Medio Oriente

23 julio, 2014

Los objetivos militares de Israel: Escuelas, Hospitales, Mezquitas y Medios

El conflicto en la Franja de Gaza no parece tener una resolución en el corto plazo. Israel sigue bombardeando y asesinando con un saldo que ya superó los 650 muertos. Además, en los últimos días los bombardeos han destruido escuelas, hospitales, mezquitas y hasta las oficinas de prensa de los medios internacionales.

El conflicto en la Franja de Gaza no parece tener una resolución en el corto plazo. Israel sigue bombardeando y asesinando con un saldo que ya superó los 650 muertos. Además, en los últimos días los bombardeos han destruido escuelas, hospitales, mezquitas y hasta las oficinas de prensa de los medios internacionales.

Más de dos semanas lleva la ofensiva israelí sobre la Franja de Gaza. Más de 650 palestinos han sido asesinados por las bombas, misiles y disparos de las fuerzas de ocupación. Por otra parte, han muerto 28 soldados y 2 civiles israelíes como producto de la resistencia a la invasión llevada a cabo por las distintas organizaciones político-militares de Gaza.

Con el argumento de acabar con los ataques con misiles que efectúa Hamás hacia Israel, el gobierno de Benjamín Netanyahu está llevando adelante una masacre que, aunque lentamente, va perdiendo apoyo por su descaro.

En los últimos días los bombardeos destruyeron el tercer hospital en lo que va de esta misión de “autodefensa” donde fueron asesinados los pacientes y médicos que allí trabajaban. Esto es ilegal de acuerdo a la Convención de Ginebra y considerado un crimen de guerra por Naciones Unidas.

A su vez, uno de los bombardeos llevados a cabo este martes derribó un edificio civil que albergaba en su último piso (el primero en ser destruido) las sedes de la cadena de televisión qatarí Al Jazeera y de la agencia de noticias estadounidense Associated Press (AP).

Afortunadamente, en ese momento no había ningún periodista por lo que no se lamentaron víctimas fatales. Las fuerzas israelíes «nos dijeron que fue un error, pero que en cualquier caso era mejor que no nos volviéramos a acercar», dijo un periodista a la agencia EFE.

También el martes fue bombardeada una de las escuelas de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA, por sus siglas en inglés) donde se albergan algunos de los 100 mil refugiados que ha provocado esta ofensiva. Al igual que con el edificio donde estaban los medios de comunicación, no hubo víctimas porque el director de la escuela, al enterarse que el ejército israelí operaba en la zona, ordenó evacuarla.

Este no fue un caso aislado ya que la UNRWA alertó que actualmente no puede utilizar 23 de sus 69 instalaciones en la Franja por temor a ser atacados.

Durante la madrugada del miércoles Israel también bombardeó la mezquita de Shuja’eya, que tiene más de 600 años de antigüedad. De esta forma se suma a la lista de 3 templos religiosos musulmanes destruidos y otros 640 gravemente dañados.

La lenta y perezosa “comunidad internacional”

Mientras tanto, algunos actores de la comunidad internacional han empezado a actuar en pos de terminar con el conflicto. Aunque tarde y 650 muertos después, el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, manifestó su apoyo al plan de tregua presentado por Egipto la semana pasada.

Aunque es una jugada con poco futuro, porque Hamás ya anunció que no aceptará ese plan del cual no fue informado oficialmente y desconoce los términos, las declaraciones de Kerry generaron una inesperada y agresiva respuesta en Israel.

“Una tregua no va a ocurrir en esta etapa hasta que se haya cumplido el objetivo estratégico de la operación”, dijo la ministra de Justicia israelí, Tzipora Livni. Por su parte, el ministro de Defensa, Moshe Iaallon, fue más allá y calificó de «mesiánico» al funcionario norteamericano y propuso “que le den el premio Nobel de la Paz para que nos deje tranquilos».

Kerry planteó que «existe un marco para la tregua, el acuerdo firmado por Hamás e Israel en noviembre de 2012» del cual Egipto es garante. El entendimiento mencionaba el levantamiento parcial del bloqueo a Gaza, entre otros puntos que Israel nunca cumplió y que aparecen entre las condiciones presentadas por el movimiento islamista para admitir el cese de hostilidades.

El observador permanente de Palestina ante la ONU, Riyad Mansour, denunció este martes la inacción del Consejo de Seguridad “ante el genocidio de su pueblo en Gaza”. Durante una sesión del Consejo, Mansour reiteró el llamado a ese órgano para que emita una resolución de condena a la invasión de Israel, que declare un inmediato cese el fuego y, además, que proteja a los civiles envueltos en el conflicto.

Según el diplomático, “los ataques violentos, ilegales y racistas de Israel han hecho blanco de manera deliberada en civiles y familias enteras en Palestina”.

 

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas