Cultura

4 septiembre, 2014

¿Hacia un Eternauta Salvaje?

En el Día de la Historieta Argentina, analizamos el difícil camino de algunos próceres del noveno arte para llegar al cine. Los tortuosos intentos de llevar El Eternauta a la gran pantalla y el proyecto mucho más encaminado de Nippur de Lagash. ¿Szifron podría tomar en sus manos la adaptación del ícono historietístico de Oesterheld?

En el Día de la Historieta Argentina, analizamos el difícil camino de algunos próceres del noveno arte para llegar al cine. Los tortuosos intentos de llevar El Eternauta a la gran pantalla y el proyecto mucho más encaminado de Nippur de Lagash. ¿Szifron podría tomar en sus manos la adaptación del ícono historietístico de Oesterheld?

En este Día de la historieta ya se ha dicho hasta el cansancio que la elección de la fecha se debe a que un 4 de agosto de 1957 fue la primera aparición de El eternauta, en las páginas de la revista semanal de historietas Hora Cero. La historia con guión de Héctor Germán Oesterheld y dibujos de Francisco Solano López se ha transformado en un auténtico ícono del noveno arte argentino. El Eternauta fue la historieta política perfecta, centrada en la resistencia popular (el famoso héroe colectivo) contra una invasión alienígena en la Buenos Aires de aquellos años. Ciencia ficción argentina, peronismo y revolución en una épica que, años más tarde, se completaría con la elección militante revolucionaria del propio Oesterheld en los años setenta.

Sin embargo, aunque el personaje de Juan Salvo ha sido utilizado, homenajeado y canibalizado en los más diversos soportes aún no ha podido desembarcar en la pantalla grande. Algo verdaderamente insólito teniendo en cuenta no sólo que la historieta es prácticamente un storyboard perfecto, con tomas de Buenos Aires que cualquiera que la haya leído aún lleva grabadas en la memoria, sino también que ya existieron proyectos diversos proyectos para su traslación cinematográfica.

El primero de ellos nació en 1968 y contó con la bendición de Oesterheld, que incluso tenía previsto ocupar un papel en la miniserie. Pero el proyecto del Estudio Gil y Bertolini no pudo arribar a buen puerto por problemas financieros, no llegando a grabar siquiera un piloto. Y luego pasó el tiempo, llegó Cámpora, volvió Perón, murió Perón, vino la dictadura y Oesterheld se transformó en uno de los 30 mil desaparecidos.

Si bien en los años 80 existieron proyectos de Adolfo Aristarain y de Fernando Pino Solanas para encarar el proyecto todo fue diluyéndose en un mar de disputas políticas, enormes exigencias financiaras para un film de ciencia ficción argentino y pleitos legales por los derechos (en una excelente serie de notas de la web Cinescondite se analizan en detalle estos problemas).

Hasta la fecha, el proyecto que pareció más avanzado fue el que iba a dirigir la cineasta salteña Lucrecia Martel. Luego de que el reconocido productor Oscar Kramer, de K&S Films, se hiciera con los derechos, se evaluó ofrecerle el proyecto a directores de la talla de Israel Adrián Caetano, Fabián Bielinsky, Juan José Campanella (los Ellos no lo permitan) o Damián Szifron. Pero finalmente la elección recayó en Martel, quien llegó a presentar un proyecto de guión que traía la historia de la nevada mortal a la actualidad. Sin embargo, la directora de La ciénaga (2001) se abrió del proyecto en 2009 explicando en una entrevista los motivos: “Sí, no nos pusimos de acuerdo con los productores en cuestiones ajenas a lo creativo, pero que podían determinar a futuro la misma creación. Es un proyecto caro en el que necesitas estar totalmente de acuerdo porque hay maquinarias que se van de tus manos. Tenía el guion escrito en un 80% y la historia escrita completa”.

De allí en más, Juan Salvo quedó flotando en una indefinición eterna, especialmente luego del fallecimiento de Kramer en 2010. Existieron otros proyectos sobre la obra de Oesterheld, como la reciente miniserie Germán: últimas viñetas (emitido en 2013 por la TV Pública) y un nunca concretado largo no documental sobre la vida del guionista que iba a realizar Gustavo Mosquera, realizador de Lo que vendrá (1988) y Moebius (1996).

Además de algunas pocas producciones de fans, lo único que se ha podido ver de nuestro héroe nacional historietístico fue el corto que realizó el cineasta Enrique Piñeyro (director de Wisky Romeo Zulu, de 2004, o El rati horror show, de 2010) como promoción del Bafici 2010: Nieves del tiempo.

https://www.youtube.com/watch?v=COJVg1E_Ibk

Ante las dilaciones de la productora, finalmente Piñeyro, que estaba interesado en el proyecto, acabó decantándose por otro prócer de la historieta argentina: Nippur de Lagash. El ambicioso proyecto de film sobre el incorruptible sumerio parece encontrarse encaminado y dando pasos firmes en la preproducción e incluso en la filmación de algunas escenas, mientras que El eternauta sigue en el limbo cinematográfico. Un plus insuperable del film de Piñeyro tiene que ver con que el guión se encuentra en manos del mismísimo Robin Wood, el padre de la criatura de Lagash y de tantos otros personajes inolvidables que conocimos en las diversas publicaciones de Editorial Columba, como las revistas El Tony, Nippur Magnum o Fantasía.

En mayo de 2013 Damián Szifron, quien estaba a pleno con la preparación del actual boom cinematográfico Relatos Salvaje, dijo en una entrevista con el diario Clarín: “No descarto filmar El Eternauta. Sin ir más lejos, los derechos de la película los tienen los productores de Relatos salvajes, tengo una relación muy directa con ellos. Siempre me gustó mucho la historia”.

Lo cierto es que Szifron tiene ganas desde hace tiempo de filmar una de ciencia ficción. Y El Eternauta sería el desafío perfecto. En la misma entrevista, agregaba: “ Relatos salvajes no tiene que ver con el género, pero hay una épica con la que se relaciona. Las historias de superhéroes conforman el filtro a través del cual yo veo la realidad. Me tienta la idea de filmar alguna vez algo de superhéroes”.

Después del increíble éxito cinematográfico de la épica violenta nacional y popular, ¿podrá llegar por fin nuestro héroe de nacional a la pantalla grande de la mano del director de Relatos Salvajes? Roguemos que cuando en K&S acaben de levantar con pala los réditos del último film de Szifron consideren la posibilidad de traer a la vida cinematográfica a nuestro querido Juan Salvo. Las ofrendas y promesas a Gurbos, Manos y Ellos pueden ser depositadas en la famosa pérgola de Barrancas de Belgrano.

Pedro Perucca – @PedroP71

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas