Evelyn estuvo en ese descampado dos semanas, porque hace dos días diluvió y no estaba ni siquiera mojada ni embarrada”.

“Había pedido que a mi hija no me la terminaran entregando en una bolsa negra. Y fue así. Pero no se suicidó, como dice la Policía. Ni ante un aniversario de su padre lo hubiera hecho. Ahora exijo justicia”, remarcó la madre, María Bernal, ante estas afirmaciones que circulan sin fundamentos.

La familia tiene sospechas y dudas sobre los motivos por lo que no se buscó a fondo en el cañaveral donde apareció el cuerpo, ya que el mismo es un lugar frecuentemente transitado por los jóvenes de la zona. Y por otro lado, sospechan de un amigo de Evelin al cual le encontraron el celular de la joven días antes que apareciera. El joven al que apunta la familia es el hijastro de un policía de la Bonaerense.

Lo cierto es que Evelin pasó a engrosar las estadísticas que reafirman en nuestro país se muere una mujer cada 30 horas. Hoy tenemos una menos y lamentablemente la ciudad de La Plata continúa estando en el podio de los distritos con índices más altos de femicidio de la provincia de Buenos Aires.

Jessica Murphy, desde La Plata

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas