América Latina

16 abril, 2015

«Tenemos que dar respuestas rápidas a la agresión mediática»

En el marco de la Cumbre de los Pueblos en Panamá, Notas dialogó con Fernando Buen Abad para hablar sobre la VII cumbre de las Américas, así como también sobre las tareas y los desafíos de los movimientos populares del continente en la actualidad.

Fernando Buen Abad, es mexicano de nacimiento pero nuestroamericano por elección, es doctor en filosofía y analista de la comunicación y la cultura.

En el marco de la Cumbre de los Pueblos en Panamá, Notas dialogó con él para hablar sobre la VII Cumbre de las Américas, así como también sobre las tareas y los desafíos de los movimientos populares del continente en la actualidad.

– ¿Cuál es la importancia de esta Cumbre de las Américas?

– La Organización de Estados Americanos (OEA) ha hecho la convocatoria para esta Cumbre de las Américas en Panamá y esto y de por sí tiene un montón de significados muy ricos y muy profundos; no perdamos de vista el carácter bolivariano de esta convocatoria, en el sentido de que para la historia de America Latina, Panamá, con el Congreso anfictiónico de Bolívar ya determina la vocación de esta reunión de los pueblos libres de América, en un territorio desde el cual se pudiera pensar el futuro y pensar la vida sin las hegemonías imperiales.

A la vuelta de los años y de la historia nos encontramos nuevamente en Panamá viendo a una OEA moribunda, tratando de sobrevivir a cualquier costo. Algunos dicen que es como el Mio Cid cabalgando con su muerto a cuestas y que lo que están haciendo aquí no es más que justificar un escenario de besamanos con EEUU para pavimentar la campaña electoral norteamericana, entre otras de las muchas lecturas.

– ¿Qué puede decirnos sobre la Cumbre de los Pueblos?

– La Cumbre de los Pueblos esta vez, además estuvo nutrida por contingentes diversos de gentes de todo América Latina, discutiendo también las rutas de la emancipación, las rutas de la rebeldía, de las insurrecciones y revoluciones del continente, y esta vez con la bandera de Venezuela siendo levantada por todos los movimientos, que es derogar el decreto de Obama, que acusa a Venezuela de amenaza.

También la bandera que se ha escuchado es la del repudio a la actitud del Reino Unido con respecto a la Argentina sobre el tema Malvinas como territorio soberano argentino. De modo que hay un espíritu que recorre la Cumbre de los Pueblos, que es el espíritu del antiimperialismo y eso es muy saludable en cuanto a las agendas.

– ¿Cuáles son los desafíos que quedan luego de la Cumbre de los Pueblos?

– Creo, que es también una oportunidad magnifica de que los movimientos sociales, los partidos políticos que se han hecho presentes aquí, que todas las fuerzas revolucionarias y emancipadoras se den el espacio para trabajar de manera autocrítica, para revisar nuestra propia agenda y ver que cosa no estamos haciendo como deberíamos, en que cosas tenemos la agenda muy en crudo y en que tenemos que, descarnadamente, hacernos un cuestionamiento profundo, por ejemplo en materia de unidad de agendas, de lucha mediática, de materia de comunicación.

Tenemos muchos desafíos pendientes ya que aun no hemos logrado consolidar una fuerza de lucha continental capaz de permitirnos dar respuestas oportunas, respuestas rápidas ante la agresión mediática que estamos padeciendo. Yo creo que esta es una agenda crucial para este momento. Esto no es solo para Panamá sino sobre lo que nos vamos a llevar para trabajar porque la agenda en la región nos seguirá pidiendo a todos en cada lugar de América Latina, profundizar esta discusión.

– ¿Cuáles deberían ser estos puntos centrales para la agenda de los pueblos?

– Necesariamente hacer visibles los estragos de la guerra económica del capitalismo contra la clase trabajadora y todos nuestros pueblos que se ha recrudecido arteramente en Venezuela, que ni por mucho es una guerra que se radica solo en territorio venezolano exclusivamente. Dejar claro que el capitalismo es una guerra económica contra los pueblos. Y cumplir las tres principales consignas que UNASUR ha planteado para la región que son: blindaje de los recursos naturales; blindaje de las democracias para que sean verdaderas democracias participativas con un proceso profundo y muy de raíz de las estructuras jurídico-políticas, que garanticen los derechos de la sociedad; y también el blindaje de paz, una cuestión estratégica y crucial, cuando estamos viendo la proliferación de bases militares en el continente.

Por eso tenemos que contar con una conducta muy clara de repudio a estas bases militares, especialmente porque han demostrado su absoluta complicidad con el narcotráfico, el crimen organizado, el tráfico de personas, con el tráfico de armas, con el tráfico de órganos. Entonces semejante agenda para nosotros es indispensable y no se puede resolver solo con declaraciones. De esto tenemos que hacer un programa de lucha continental.

Gonzalo Armua

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas