África

21 abril, 2015

La crisis migratoria en el Mediterráneo producida por Europa

De acuerdo a un informe de las Naciones Unidas, las crisis en Siria y Libia son las principales productoras de migrantes desde Medio Oriente y el norte de África hacia Europa. Ambos conflictos, sostenidos y financiados por la Unión Europea, son los que hoy llevan a una crisis migratoria que ha producido más de 1500 muertes en lo que va del año.

De acuerdo a un informe de las Naciones Unidas, las crisis en Siria y Libia son las principales productoras de migrantes desde Medio Oriente y el norte de África hacia Europa. Ambos conflictos, sostenidos y financiados por la Unión Europea, son los que hoy llevan a una crisis migratoria que ha producido más de 1500 muertes en lo que va del año.

El último domingo cobró visibilidad una problemática que lleva ya varios años: la migración ilegal hacia Europa a través del Mar Mediterráneo. El hundimiento de un barco a 110 kilómetros de la costa de Libia, en el estrecho de Sicilia, y la muerte de al menos 700 ocupantes (todos inmigrantes ilegales) obligó a las autoridades europeas a tomar cartas en el asunto.

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) dieron este lunes el visto bueno a un plan de diez medidas para enfrentar el creciente flujo migratorio. Los representantes del grupo avalaron el proyecto que fue propuesto por la Comisión Europea, el cual se pondrá a consideración de los jefes de Estado y Gobierno del bloque en un encuentro previsto para el jueves.

Algunas de las medidas estipuladas incluyen aumentar el presupuesto de la operación Tritón, dirigida a salvaguardar las fronteras del bloque y ampliar la cobertura geográfica que actualmente se restringe a las aguas territoriales.

Otro ítem apunta a concentrar un mayor esfuerzo en localizar, capturar y destruir las embarcaciones utilizadas por los traficantes para transportar los migrantes. También se propone estudiar las opciones para un mecanismo de reasentamiento de los inmigrantes en el continente y poner en marcha un nuevo programa de retorno rápido encaminado al regreso a sus países de los inmigrantes sin documentación.

Las duras críticas de Naciones Unidas

El plan elaborado por la UE no parece tener nada de novedoso y su idea central sigue siendo la misma: rechazar a quienes buscan una vida mejor, sin importar los motivos. Esta política antiextranjeros, agudizada en los últimos años por el fantasma del terrorismo, es alimentada no solo por los partidos conservadores y de ultraderecha, si no también por las socialdemocracias del continente.

No obstante, para las Naciones Unidas existe una importante responsabilidad de Europa en esta crisis. El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Husein, acusó a la UE de dar «la espalda a algunos de los emigrantes más vulnerables del mundo y se arriesga a transformar el Mediterráneo en un vasto cementerio”. Según informó Telesur, el funcionario instó a los Gobiernos europeos a adoptar un enfoque «más valiente» y «menos cínico». “Los muertos que se han dado en los últimos meses en el Mediterráneo eran previsibles”, lamentó.

En su declaracion Al Husein reveló que Libia y Siria son el principal punto de partida de los miles de migrantes que arriesgan sus vidas en la travesía por el Mediterráneo. Estos dos países son víctimas de guerras civiles financiadas y producidas en gran parte por Europa.

El caso de Libia es el más claro donde la intervención de la OTAN derrocó el gobierno de Muammar al-Gadafi en 2011 y desde entonces el Estado ha estallado en mil pedazos. Diversos grupos controlan parte del territorio y la economía del país se ha visto devastada.

Siria es una situación diferente, aunque igualmente crítica. En el marco de la llamada «Primavera Árabe» grupos islamistas financiados por Europa y EEUU intentaron derrocar al gobierno de Bachar Al-Assad. Sin embargo, tras cuatro años de guerra civil el conflicto no se ha resuelto.

Los muertos los pone el pueblo

Esta situación, producto de la intervención imperialista en África y Medio Oriente, de la cual no quiere hacerse cargo la Unión Europea, tiene como principales víctimas a los humildes que huyen de la crisis en sus países de origen.

De acuerdo con informes del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, en lo que va de 2015 unos 35 mil solicitantes de asilo e inmigrantes llegaron a Europa a través del mar. Más de 1500 perecieron en el camino, ahogados en el Mediterráneo.

El 11 de febrero de 2015 más de 300 migrantes desaparecieron en el agua cuando las lanchas neumáticas en las que viajaban naufragaron frente a las costas de Libia. Otros 29 fallecieron de frío durante los trabajos de salvamento de los guardacostas italianos. Hace poco más de una semana, el 12 de abril, otros 400 migrantes desaparecieron en el naufragio de una embarcación en el Mediterráneo, según contaron los supervivientes, quienes aseguraron que había entre 500 y 550 personas a bordo del barco que partió de Libia con destino a Italia.

Cuatro días después, el naufragio de una embarcación procedente de Libia dejó 41 desaparecidos, según el testimonio de cuatro supervivientes de la lancha neumática. Este domingo 19 de abril llegó el famoso caso del barco con migrantes a bordo que frente a las costas libias produjo al menos 700 muertos. Solo 28 personas fueron rescatadas con vida, mientras que los guardacostas italianos encontraron unos 24 cuerpos.

Finalmente el lunes 20 de abril, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) recibió una llamada de auxilio de un barco con 300 personas que se estaba hundiendo cerca de la isla de Rodas, en Grecia. Hasta el momento se contabilizaron 20 víctimas fatales.

El futuro no parece venturoso para quienes aspiren a cruzar ese gran espejo de agua que va de Algeciras a Estambul en busca de una vida mejor.

Santiago Mayor – @SantiMayor

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas