Derechos Humanos

24 julio, 2015

Seis meses del asesinato de Franco Zárate

Este jueves 23 de julio se cumplieron seis meses del día en que kiosquero Pelagio Guadalverto Ximénez asesinó a Franco Zárate en el barrio porteño de Mataderos. Notas dialogó con Iber Mamani, uno de los amigos de Franco, para conocer el estado de la causa judicial.

Este jueves 23 de julio se cumplieron seis meses del día en que kiosquero Pelagio Guadalverto Ximénez asesinó a Franco Zárate en el barrio porteño de Mataderos. Mientras el asesino denunció que le quisieron robar, familiares y amigos sostienen que fue un acto de racismo ya que Franco era de origen boliviano.

El hecho sucedió el 23 de enero de enero de este año cuando Franco, junto a su papá Elvis y su primo Aldo, fueron a comprar a pocos metros de su casa una gaseosa al kiosko. Allí, luego de que Franco y Aldo le recriminaran por qué le pretendía cobrar más caro que a otros clientes, el kioskero Pelagio Guadalverto Ximénez -conocido por los vecinos como “Beto”- les gritó que ellos eran bolivianos y que mejor se fueran del lugar.

Luego de un intercambio de insultos, Beto les mostró un arma y los dos jóvenes se subieron al auto para irse del lugar. Mientras el padre de Franco intentaba arrancar el auto -que tenía un desperfecto técnico-, Beto salió del kiosko, golpeó a Franco y le disparo un tiro en el pecho. El joven de 18 años, fue llevado inmediatamente por sus familiares al hospital Santojanni a dónde llegó ya sin vida.

En el hospital, un oficial de policía le indicó al padre de Franco que debían ir juntos en un patrullero al lugar del crimen antes de ir a hacer la denuncia. Pero, en vez de llevarlo al kiosco, lo llevaron directamente a la comisaría 42 donde quedó detenido.

Aldo fue por su cuenta a la comisaría para hacer la denuncia, pero no lo dejaron pasar. “Yo quería saber si el asesino estaba detenido”, explicó. Cuando le comentó a la policía que había estado en el lugar del hecho, también lo detuvieron. Mientras Elvis y Aldo se habían dirigido al hospital junto al cuerpo de Franco, el kiosquero Ximénez, asesorado por la policía, radicó una denuncia por robo.

Según informó el abogado Cristóbal Zárate Pérez, los familiares y amigos de Franco recién pudieron presentar la denuncia ante la justicia el miércoles 28 de enero, cinco días después.

A seis meses de aquel hecho, Notas dialogó con Iber Mamani, amigo de Franco y miembro del grupo que sigue reclamando justicia ante un claro acto de racismo y xenofobia.

– ¿Cómo se están organizando y que reclaman a seis meses del asesinato de Franco?

– Se cumplen seis meses del asesinato de Franco y con los familiares y amigos decidimos hacer un acto homenaje para recordar y para que el barrio de Mataderos sepan que nosotros no olvidamos. Vamos a seguir buscando justicia hasta que nos escuchen las autoridades.

– ¿Hoy para la Justicia argentina que representa Franco?

– Lamentablemente no representa nada, porque muy pocas personas saben quien fue. Se ve muy poco el respaldo de las instituciones.

– ¿En que estado están las causas judiciales? Tanto la primer denuncia que hizo el dueño del Kiosko como la que la familia de Franco hizo contra él.

– Las dos causas están a cargo del juzgado número 19. Por un lado está la denuncia que hizo el asesino donde dice que supuestamente Aldo y Elvis lo agredieron. La otra causa es la que presentó la familia de Franco cinco días después ya que no lo pudieron hacer en la comisaría y lo terminaron haciendo en Comodoro Py. Ahí denuncian el asesinato de Franco agravado por alevosía y ensañamiento.

Esa causa mucho no avanzó. Nosotros presentamos varias pruebas como la tenencia del arma del kioskero que es una bersa nueve milímetros, un arma de guerra, que tenía la placa limada. Frente a eso la policía y el juez tendrían que actuar. Sólo por disparar en la vía pública con un arma de guerra, esa persona debería ser detenida.

Por otra parte las declaraciones de los familiares de Pelagio fueron contradictorias. Cambiaron su discurso respecto a como había sido el hecho.

– ¿Qué saben del asesino de Franco? ¿Está prófugo? ¿Sigue en el barrio?

– Sabemos que en la casa donde vivía no está más. Justamente uno de los pedidos al juez es que nos garantice que Pelagio Guadalberto Ximénez no se va a fugar porque el es de nacionalidad uruguaya y tenemos miedo de que se haya ido del país.

Cuando fuimos al juzgado a pedir información siempre nos dieron vueltas respecto a esto. Y el abogado también se presentó varias veces y pasó lo mismo.

Otra cuestión es que pedimos que se secuestren las cámaras. Adentro del kiosko había una cámara y la vecina de al lado también tiene una cámara. Estamos esperando respuesta sobre eso.

***

Este jueves los familiares y amigos realizaron un acto en el lugar del hecho donde presentaron un video de la lucha de estos meses. Hablaron de la discriminación y racismo que viven las colectividades de países limítrofes y también leyeron una carta que le dieron al presidente de Bolivia, Evo Morales, en su reciente visita al país. La misma se explaya sobre las problemáticas de la colectividad boliviana en Argentina y puntualmente le piden apoyo en la causa por el asesinato de Franco.

 

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas