Batalla de Ideas

21 abril, 2015

¿Abril amarillo?

Por Ulises Bosia. El PRO y la oposición en general se prepararon para un abril en el que dar pasos firmes hacia la conformación de una candidatura presidencial ganadora. Los resultados de las PASO en Mendoza y Santa Fe a la luz de este objetivo.

Por Ulises Bosia. El PRO y la oposición en general se prepararon para un abril en el que dar pasos firmes hacia la conformación de una candidatura presidencial ganadora. Los resultados de las PASO en Mendoza y Santa Fe a la luz de este objetivo.

Miguel Del Sel fue el candidato a gobernador de Santa Fe más votado con 481 mil votos, a mucha distancia de su inmediato perseguidor Miguel Lifschitz, que alcanzó 335 mil. Incluso la suma de los votos del socialista Lifschitz con los del radical Mario Barletta -su adversario en las internas del gobernante Frente Cívico y Social- no logró superar la marca del midachi macrista, aunque quedó muy cerca, con 475 mil.

Se trata de un muy buen resultado para el referente santafesino del PRO, que lo celebró acompañado por Mauricio Macri y “Lole” Reutemann, recientes socios políticos. El macrismo demostró que mantuvo y consolidó el liderazgo de Del Sel en la provincia -hace cuatro años estuvo a tres puntos de ser gobernador-.

Sin embargo, el cuasi empate técnico entre las dos primeras listas a la gobernación deja entrever un final abierto en una elección general que muy probablemente tienda a polarizarse cada vez más.

Esta tendencia a la polarización es un desafío para el peronismo liderado por Omar Perotti, quien llegó a 327 mil votos con los que superó holgadamente el objetivo de veinte puntos porcentuales que se había puesto. En Santa Fe sectores del kirchnerismo “puro” y otros del Partido Justicialista lograron una propuesta unificada con un buen respaldo de la población.

Lograron así un buen resultado ante un panorama que parecía mucho más negro cuando en pleno verano María Eugenia Bielsa renunció a la candidatura. Sin embargo, les costará mantener esos votos ante una acentuación de la polarización entre el socialismo y el macrismo.

Independientemente de las virtudes del PRO, es evidente la existencia de un desgaste de la gestión socialista, muy visible particularmente en Rosario. En esta ciudad la actual intendenta, Mónica Fein, ganó su interna con Pablo Javkin por un margen mucho menor a lo esperado y fue superada en votos por la candidata del macrismo Anita Martínez, aunque sumando a los dos contendientes del oficialismo provincial lograron un claro primer lugar.

El Frente Renovador, finalmente, sólo logró siete puntos entre sus dos precandidatos a gobernador, quedando fuera de la pelea y con la perspectiva de seguir perdiendo votos hasta junio.

Todo esto en el marco de una elección marcada por la baja participación -en Rosario por ejemplo votó solamente el 58% del padrón-, y por las denuncias de irregularidades en el escrutinio que con el paso del día lunes surgieron del Frente Social y Popular (FSP) pero más tarde se generalizaron a los distintos partidos de izquierda hasta llegar al propio peronismo.

Aún así, Carlos Del Frade del FSP logró ubicarse como el principal referente de la izquierda santafesina, con posibilidades de pelear por acceder a una banca de diputado provincial en junio.

Mendoza

En la provincia cuyana la voluntad popular favoreció a Alfredo Cornejo, actual intendente radical de Godoy Cruz y ahora candidato a gobernador, que superó con el 45% de los votos al Frente para la Victoria, que quedó cinco puntos por debajo.

El terreno había sido preparado por los grandes medios de comunicación para una victoria contundente del precandidato radical -apoyado por el macrismo y el massismo al mismo tiempo- pero los guarismos finales hablan de un predominio relativo y, también en este caso, de un final abierto.

A diferencia de la elección santafesina, en Mendoza el Frente para la Victoria presentó una propuesta pejotista encarnada en Adolfo Bermejo -apoyada por el gobernador «Paco» Pérez- y una candidatura kirchnerista “pura” encabezada por Guillermo Carmona, quien quedó en segundo lugar.

Dos golpes a Sergio Massa

La candidatura presidencial de Sergio Massa acumuló dos golpes más entre el domingo y el lunes. Por un lado el muy lejano cuarto puesto en Santa Fe, en la provincia que para peor ganó su adversario directo en la lucha por liderar la oposición.

Y por otro lado, el radical mendocino Cornejo declaró que pese a que en su provincia espera poder seguir contando con todos los apoyos posibles, a nivel nacional va a respaldar al ganador de la interna entre Macri, Sanz y Carrió, tal como decidió su partido en la convención de Gualeguaychú.

A esto se suma la derrota clara de su aliado Romero en Salta la semana pasada y la proximidad de las elecciones en la Ciudad de Buenos Aires el próximo domingo 26, en la que su candidato pelea por superar el piso del 1,5% de las PASO. Mientras tanto, la mayor parte de la atención gira alrededor de la interna del PRO entre “Gabriela” y “Horacio”.

En este contexto, el Frente para la Victoria esta mostrando un sólido desempeño, no solamente ganando en Salta sino presentando opciones competitivas tanto en Mendoza como en la hostil Santa Fe. En el caso de que Mariano Recalde logre llevar al Frente para la Victoria porteño al segundo puesto el próximo domingo, esta tendencia se reafirmará. Y el abril soñado por la oposición puede convertirse en una pesadilla.

Es decir que si bien se puede percibir una clara consolidación del macrismo como principal opción opositora, por el momento eso sólo implica que está ganando la interna de la oposición contra Massa. En la verdadera pelea frente al kirchnerismo aún se lo ve lejos.

@ulibosia

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Batalla de Ideas