Mundo Gremial

10 julio, 2015

Orden de desalojo para acampe de trabajadores telefónicos

Setenta trabajadores tercerizados de Telefónica acampan frente a la empresa por ser despedidos. Luego de un mes de acampe, recibieron la orden de desalojo.

En la intersección de Corrientes y Maipú, pleno centro porteño, trabajadores telefónicos organizados en la Unión de Empleados Técnicos de la Telefonía (UETTel) se encuentran acampando frente a las oficinas de Telefónica. Reclaman la inmediata reincorporación de 70 compañeros.

La orden judicial dispuesta por la fiscal Claudia Barcia se dio en momentos en que los trabajadores organizaban junto a la CTA Autónoma un festival al cumplirse un mes del acampe. Sin embargo, la noticia del desalojo alertó a los telefónicos.

Por un lado, significa que Telefónica lejos está de propiciar las condiciones para llegar a un diálogo que favorezca a los empleados técnicos. Por otro, se hizo latente la posibilidad de un desenlace violento, con la Policía Metropolitana como protagonista.

Mediante un comunicado de prensa el sindicato explicó que pese a esta intervención judicial continúa el acampe.

Poder Judicial y Gobierno de la Ciudad

No es la primera vez que la fiscal Barcia dispone de una orden semejante. Anteriormente, ordenó el desalojo de la Sala Alberdi e impulsó las causas contra dirigentes sociales en la toma del Parque Indoamericano.

En esa ocasión, pidió la detención de integrantes del Frente Popular Darío Santillán, delegados de la Villa 20 y de la Corriente Clasista y Combativa. Pero no se ocupó de investigar el entramado punteril del PRO existente en todos los barrios humildes de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

La misma fiscal es la que ordenó el desalojo de los trabajadores que están luchando por mantener sus fuentes de trabajo. El objetivo coyuntural puede variar, pero el de fondo es el mismo. Gobierno de la Ciudad y Poder Judicial confluyen su accionar para reprimir a los sectores populares.

Aun resuena “la inmigración descontrolada” invocada por Macri para explicar la crisis habitacional que atraviesa su distrito. Luego del violento desalojo del espacio cultural de la Sala Alberdi también comentó: “Nunca vi artistas con facas o bombas molotov”.

Desde a organización gremial señalaron que “esto es un ataque a los trabajadores que queremos defender nuestra fuente de trabajo, siendo que el único motivo del acampe, es reclamar nuestra reincorporación en las condiciones en las que veníamos trabajando”.

En este sentido, exigen que volver a sus puestos de trabajo y no estar bajo el convenio de la UOCRA, tal como pretende la empresa. Los técnicos telefónicos quieren ser reconocidos como tales. Por esto fue importante el apoyo de organizaciones como el FOETRA, el sindicato telefónico, que se acercó a solidarizarse con los trabajadores.

Santiago Lecuna – @santirayado

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas