Géneros

29 julio, 2015

#NiUnaMenos es justicia por Laura Moyano

A dos meses de la multitudinaria marcha #NiUnaMenos, el pasado sábado Córdoba fue escenario de una terrible noticia: Laura Moyano, mujer trans de 34 años, fue encontrada asesinada en una obra en construcción cerca de su casa, en Villa Allende Parque.

A dos meses de la multitudinaria marcha #NiUnaMenos, el pasado sábado Córdoba fue escenario de una terrible noticia: Laura Moyano, mujer trans de 34 años, fue encontrada asesinada en una obra en construcción cerca de su casa, en Villa Allende Parque.

El sábado cerca de las 13 horas, un policía tocó el timbre en la casa de Laura para preguntar como estaba vestida. La hermana respondió, dando detalles de su ropa y color de pelo. En ese mismo momento supo que su hermana estaba muerta.

Laura fue vista con vida por última vez ese día cerca de las 8 de la mañana cuando salía del boliche. Horas más tarde la encontraron muerta detrás de una obra en construcción en la avenida Donato Alvarez al 9700.

El asesinato de Laura no debe enmarcarse en los índices de víctimas por inseguridad, por más que al encontrarla le haya faltado algunas pertenencias. Las marcas en su cuerpo, los golpes y la intimación a sus genitales dejan a la vista que fue un crimen de odio.

Otro crimen de odio que se suma a la larga lista contra la que más de 40 mil personas salieron a la calle el último 3 de junio en la ciudad de Córdoba bajo la convocatoria #NiUnaMenos. En ese momento, cada bandera, cada cartel, cada pintada también eran Laura. Ahora, esas mismas, se repeiten con su nombre y el pedido de justicia.

Más de 500 personas marcharon este lunes desde el Centro de Salud número 34 del barrio 9 de Julio hacia Donato Alvarez al 9700. Cada grito, cada canción, cada abrazo en la marcha del lunes sentenciaba la búsqueda de justicia por parte de los vecinos y vecinas del barrio, de amigas y amigos, y de organizaciones sociales y LGBTTTI que acompañaron a la hermana de Laura y su familia por las calles del barrio hasta el lugar en que fue encontrada muerta.

La investigación ahora está a cargo de la fiscal Mónica Liliana Copello, del Distrito 4, Turno 4m aunque caratulada bajo el rótulo de “homicidio” ya que Laura todavía no había llegado a cambiarse su nombre en el documento. Desde las organizaciones sociales y LGBTTTI se remarca la necesidad de enmarcar el caso de Laura como un crimen por transfobia, es decir, que sea reconocido como un femicidio agravado por el género.

Cabe aclarar que en la legislatura cordobesa se presentó un proyecto de Ley Antidiscriminatoria y una Ley integral para personas trans que aún no han sido tratados en el recinto. Esto revela la falta de voluntad política para abordar estos temas, y escuchar el reclamos de los sectores más vulnerados de nuestra sociedad.

Resulta necesario destacar, además, el tratamiento mediático que se dio a partir del asesinato de Laura. Los medios de comunicación no se refirieron a ella como una mujer, desconociendo por completo la identidad autopercibida por la víctima, si no que utilizaron adjetivos masculinos sistemáticamente, enmarcando el caso en eje de la “inseguridad”, e incluso mencionando su nombre de varón.

Las organizaciones LGBTTTI y políticas salieron a contrarrestar la información, denunciando el tratamiento y señalandolo como parte de la violencia machista que en su expresión simbólica profundiza las brechas y separa a quienes se perciben de manera diferente a las formas hegémonicas de percepción de los géneros.

Córdoba en “alerta trans”

Nadhia Molina, coordinadora de la Asosiación de Travestis, Transexuales, Transgéneros de la Argentina (ATTA) región Centro, presentó en la Casa de la Provincia de Córdoba en Buenos Aires, simultáneamente con la hora de la marcha, una nota exigiendo el esclarecimiento del crimen. Las referentas de ATTA advirtieron la situación en que viven las personas trans en Córdoba, como también en las provincias Salta, San Luis, Formosa y Mendoza, que se encuentran en el mapa de “alerta trans” por los casos de violencia repetidos contra la comunidad.

Así mismo, las amigas de Laura y compañeras de trabajo denunciaron a la policía local por los maltratos constante que viven día a día por parte del cuerpo policial. “A una compañera acá la violaron seis policías, ella no se animó a hacer la denuncia y se fue porque le pegaron, la violaron y le robaron”, expresó una de sus amigas.

Las falta de condiciones laborales dignas y el estigma que pesa sobre las trabajadoras sexuales aumenta la vulnerabilidad de las trabajadoras en la calles, más aún la provincia de Córdoba, donde cientos de ellas son encarceladas y perseguidas por la policía por la figura “prostitución escandalosa” del Código de Faltas cordobés.

“Hoy fue Laura, pero podría haber sido cualquiera de nosotras”, expresó otra de sus compañeras. Esto revela el nivel de vulnerabilidad al que se ven expuestas las personas trans, donde la expectativa de vida oscila entre los 35 y 40 años, al encontrarse por fuera del sistema de salud y de las posibilidades de adquirir las condiciones básicas de vida.

#NiUnaMenos: Somos Muchas Más

La familia, amigos y amigas de Laura, en conjunto con las organizaciones políticas y las organizaciones LGBTTTI, convocan a una marcha este viernes en la capital cordobesa en las calles Colón y Cañada a las 18. Contra la transfobia y la estigmatización, saldrán nuevamente a exigir el esclarecimiento del caso y justicia por Laura Moyano.

Agustina Juarez Marcos y Constanza San Pedro, desde Córdoba

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas