Fútbol

30 julio, 2015

River y Tigres empataron en la primera final de la Libertadores

En un partido discreto, River y Tigres de Monterrey empataron 0 a 0 en el partido de ida de la final de la Copa Libertadores de América. En una semana, en el estadio Monumental, se juega la revancha y habrá un nuevo campeón.

En un partido discreto, River y Tigres de Monterrey empataron 0 a 0 en el partido de ida de la final de la Copa Libertadores de América. En una semana, en el estadio Monumental, se juega la revancha y habrá un nuevo campeón.

La primera parte fue ordinaria. Los primeros 15 minutos mostraron a River sosteniendo presión alta, ganando las segundas pelotas y buscando a Viudez, bien pegado a la línea, como llave de un desequilibrio que apenas permitió dos tiros libres seguidos. En el primero Guzmán cacheteó el balón y lo mandó al córner luego de pasarse. El segundo lo retuvo sin inconvenientes. Antes de las faltas, en un córner desde la izquierda, Maidana bajó la pelota en el área pero ni Funes Moris ni Mercado lograron conectar el balón que cayó manso en las manos del arquero argentino.

Entre ese primer cuarto de hora y la media hora de juego tuvieron lugar las jugadas más riesgosas de la primera parte y fueron para el equipo local. Primero un centro del uruguayo Arévalo Ríos que Vangioni intentó cortar, terminó pegando en el travesaño ante la mirada de Barovero. Después un centro de Damm fue conectado por Rafael Sóbis pero la pelota cayó en los brazos del arquero de River.

De ahí en más el primer tiempo y, porque no, el partido se hundió en un pozo del que nunca más pudo salir. Por la tibieza de Tigres para ir a buscar el encuentro y por la idea que pergeñó Gallardo para esta primera final que fue, sin dudas, preponderar el orden por sobre el ataque y el control del balón.

El segundo tiempo no alcanzó ni siquiera el mote de ordinario, más bien, fue anodino y mal jugado. River se vio forzado a realizar dos cambios en el entretiempo, ya que Viudez y Mora sufrieron molestias que ponen en duda su participación en el partido de vuelta. En sus lugares ingresaron Bertolo y Martínez.

Tigres intentó un poco más, con Pizarro y Damián Álvarez como abanderados por intención más que por juego. River cambió su forma y dejó a Alario muy solo arriba. Sin embargo nada interesante sucedió en la segunda mitad, salvo la buena cobertura del arco que Barovero realizó ante Damm cuando al partido le quedaban siete minutos. El arquero de River, siempre parejo, “echó” de la cancha al jugador del equipo local al no perder jamás el equilibrio ante el amague inicial.

Gallardo se fue expulsado por protestar y Ponzio salió también por una molestia y en su lugar entró “Lucho” González que sin gravitar le dio a River en los minutos finales aún más tranquilidad que la supo sostener por orden a lo largo de los 90 minutos.

Además de las lesiones que todavía no tienen un diagnóstico definitivo, River no podrá contar con Gabriel Mercado para el partido de vuelta porque recibió una tarjeta amarilla que sumada a la que tenía lo deja sin final en el Monumental.

La revancha es el miércoles 5 de Agosto en Núñez. River será local y tratará de continuar con la racha de resultar vencedor en esta competición definiendo de local, como en 1986 y en 1996.

Nada está dicho. Ambos equipos pueden jugar más y mejor. Quedan siete días. Es tiempo de esperar. Esperar que el próximo partido sea más entretenido y que como el juego lo merece, que gane el mejor.

Federico Coguzza – @Ellanzallama

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas