Cultura

30 abril, 2015

Vietnam y el cine

Pocos conflictos a lo largo de la historia del séptimo arte despertaron tanto las plumas de los realizadores como el desatado en el sudeste asiático en la década del 60. Desde grandes clásicos filmados durante la guerra hasta historias hechas posteriormente, Vietnam fue inspiración de grandes obras. Aquí un breve repaso.

Pocos conflictos a lo largo de la historia del séptimo arte despertaron tanto las plumas de los realizadores como el desatado en el sudeste asiático en la década del 60. Desde grandes clásicos filmados durante la guerra hasta historias hechas posteriormente, Vietnam fue inspiración de grandes obras. Aquí un breve repaso.

Hacia fines de los años 50 Estados Unidos ya se había erigido como potencia hegemónica a nivel mundial. Ya sin interés en tender lazos con la Unión Soviética como lo hubiera hecho en la Segunda Guerra, intentaba imponer su modelo económico depredador allí donde flameara un respiro humano. Naturalmente, gran parte del mundo también estaba inclinado hacia una sociedad planificada y ordenada bajo la bandera del comunismo.

Así lo entendía Vietnam del Sur, cuya ofensa le valió sufrir el ataque del imperialismo desde comienzos de los 60 hasta 1975, año en el que Estados Unidos firmó su gran derrota. Esto fue suficiente para que las cámaras rodaran y se filmaran algunos de los grandes clásicos del cine de guerra y no tanto:

The Deer Hunter (1978): Considerada una de las cien mejores películas de todos los tiempos por el American Film Institute, esta obra de Michael Cimino relata la historia de unos obreros estadounidenses de Pensilvania que son reclutados para ir a pelear a Vietnam. Allí son secuestrados por el Vietcong y sometidos a torturas y vejámenes que, aún logrando escapar y volver a casa, los perseguirán por el resto de sus vidas.

La película fue galardonada con cinco premios de la Academia, incluido Mejor Película y Mejor Director. Protagonizada por Robert De Niro y Christopher Walken, pasó a la historia como uno de los mejores retratos acerca de la dolorosa vuelta a casa de los soldados.

Across The Universe (2007): Sin soldados en su portada, este musical de Julie Taymor retrata la vida de Jude (Jim Sturgess) un joven inglés que se va a los Estados Unidos en búsqueda de su padre y se encuentra de frente con los grupos antibélicos tomando las calles. Allí es cuando conoce a Lucy (Evan Rachel Wood), una joven de la clase alta neoyorkina que lo invita a involucrarse en las manifestaciones contra la guerra.

A partir de interpretaciones de grandes clásicos de los Beatles, Across The Universe es un correcto retrato de época en la que jóvenes que están a una gran distancia de las balas se ven atravesados por una realidad cruda y dinámica.

Nacido el 4 de julio (1989): Oliver Stone nos devuelve a la húmeda jungla asiática para, como Cimino en The Deer Hunter, traernos de vuelta a la escabrosa rutina hogareña. La película está inspirada en la autobiografía de Ron Kovic, un joven que se alista para ir a defender a su país y así demostrarle su amor a la nación. Todo cambia cuando vuelve a su patria en una silla de ruedas y debe enfrentarse al martirio de la reintegración.

Tom Cruise, protagonista del film, fue ampliamente celebrado en esta película que ganó un Globo de Oro y también un Oscar a Mejor Director.

The abandoned field: Free fire zone (1979): Obra vietnamita filmada años después de los trágicos sucesos. Dirigida por Nguyen Hong Sen, cuenta la historia de una joven pareja al cuidado de su pequeño hijo en su casa sobre el delta Mekong en una supuesta zona del alto al fuego, poco antes de la Ofensiva del Tet. A pesar de esto, la tensión es constante en sus vidas y la certera cámara de Hong Sen así lo muestra.

Apocalypse Now (1979): Basada en una novela corta de Joseph Conrad, quizá es la película más recordada sobre el conflicto del sudeste asiático. Francis Ford Coppola cuenta en la obra que más dificultades tuvo para llevar a cabo, la historia del capitán Willard, enviado en una misión para localizar y matar al Coronel Kurtz, un ex boina verde que organizó su propio ejército y tendió lazos casi shamánicos con los nativos. Lo más resaltable de la versión de Coppola sobre la historia de Conrad es la construcción de una trama que va perdiendo realismo a medida que avanza, acorde al camino en el que se adentra Willard (en la piel de Martin Sheen) en el río en la búsqueda del rebelde (un memorable Marlon Brando). Un inevitable del cine.

Iván Soler – @vansoler

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas