Europa

15 septiembre, 2014

Los bancos militan por el «No» a la independencia de Escocia

A tan sólo tres días del referéndum donde los escoceses definirán si se independizan del Reino Unido luego de 307 años, los partidarios de uno y otro lado afinan estrategias y propuestas. Las entidades bancarias y financieras están a la cabeza de la campaña por el «No».

A tan sólo tres días del referéndum donde los escoceses definirán si se independizan del Reino Unido luego de 307 años, los partidarios de uno y otro lado afinan estrategias y propuestas. Las entidades bancarias y financieras están a la cabeza de la campaña por el «No».

La semana pasada, por primera vez desde que se aprobó (con el consenso de Londres) la realización de un referéndum por la independencia de Escocia para este 18 de septiembre, el SI superó en las encuestas al NO, aunque por un estrecho margen. Este dato generó incertidumbre en el gobierno británico que nunca creyó posible un voto favorable a la escisión.

Por este motivo en los últimos días la campaña para evitar la separación de Escocia se ha intensificado. Los bancos y las financieras han sido uno de los pilares de la misma.

Los primeros fueron el Royal Bank of Scotland y el Lloyds Banking Group quienes anunciaron el jueves pasado que moverían sus oficinas centrales a Londres en caso de un voto afirmativo por la independencia en el referéndum. De acuerdo con el grupo Lloyds, el cual incluye al Halifax y al Bank of Scotland, la decisión pretende asegurar que «continúen bajo la protección y regulaciones del Banco de Inglaterra».

El ministro principal de Escocia, Alexander Salmond, indicó que el anuncio sobre el traslado de esos bancos constituía «una violación de las normas del Departamento del Tesoro», según informó el diario The Guardian.

El periódico explicó que «esas regulaciones prohíben a cualquier funcionario la divulgación de informaciones que puedan resultar sensibles para el mercado».

Salmond acusó en este sentido a la Tesorería de Reino Unido de ser «una fuerza importante en la campaña por el «No» a la independencia escocesa» y aclaró que más allá de los anuncios realizados por las sucursales bancarias, estos no tendrán impacto en las operaciones y los empleos.

Pero no sólo los bancos ingleses están haciendo campaña por el «No». El economista y jefe del Deutsche Bank (Alemania), David Folkerts-Landau, declaró a la BBC que una victoria del «Sí» en el plebiscito «entraría en la historia, incluso, como un error de índole política».

Para el banquero «efectos tales como el incremento de impuestos, recesiones, menor gasto público y mayores tasas de interés» son algunos de los problemas que sobrevendrían para el territorio escocés si se escinde del Reino Unido.

Uno de los aspectos fundamentales que, según las encuestas, mantiene a muchos escoceses indecisos es el tema de la moneda. La propuesta de Salmond es que Escocia continúe usando la libra esterlina, lo cual fue rechazada por el gobierno de Londres.

«El problema básico es que si rompen con la Unión, pero continúan utilizando la libra, perderían el control de la divisa», apuntó Folkerts-Landau. Agregó, además, que «los escoceses tendrían que aceptar las políticas monetarias que lleguen de Reino Unido y, por consiguiente, carecerían del control sobre el dinero en el país».

También la BBC

El domingo la sede en Glasgow de la cadena de medios públicos de Gran Bretaña, la BBC, fue centro de protestas por parte de quienes apoyan la independencia escocesa.

En el marco de movilizaciones en todo el país, miles de manifestantes rodearon el edificio de la televisión pública británica a la que acusan de parcialidad y de favorecer al ‘No’.

“Es para protestar contra la información sesgada de la BBC”, explicó el manifestante Dean Toner al periódico escocés The Scotsman. “Ha sido parcial. No ha habido una cobertura, una auténtica cobertura de la campaña del ‘Sí”, agregó

Por su parte, la BBC respondió a través de una portavoz que “la información sobre el referéndum ha sido rigurosamente imparcial, conforme a las directrices de ecuanimidad e imparcialidad”.

A pesar de las variaciones, donde algunas dan ganador al «No» y otras al «Si», todas las encuestas coinciden en que el resultado será muy apretado. Cerca de 4.300.000 electores deben participar en el referéndum, considerado la decisión constitucional más importante de Escocia desde 1707, cuando la región se integró a Inglaterra con la llamada Acta de Unión.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas