Nacionales

18 abril, 2015

La Plata: Bruera distingue a estudiantes latinoamericanos pero no garantiza derechos a los migrantes

El intendente de La Plata homenajeó a jóvenes provenientes de países latinoamericanos que estudian en la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) y la Universidad Tecnológica pero ignora las dificultades con las que convive la población migrante radicada en la ciudad.

El intendente de La Plata, Pablo Bruera, entregó la distinción “Patria Grande” a 25 jóvenes estudiantes provenientes de países latinoamericanos que llevan adelante sus estudios universitarios en la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) y en la Universidad Tecnológica Nacional.

La UNLP, como una de las más importantes del país, es elegida año a año por miles de estudiantes que provienen principalmente de países limítrofes para estudiar debido a que, a grandes rasgos, la educación superior argentina logró resistir al proceso de privatizaciones que recorrió América Latina en los años 80 y 90. A pesar de que la ley que rige la educación universitaria es de tendencia privatista, las grandes luchas llevadas adelante por el movimiento estudiantil y docente evitaron que se implementaran medidas como el arancelamiento de los estudios, que definitivamente hubieran tenido un impacto de mayor restricción en el acceso a las aulas.

Por eso, que las universidades argentinas puedan ser habitadas por miles de estudiantes de la Patria Grande es, sin dudas, algo de lo que sentirse orgullosos y una política que se diferencia positivamente de la tendencia mundial en educación superior. Pero, mientras el Jefe comunal distingue a quienes llegan a la ciudad en busca de su formación profesional, se refiere a la “problemática migratoria” cuando le toca hablar sobre la población migrante que habita en el Gran La Plata.

Es que cuando se trata de garantizar derechos, la migración es un problema para el municipio y para llegar a la universidad no alcanza con vivir cerca sino que es necesaria la satisfacción de un conjunto de necesidades y el acceso a una cantidad de derechos que el intendente Bruera está lejos de garantizar para la población migrante platense.

Según la Encuesta Permanente de Hogares, en el Gran La Plata el 4% de la población es inmigrante, sin embargo, la Dirección de Migraciones reconoce que uno de los principales derechos vulnerados a estos ciudadanos es, justamente, el acceso a la documentación y es así como los números se vuelven un tanto relativos.

En materia de vivienda, el Gran La Plata cuenta con uno de los peores índices de la provincia de Buenos Aires, ya que dentro de la población migrante nacida en países limítrofes, el 50% es propietaria de la vivienda y el terreno que habita, y el 22% ocupa gratuitamente el lugar, situaciones que no se presentan en migrantes nacidos en otros países.

Cuando nos acercamos a los índices de empleo, los datos son aun más significativos ya que sólo el 51% de las personas consultadas se encuentran ocupadas, y el 44% de ellas lo hacen en condición de sobreocupación horaria, el 8% desarrolla una actividad profesional, mientras que el porcentaje restante se encuentra desocupado. En natural entonces que la salud sea un problema importante para la población migrante, algo que expresan los consulados, y también los números, ya que sólo el 64% manifestó tener algún tipo de cobertura, y no se conocen datos sobre la calidad de la misma.

De las estadísticas se desprende una conclusión contundente, el derecho a la ciudad no es tal cuando se trata de migrantes y la desigualdad económica y territorial no es obra de la casualidad sino de una planificación que el municipio lleva adelante en la construcción de una ciudad con más lugar para los grandes emprendimientos inmobiliarios que para la patria grande.

Si a lo expresado por las estadísticas le agregamos las que corresponden a la falta de servicios como el agua potable, redes cloacales, luz, gas, e incluso el sistema de transporte público, que sólo el 20% de la población migrante en el Gran La Plata termine el secundario y el 10% acceda a la universidad, no debería sorprender a nadie, mucho menos al municipio platense.

Clara Condenanza, desde La Plata – @MCCArgentina

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas