Nacionales

17 septiembre, 2015

La justicia anuló las elecciones en Tucumán ¿y ahora qué pasa?

La justicia decidió anular las elecciones en Tucumán, mediante un fallo de la Cámara en lo Contencioso Administrativo. El peronismo apelará el fallo y habla de golpe institucional. Los posibles escenarios que se abren con la decisión judicial.

Un día después de finalizado el escrutinio definitivo, la justicia tucumana resolvió hacer lugar parcialmente al pedido del Acuerdo por el Bicentenario, alianza conformada por la UCR, el PRO y el massismo, de declarar la nulidad de las elecciones llevadas a cabo en la provincia de noroeste argentino y convocar a una nueva jornada electoral.

La cedula judicial enviada a las distintas partes involucradas en los comicios fue redactada por la Sala I de la Cámara en los Contencioso Administrativo integrada por Horacio Castellanos y Salvador Ruiz, otorgándole a cada parte 48 horas para apelar el fallo.

Las elecciones celebradas el 23 de agosto dieron como vencedor a Juan Manzur, perteneciente al Frente para la Victoria, por amplio margen ante su competidor José Cano, del Acuerdo para el Bicentenario. Los resultados del recuento final marcaron guarismos del 51,6% para el oficialismo y 39,9% para la oposición.

En vísperas de los resultados finales la oposición había activado la vía judicial presentando un recurso de amparo el viernes 4 de septiembre en el cual se solicitaba la declaración de nulidad de los comicios en unas elecciones que habían quedado en el centro de la polémica tras conocerse fotos y videos, donde integrantes de las distintas fuerzas que competían por los cargos electivos, recurrían a todo tipo de maniobras por fuera de la ley.

El primer espaldarazo por parte de la justicia tucumana llegó el martes 8, cuando se ordenó a la Junta Electoral provincial abstenerse de declarar un ganador. Finalmente la Cámara en los Contencioso Administrativo decidió dar por nulas las elecciones celebradas en agosto para todos los cargos: gobernador, legisladores e intendentes.

La sentencia sienta un precedente histórico y para encontrar una situación similar es preciso remontarse hasta el año 1962, cuando en tiempos de Arturo Frondizi el peronismo, proscripto y con otro sello electoral, ganó en diez de 14 provincias sometidas al veredicto de las urnas, entre ellas la provincia de Buenos Aires cuya boleta encabezaba el sindicalista textil Andrés Framini.

Conocida la noticia fue José Cano uno de los primeros en pronunciarse y señalar que “el funcionamiento de la república permitió poner límites a los abusos del poder y garantizar el derecho de los ciudadanos a votar con libertad. Hemos visto prácticas electorales clientelares repudiables; cada una de las cosas que dijimos lo avalamos con pruebas en la Justicia”.

El legislador radical agregó por otra parte que “hay acreditadas pruebas de que el Alperovichismo propicia el fraude y el clientelismo político” y concluyó: “Los tucumanos no se arrodillaron a un sistema electoral perverso”.

Otros dirigentes radicales, como Julio Cobos y Ernesto Sanz, también se mostraron satisfechos por el veredicto e indicaron que solo una nueva convocatoria a elecciones podrá “llevar paz y certeza al pueblo tucumano después de esta ejemplar sentencia”, según las palabras del propio Sanz, quien indicó por otra parte que el gobierno no debería apelar la resolución judicial en camino de garantizar la transparencia. Desde el PRO, Mauricio Macri también mostró su felicidad por el fallo judicial.

Mediante un comunicado de prensa el gobierno de Tucumán sostuvo que interpondrá un recurso de casación, ya que el fallo “ignora la voluntad del pueblo y genera un estado de incertidumbre y anarquía”. Para el gobierno de José Alperovich se trata de un golpe institucional.

“El gobierno de Tucumán no dejará firme la sentencia de la Sala I de la Cámara Contencioso Administrativa que dictaminó la anulación de las elecciones y ordenó que se vote nuevamente”, apuntó el comunicado dado a conocer desde la gobernación.

Por otra parte el actual diputado y ex candidato a gobernador por la provincia de Buenos Aires, Julián Domínguez, afirmó que el fallo “demuestra un profundo desprecio por la voluntad popular”, algo similar a lo sostenido por el abogado Eduardo Barcesat, para quien se trata de “un fallo sedicioso, una apología del voto calificado. Parece que vale el voto de los ciudadanos de la capital tucumana, pero no la voluntad de los del interior”. Desde el kirchnerismo señalaron por otra parte que la propia Cámara debería haber rechazado el fallo por incompetente.

Ante esta situación se abren distintos escenarios. Junto a la apelación a realizarse en las próximas horas, el peronismo puede recurrir al per saltum para llegar directamente a la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Otra de las posibilidades es la intervención federal para evitar de esta manera la acefalía política, en tanto las nuevas autoridades deben asumir el próximo 29 de octubre pero el conflicto parece lejos de resolverse para ese entonces.

 

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas