Derechos Humanos

20 agosto, 2014

Berni y la xenofobia: estadísticas que no cierran

Este martes el secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, realizó declaraciones xenófobas donde pedía mayor severidad a la Justicia para devolver a los extranjeros a su país de origen. Estos dichos no se condicen con las estadísticas oficiales que demuestran que los extranjeros cometen menos delitos que los argentinos.

Este martes el secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, realizó declaraciones xenófobas donde pedía mayor severidad a la Justicia para devolver a los extranjeros a su país de origen. Estos dichos no se condicen con las estadísticas oficiales que demuestran que los extranjeros cometen menos delitos que los argentinos.

Sergio Berni ya se ha posicionado hace tiempo como una de las alas más duras del gobierno estando a la cabeza de distintas represiones y operativos de seguridad. Sin embargo en esta oportunidad, con su discurso, hizo alarde de una xenofobia sorprendente.

Para colmo, esta postura fue respaldada oficialmente. El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, avaló las declaraciones de Berni: «No han sido expresiones discriminatorias ni xenófobas, lo que ha dicho es que en muchos casos vienen determinado tipo de ciudadanos sin antecedentes o no debidamente ponderados».

Lo mismo hizo, con menos sutileza, el intendente de Tres de Febrero, Hugo Curto. «La gente lo que quiere es vivir con tranquilidad. Y cuando un alguien que viene de otro país comete un delito grave contra un argentino, pienso que habría que poner un límite, que el que delinque sea exportado al país de origen», reclamó.

Reproduciendo el más bajo sentido común y hasta un dejo de racismo insoslayable, Curto agregó: “Yo les llamo extranjeros no a los que vinieron de Europa e hicieron su casa y criaron a sus hijos, yo hablo de los indocumentados y de otros que trabajan en la calle, que le quitan el empleo al argentino».

Ante esta situación, el programa radial Llevalopuesto de FM La Tribu dialogó con Pablo Ceriani, coordinador del Programa de Migración y Asilo de la Universidad de Lanús y miembro del Comité de Protección de los Derechos de todos los Trabajadores Migrantes y de sus Familiares de Naciones Unidas.

Ceriani sostuvo que estos testimonios recuerdan a las declaraciones “de Corach y Menem en el año 1999 cuando se salía a decir que se había extranjerizado el delito en la Argentina y dando supuestos porcentajes sobre la participación de extranjeros en la comisión de delitos que básicamente no se condecían con las estadísticas (en aquel momento y tampoco ahora)”.

El funcionario de Naciones Unidas apuntó directamente a la cuestión estadística que, supuestamente, demostraría que los extranjeros son el problema de la delincuencia en la Argentina. «Lo que me preocupaba”, dijo, es el pedido de “reforma normativa sobre supuestos índices elevadísimos de participación de extranjeros en el delito en Argentina”.

«Básicamente se habla de un 20% de participación de extranjeros en el delito”, explicó Ceriani pero inmediatamente aclaró que esa información es deliberadamente “parcial”. Ese 20% es de “personas extranjeras presas en el Servicio Penitenciario Federal (SPF)”.

El entrevistado explicó que por lo menos un 60% de esos presos son “por situaciones de narcotráfico, sobre todo las llamadas ‘mulas’. De hecho el 95% de mujeres extranjeras presas en el SPF son por drogas. Y otros delitos de índole económica que también se cometen en circunstancia de frontera».

A este dato el coordinador del Programa de Migración y Asilo de la Universidad de Lanús agregó que según “las mismas estadísticas de la procuración penitenciaria del año pasado”, estos delitos de frontera se cometen “con más de un 60% de personas que no habitan en el país. No estamos hablando de inmigrantes que viven acá sino de delitos que se cometen en la frontera por lo que un índice de ‘extranjería’, por decirlo de alguna manera, es más elevado en esta frontera y en cualquier otra del mundo».

Por eso para Ceriani, en todo caso «la discusión no está en el tema migratorio sino en el narcotráfico».

Además “cuando uno mira las estadísticas totales sobre extranjeros detenidos en Argentina, no sólo por delitos federales sino de cualquier tipo, o sea total total, estamos hablando de entre un 5% y un 6%”. Teniendo en cuenta que “en el año 2002 era un 5%”, eso significa que “en 12 años no ha habido cambios prácticamente».

En este aspecto es importante saber que «el porcentaje de la población extranjera en argentina es de un 4,5% según el último censo». Por lo tanto «si calculamos que de ese total de presos” extranjeros “cerca del 60% no vive en Argentina, estamos hablando que los extranjeros que viven en el país (con o sin autorización) tienen una representación en el total de presos más bajo, en proporción, que el de argentinos. Esas son estadísticas oficiales».

El especialista se mostró preocupado porque a través de “esta información parcial” se da una suerte de “conclusión contraria a la realidad estadística (que imagino que el secretario de Seguridad tiene a mano)” generando y reforzando “un estigma sobre los extranjeros como si fueran los responsables de la delincuencia».

“Lo que no se entiende es que se pide una reforma de la ley migratoria que ya tiene lo que pide el secretario de Seguridad”, continuó el entrevistado y subrayó: “La ley ya tiene por lo menos tres artículos que impiden a extranjeros con antecedentes penales ingresar al país y residir; que permite cancelar la residencia a quién ya la tiene, por comisión de delitos; y que facilita la expulsión del país a extranjeros que cometen delitos antes de terminar la condena».

Finalmente remarcó que estas declaraciones se repiten una vez más en la historia de nuestro país. “Porque hace 100 años nos encontrábamos con Miguel Cané, tapas del diario La Nación, debates en el Congreso diciendo que todos los italianos eran delincuentes, que Argentina había importado delincuentes, etcétera. 15 años atrás, en plena crisis económica causada por las políticas de la década del 90, de nuevo el problema no era la pobreza y el aumento del desempleo, sino los extranjeros que habían llegado traídos por la convertibilidad. Y ahora nos encontramos con dichos que vuelven sobre esa lógica”.

Esta es “la misma lógica que en Europa y Estados Unidos intenta hablar de los argentinos y otros latinoamericanos como los responsables de la crisis», concluyó.

 

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas