Cultura

10 septiembre, 2014

Mary Wollstonecraft, una precursora del feminismo

Un 27 de abril de 1759 nació en Londres Mary Wollstonecraft. Sus escasos 38 años de vida le bastaron para cuestionar con su vida libertaria las convenciones sociales de su época.

Mary Wollstonecraft nació el 27 de abril de 1759 en Londres, Inglaterra, en el seno de una familia de buen pasar económico. Sin embargo durante su infancia entró en serias dificultades financieras por las malas inversiones de su padre. Su juventud fue difícil, no sólo por la precariedad económica sino también por los arrebatos violentos de su progenitor.

Sin embargo, Mary pudo abrirse a una educación diferente y menos represiva de lo que se consideraba adecuada para una mujer en aquellos años. Primero gracias a sus lecturas y a las clases con el padre filósofo de una de sus grandes amigas y tal vez -no hay datos certeros- amante, Jane Arden. En una carta a esta le dijo: «Se han formado en mí ciertas nociones románticas de amistad… soy un poco peculiar en mi entendimiento del amor y la amistad; tengo que tener el primer puesto o ninguno».

Su segundo gran amor fue Fanny Blood con quien llegó a planificar una convivencia. Junto a ella abrió el proyecto educativo Newington Green. Sin embargo al poco tiempo Fanny se casó y se fue a recorrer Europa. Sin embargo, tras quedar embarazada su salud se deterioró mucho.

En 1785, Wollstonecraft viajó a Lisboa, para acompañarla en sus últimos días. La muerte de Fanny Blood implicó un gran impacto para ella lo que se reflejó en su primera novela Mary, de 1788.

A su regreso a Gran Bretaña comenzó a trabajar como institutriz (de esta etapa obtuvo inspiración para su único libro para niños, Relatos originales de la vida real, también de 1788), pero rápidamente decidió cambiar de vida y dedicarse a escribir profesionalmente, una decisión extraña y difícil para una mujer en aquella época.

Ya en Londres, aprendió idiomas y realizó diversas traducciones y reseñas para sustentarse. Estos trabajos y la concurrencia a las cenas en casa de su editor Joseph Johnson, le permitieron ampliar su horizonte intelectual y también conocer a personajes de la talla de Thomas Paine y William Godwing.

En 1790 publicó Vindicación de los derechos del hombre, en polémica con el planteo conservador de Edmund Burke respecto de la revolución francesa. Por esos años matuvo también una relación con Henry Fuseli y se enamoró de su genio, a pesar de que éste estaba casado. Mary le propuso llevar adelante una relación amorosa de a tres, pero ante el rechazo de su esposa Fuseli cortó el vínculo.

En 1792, escribió su obra más famosa, Vindicación de los derechos de la mujer, en el que plantea la necesidad del acceso de las mujeres a una educación racional. Si bien no sostiene allí la igualdad de derechos (no propone el sufragio femenino, por ejemplo) ni se puede decir que sea un libro feminista (el movimiento como tal surgiría casi un siglo más adelante), fue una obra pionera en la discusión del lugar de la mujer en las sociedades modernas y por eso pensadoras de la talla de Emma Goldman y Virginia Woolf lo rescataron del olvido al que fue condenada en su momento.

A fines de 1792 Mary decidió viajar a Francia para sumergirse en el torbellino revolucionario. Llegó a París en diciembre, pocos días antes de que Luis XVI sea guillotinado. Aún en medio de las turbulencias políticas y sociales francesas, continuó escribiendo e investigando la historia de la revolución. En diciembre de 1794 publicó en Londres Una visión histórica y moral del origen de la Revolución francesa.

En París también conoció al aventurero estadounidense Gilbert Imlay, con quien mantuvo una relación sin matrimonio de por medio y tuvo una hija. En 1795, la ruptura con Imlay la llevó a un intento de suicidio. De vuelta en Londres, se reincorporó al círculo literario y comenzó una vínculo amoroso con el filósofo William Godwin. En 1797, cuando Mary quedó embarazada, decidieron casarse pese a las críticas de ambos a la institución matrimonial.

El 30 de agosto de ese año, Wollstonecraft dio a luz a su segunda hija, Mary Godwin (conocida como Mary Shelley, autora del precursor Frankenstein y esposa de Percy B. Shelley). Pero las complicaciones del parto le provocaron la muerte algunos días después, el 10 de septiembre.

Postmorten Godwin decidió publicar una novela inconclusa de su esposa, María (1798) y su diario, que dio a la imprenta con el nombre de Diario de la autora de la Vindicación de los derechos de la mujer. Este último generó escándalo, al develar sus relaciones amorosas sin matrimonio, su hija ilegítima, entre otros aspectos de su via.

Así la obra pionera de Wollstonecraft se vio negativamente influenciada por el escándalo puritano generado por sus memorias y no fue hasta fines del siglo XIX y principios del XX que se comenzó a reconocer su rol fundamental como antecesora del movimiento feminista.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas