Derechos Humanos

10 febrero, 2015

Renunció el empleado de la Secretaría de DDHH que había estado preso por violación en España

El domingo se conoció la noticia de que Carlos Alberto García Muñoz, trabajador contratado de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, había estado preso en España por violar a su ex mujer. El día lunes presentó su renuncia que fue aceptada por las autoridades.

El domingo se conoció la noticia de que Carlos Alberto García Muñoz, trabajador contratado de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, había estado preso en España por violar a su ex mujer. El día lunes presentó su renuncia que fue aceptada por las autoridades.

García Muñoz fue condenado y cumplió diez años de cárcel en España por violación. La condena fue por agredir a su ex esposa con una navaja, atarla, violarla y golpearla hasta que se desmayó. Fue arrestado in fraganti y liberado en 2011, momento en que volvió al país.

Fue entonces que comenzó a trabajar en la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación. Al conocerse la noticia de sus antecedentes presentó la renuncia este lunes y el mismo día, desde la cartera que dirige Martín Freseneda, se la aceptaron.

En un comunicado difundido por la Secretaría se aclaró que Carlos Alberto García Muñoz «era empleado de esta Secretaría y revestía como contratado, sin ningún tipo de responsabilidad como funcionario de jerarquía».

También especificaron que «al momento de ser contratado se pidió, como en todos los casos, la información correspondiente al Registro Nacional de Reincidencia y en dicho registro no figuraba ningún antecedente». A su vez sostuvieron que «tampoco esta Secretaría podía conocer los antecedentes de otro país”.

Por su parte Fresneda apuntó que «desde el día de la fecha», García Muñoz «ya no cumple servicios en la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación». Además añadió: «Es importante aclarar también que desde que ingresó a trabajar aquí, siempre lo hizo como trabajador, nunca ejerció ningún cargo de jerarquía y esta Secretaría y la Presidenta de la Nación desconocían estos antecedentes penales en España”.

El secretario dijo en diálogo con Infobae que no existe una norma legal que impida contratar a una persona que haya cumplido una pena por un delito como el que cometió. «Él hubiera tenido una responsabilidad moral y ética si hubiera tenido una condena no cumplida», evaluó. Pero aclaró: «No tenía causal de despido».

También destacó que «no hizo falta que pidiera sus antecedentes, yo lo convoqué, vino, me presentó la renuncia y se la acepté».

El renunciante es ex detenido desaparecido. Fue uno de los cuatro prisioneros fugados del centro de detención clandestino llamado Mansión Seré. Cuando ingresó a la Secretaría de Derechos Humanos, primero se desempeñó en el área cultural de esa dependencia, participando de debates en colegios y centros municipales, relatando su experiencia como sobreviviente de un Centro Clandestino de Detención.

Luego obtuvo un cargo como asesor de la Dirección de Gestión de Políticas Reparatorias, analizando los pedidos de indemnización de los exiliados durante la dictadura.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas