América del Norte

20 julio, 2015

La bandera cubana vuelve a flamear en Washington 54 años después

Este lunes se reabrirá la Embajada de Cuba en Estados Unidos. Al 2600 de la avenida 16 de la capital, Washington D.C., el edificio que supo ser sede diplomática y luego Sección de Intereses, recibirá por primera vez desde 1959 a un canciller cubano e izará en su mástil la bandera de la estrella solitaria en un breve pero histórico acto.

Este lunes se reabrirá la Embajada de Cuba en Estados Unidos. Al 2600 de la avenida 16 de la capital, Washington D.C., el edificio que supo ser sede diplomática y luego Sección de Intereses, recibirá por primera vez desde 1959 a un canciller cubano e izará en su mástil la bandera de la estrella solitaria en un breve pero histórico acto.

Como anunciaron a principios del mes de julio, Cuba y Estados Unidos reabrirán sus embajadas este lunes 20. Desde las 0 horas del lunes, las secciones de intereses dejaron de ser tales y las relaciones diplomáticas entre ambas naciones quedaron restablecidas por completo.

Tal como informó el portal Cubadebate, el acto a realizarse en Washington consistirá en una «Marcha de la bandera» hacia el mástil ubicado en el jardín de la Embajada donde se procederá a izarla por primera vez en 54 años, 28 semanas y dos días. Luego se cantará el himno nacional de Cuba y posteriormente el canciller Bruno Rodríguez dirigirá unas palabras a las personas presentes.

Allí estarán los 700 invitados entre los que se cuentan la vicepresidenta de la Asamblea Nacional de Cuba, Ana María Mari Machado; Miguel Barnet, presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC); Miriam Nicado García, rectora de la Universidad de Ciencias Informáticas; Yaramis Armenteros Medina, directora adjunta de la Empresa Comercializadora y Distribuidora de Medicamentos, del Ministerio de Salud Pública; el artista plástico Alexis Leiva (Kcho); el cantautor Silvio Rodríguez; Ricardo Alarcón de Quesada, ex rresidente del Parlamento cubano; el presidente del Consejo de Iglesias de Cuba, Joel Ortega; y Ramón Sánchez Parodi, quien fuera el primer jefe de la Sección de Intereses de Cuba en EEUU.

Además confirmó su presencia la subsecretaria de Estado de EEUU, Roberta Jacobson, quién encabezó las negociaciones para el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambos países desarrolladas a partir del anuncio hecho por los presidentes Raúl Castro y Barack Obama el 17 de diciembre de 2014.

Después de la ceremonia, el canciller cubano será recibido por el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, en la sede del Departamento de Estado.

Hay que recordar que, desde el gobierno cubano, se ha aclarado varias veces que el restablecimiento de relaciones bajo ningún punto de vista supone una normalización de las mismas en tanto se sostenga el bloqueo comercial, se mantenga la ocupación del territorio en la Base Naval de Guantánamo y persistan los programas estadounidenses destinados a desestabilizar a Cuba.

El viaje de Fidel y la bandera que vuelve

En 1959, a tan solo cuatro meses de la llegada al gobierno de la Revolución Cubana, Fidel Castro visitó los Estados Unidos. Cuando aterrizó en el Aeropuerto de Washington el 15 de abril de aquel año, fue recibido por el entonces embajador cubano Ernesto Dihigo y George W. Healy, director del diario Times Picayune, de Nueva Orleans y presidente de la Sociedad Norteamericana de Directores de Periódicos, que había invitado al líder de la Revolución a Estados Unidos.

Su paso por el país del norte, aunque breve, dejó un mensaje claro: por primera vez una delegación cubana viajaba a EEUU en nombre de una nación libre y soberana. El propio embajador estadounidense en La Habana en 1959, Philip W. Bonsal, envió un mensaje al Departamento de Estado: “Los miembros más partidarios de la Revolución que rodean a Castro ven en el viaje un precedente histórico, considerándolo como la primera ocasión en que un gobernante cubano ha visitado Estados Unidos en representación de una nación totalmente soberana e igual, libre de dominación y control”.

fidel-no-he-venido-a-pedir-dineroY así lo ratificó Fidel en el primer encuentro con la prensa en la Embajada cubana. Al ser consultado si había viajado a pedir ayuda respondió: “No, estamos orgullosos de ser independientes y no tenemos la intención de pedir nada a nadie”. Al día siguiente se lo repitió al secretario de Estado, Christian Herter, y el diario cubano Revolución tituló: “No he venido a pedir dinero”.

En la embajada, al llegar Fidel, cientos de personas lo esperaban en la calle, separadas por el vallado policial, con carteles de apoyo. “No debería salir, tiene que cumplir el protocolo”, le dijo oficial. “¡Basta ya de protocolos! De lo que puedo y no puedo hacer», respondió Fidel y añadió: «Va a resultar que el desembarco en Estados Unidos es más difícil que el desembarco en el Granma”.

Entonces desde la seguridad le inistieron: “Es mejor que salga al balcón”, a lo que Fidel le replicó: “Oiga, yo no soy hombre de balcones” y se dirigió a la entrada de la Embajada, cruzó la calle y se confundió con la multitud.

Dos años después de esa visita la insignia cubana flameó por última vez en la capital estadounidense. Fue el 3 de enero de 1961, día en que el entonces presidente norteamericano Dwight D. Eisenhower anunció el rompimiento de las relaciones con la Isla.

Aquella jornada la bandera de Cuba fue retirada y puesta en la valija de una de las integrantes de la entonces misión diplomática que, en los días siguientes, regresó a La Habana. Durante 54 años, 28 semanas y dos días esa bandera estuvo pacientemente esperando el día de su regreso.

Debido al paso del tiempo no será aquella la que se ice en el mástil de la Embajada este lunes pero se exhibirá dentro del edificio como muestra de la perseverancia e irreverencia de esa pequeña nación que hace más de medio siglo persiste tozudamente en ser independiente.

Santiago Mayor – @SantiMayor

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas