Mundo Gremial

14 abril, 2015

Docentes universitarios reclaman recomposición salarial y aplicación del Convenio Colectivo de Trabajo

Los docentes de 28 universidades nacionales anunciaron un paro desde el 13 al 18 de abril. Recomposición salarial y aplicación del Convenio Colectivo de Trabajo sancionado hace un año, integran los principales reclamos.

Docentes universitarios de 28 universidades nacionales iniciaron este lunes 13 de abril una medida de fuerza gremial que concluirá el próximo viernes 18. Nucleados en 26 asociaciones gremiales que responden a CONADU Histórica, junto a asociaciones de Rosario y Río Cuarto que integran CONADU, los reclamos están centrados en torno a un pliego que contiene: 40% de aumento salarial y homologación y aprobación del Convenio Colectivo de Trabajo en todas las universidades.

La medida fue definida, de acuerdo a CONADU Histórica, ante la falta de respuesta por parte del Ministerio de Educación en convocar a las reuniones paritarias, llamada finalmente para el miércoles 15, aunque sin información sobre oferta laboral alguna.

Santiago Gándara, secretario general de la Asociación Gremial Docente (AGD) de la UBA, señaló en diálogo con Radio Sur que dicha reunión fue convocada recién cuando el paro fue anunciado, pero sin plantear nada al respecto.

“Si es una reunión abierta tenés alguna pauta de que es lo que se va a fijar, que es lo que se va a plantear, no hay nada de eso, por lo cual entendemos que nos van a llamar a una reunión para después seguir con otros 15 días de espera hasta junio, que es un poco el propósito que tiene el gobierno y los rectores, de mantener el salario de los docentes congelado”, afirmó Gándara.

En relación al reclamo de un 40% de aumento salarial, el docente universitario apuntó que está fundamentado en lo pedido por gran parte de los gremios, así como por la necesidad de una recomposición salarial. “Del 2011 en adelante se ha venido deteriorando el salario en la carrera contra la inflación. El año pasado recibimos, en cuatro cuotas, un 28% de aumento salarial que terminó en noviembre. Depende como se calcule la inflación ahí tenés una pérdida de dos, tres, cuatro o cinco puntos de tu salario”, completó.

En un sentido similar se pronunciaron desde la agrupación Docentes por el Cambio, también parte de AGD. Para quienes la integran, la recuperación salarial se estancó a partir del año 2009, y en los últimos dos años inició un retroceso, donde la inflación se convirtió en mecanismo de ajuste.

“Si consideramos el índice de CIFR-CTA la caída durante 2014 habría sido de 8,7%, si utilizamos los índices de CABA y de San Luis habría sido de un 9,6% o de un 12,4% respectivamente”, indicaron en un comunicado.

Serie

También se suman a las reivindicaciones apuntadas, las condiciones de precarización laboral que afrontan principalmente los docentes del Ciclo Básico Común (CBC). Aquí los reclamos se centran en la denuncia de los interinatos y su prolongación durante años, el cierre de talleres (como el de la materia Semiología) y el manejo arbitrario en la apertura y cierre de cátedras y comisiones.

La discusión sobre el Convenio

Junto a la discusión salarial el otro punto sobre el que pivotea el paro de esta semana es la homologación y aprobación del Convenio Colectivo de Trabajo en todas las universidades, el cual fue firmado hace exactamente un año pero que todavía no entró en vigencia.

Dicho convenio, criticado desde las organizaciones gremiales que llevan adelante la medida de fuerza, tiene no obstante, según reconocen, un sentido progresivo otorgado por tres cuestiones fundamentales: la garantía de estabilidad laboral, la modificación del régimen de docentes ad-honorem y las licencias que reciben los propios docentes.

Desde Docentes por el Cambio sostuvieron que el Convenio “constituye el eje estructural alrededor del cual se articula la posibilidad de combatir las distintas modalidades de precariedad laboral que sufre la docencia universitaria y preuniversitaria de todo el país”.

Por su parte Santiago Gándara apuntó: “Los docentes universitarios tenemos la característica de que nuestra condición laboral está sujeta en la mayoría de los casos, que no están concursados, a la buena o mala voluntad de un titular, un jefe de departamento, un director de carrera, o el decano. En el caso de los concursados, tu puesto de trabajo entra en una competencia con cinco o diez compañeros cada tres o cinco años, dependiendo el cargo”.

En caso de efectivizarse el nuevo Convenio Colectivo, el mismo garantiza la estabilidad laboral, así como la carrera docente y el perfeccionamiento gratuito.

Sobre los ad-honorem “el convenio se plantea de una manera no tan taxativa como nosotros quisiéramos, pero si lo suficientemente clara, que el trabajo en la docencia es oneroso y se tiene que pagar”, sostuvo Gándara y agregó con respecto a las licencias, el otro eje central, que al día de hoy estas son malas si se comparan con las que disponen trabajadores de otras ramas.

La medida de fuerza, que continuará durante toda la semana, tendrá su epicentro en la instalación de una carpa educativa frente al Ministerio de Educación el 15 de abril desde las 12 horas, y luego una reunión en la sede Ramos Mejía del CBC de la UBA, en la cual se trataran especialmente la discusión de los docentes del Ciclo Básico.

 

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas