Nacionales

29 julio, 2015

Enrique Martínez: «La economía popular es una salida a la crisis del capitalismo»

El pasado lunes el precandidato a presidente por el Frente para la Victoria, Daniel Scioli, anunció, en un acto en la fábrica recuperada IMPA, que de ser electo para el sillón de Rivadavia, va a crear un Ministerio de la Economía Popular. La opinión de Enrique Martínez, coordinador del Instituto para la Producción Popular del Movimiento Evita.

El ex director del Instituto Nacional de Tecnología Industrial y actual coordinador del Instituto para la Producción Popular del Movimiento Evita es una persona de referencia para hablar de modelo productivo, de cooperativismo y de una producción pensada en beneficios de las mayorías populares. En el programa Con el pie izquierdo de Radio Sur, el ingeniero Enrique Martínez se refirió a la iniciativa tomada por el candidato oficialista Daniel Scioli de crear un Ministerio de la Economía Popular, analizando qué podría implicar para las miles de personas que trabajan en ella y para el futuro de la Argentina.

Vale recordar que el Movimiento Evita no sólo tiene a su cargo en la actualidad la Secretaría de Agricultura Familiar del Ministerio de Agricultura, sino que forma parte, junto con otras organizaciones no kirchneristas, de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), que nuclea cooperativas cartoneras, de fábricas recuperadas, campesinos, artesanos, vendedores ambulantes y feriantes, entre otras. La CTEP viene hace años peleando por el reconocimiento formal y derechos para los miles de trabajadores agremiados en ella y por la apertura de “paritarias populares”.

– ¿Cuáles son tus primeras impresiones luego del acto en el que Scioli anunció su compromiso para crear un Ministerio de la Economía Popular?

– Estoy contento con el acto, con ese encuentro en IMPA y con expectativas. Scioli fue muy cauto, tomó el compromiso de avanzar en el Ministerio de Economía Popular señalando que hay que planificar muy bien la idea porque se trata de trasladar un concepto asistencialista a una idea de producción y promoción de trabajo.

No obstante el mero hecho de la reunión, haber planteado la necesidad y de que Scioli lo aceptara y asumiera el compromiso nos coloca a la vanguardia de los países que están discutiendo cómo encontrar salidas a la crisis.

La economía popular es una salida realmente imprescindible en una situación con la que vive el mundo, la crisis del capitalismo.

– O sea que supone una forma de organización económica alternativa a la existente.

– Sí, no es un paliativo. No es una variante del asistencialismo. Es avanzar en organizar sectores de la economía que prestan atención preferencial a la solución de necesidades comunitarias antes que al lucro.

Si no hay sectores amplios de la sociedad que trabajen para satisfacer necesidades y concentran su atención exclusivamente en el lucro tendemos a esta situación indefinidamente.

– ¿Que significaría un Ministerio de Economía Popular? ¿Que diferencias tendría con el Ministerio de Economía a secas?

– El Ministerio de Economía viene de lo más general a lo particular. Trabaja con la macroeconomía, se preocupa por el intercambio del comercio exterior, las reservas internacionales, el déficit fiscal, la inflación.

La economía popular lo que busca es satisfacer las necesidades básicas de la comunidad a través de organizaciones productivas cuyo objetivo sea exactamente ese: atender las necesidades y no pensar cómo desplazar un competidor para ganar más dinero, con lo cual la vocación de toda empresa es ser un monopolio relativo en su área.

Organizar a los agricultores familiares para que produzcan la comida que el país necesita. Organizar a los talleres de indumentaria para que no dependan de intermediarios y que puedan tener una vinculación directa con los consumidores. Organizar sistemas de generación de energía eléctrica donde la energía solar y eólica sean utilizadas de manera distribuida por los ciudadanos dependiendo mucho menos de grandes líneas de distribución. Organizar las comunidades que no tienen cloacas a través de sistemas de tratamiento de efluentes como hacen los japoneses que tienen organizaciones por manzana o menos, con sistemas de tratamiento totalmente eficientes que en Argentina no existen.

Todo eso son variantes de la economía popular donde se ha pensado una organización productiva o con el objetivo de brindar servicios sin fijarse primero en la ganancia si no en cuál es el problema comunitario a resolver.

– ¿Confían en que de llegar a ser presidente Scioli creará este Ministerio de Economía Popular?

– Esperamos que sí y además quiero aclarar que todo lo que he dicho yo es un modelo a construir. En este momento se parte de situaciones opuestas: agricultores familiares que no tienen ni siquiera estabilidad en la tierra que trabajan, que no tienen forma de canalizar sus productos. Ciudades donde los cartoneros son parte del paisaje sin ningún tipo de protección social.

A esos sectores humildes, el Ministerio de Economía Popular no les va a dar un mejor salario o garantizar un mejor ingreso para seguir haciendo lo mismo o no hacer nada. Se trata de pensar la producción de bienes y servicios de otra manera.

En consecuencia, el escenario futuro no debería tener cartoneros si no a la misma persona pero trabajando de líderes ambientales, consiguiendo que los ciudadanos separen en origen los residuos y se recolecten de una manera que genere un ingreso digno para quienes participan de la cadena de valor.

Por eso es importante festejar el anuncio de la creación del Ministerio pero no en términos de un área asistencial nueva, sino de expansión del potencial productivo de los sectores más humildes.

– ¿Existen antecedentes en otros países?

– Hay antecedentes en todo el mundo, sobre todo en el mundo desarrollado sorprendentemente.

Por ejemplo, en Estados Unidos hay casi cuatro mil organizaciones de consumidores que se vinculan con los productores de hortalizas y los financian antes de que siembren de manera tal que en el momento que está la cosecha se cobran el adelanto. Eso es forma de una modalidad de producción popular que evita que el pequeño productor hortícola dependa de un mercado central o un intermediario.

Ejemplos de mercados populares donde acceden solamente los productores hay hasta en Londres. Ahí hay una organización de mercados de productores directos que tiene 20 bocas de expendio en toda la ciudad y no puede vender nadie más que los productores que generen su producto en 50 kilómetros alrededor de Londres.

Se pueden mencionar ejemplos infinitos del mundo desarrollado que han tomado esta lógica, de a poco, de a mucho, anárquicamente y que el Ministerio de Economía Popular intentará sistematizarlo y convertirlo en un concepto transformador de la economía argentina.

– El desarrollo y la expansión de este Ministerio de la Economía Popular que funcionaría con una lógica no de lucro si no social ¿a qué intereses se enfrenta?

– A mucha gente. No le conviene a una empresa que ha sido contratada por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires para que se lleve toda la basura sin separar y después lo haga en grandes plantas cobrándole enormes tasas de servicio al Estado. Eso podría hacerse muchísimo mejor con participación popular y generando mayor ocupación.

No le conviene a los que monopolizan la producción y distribución de alimentos. Tampoco le conviene a las grandes empresas de distribución energética como está pasando en España que el Partido Popular insólitamente está buscando hacer retroceder la producción de energía solar.

Es un conflicto social que hay que procesar, conocer y operar sobre él, pero no implica el camino al socialismo. Implica el camino a una forma de vida más digna donde ponemos las necesidades por encima del lucro y con eso cambiamos muchísimas cosas.

 

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas